La descendencia de Cristo


Por Francis Frangipane
(English)

¿No es esta la maravilla y el misterio, sí, y el poder, de la cruz de Cristo? En angustia y dolor, herido de corazón y  alma, todavía se ofreció a sí mismo por los pecados de sus verdugos. Sin evidencia visible de éxito, considerado un pecador y un fracaso delante del hombre, Él valientemente se mantuvo fiel a la misericordia. El dejó que el amor alcanzara su perfección más gloriosa cuando pronunció las inmortales palabras: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lucas 23:34).

Cristo pudo haberse escapado. Le dijo a Pedro cuando venían los romanos a arrestarlo, “¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?” (Mateo 26:53). En menos de un latido de su corazón, los cielos hubiesen estado cubiertos de legiones de ángeles guerreros. Sin embargo, en lugar de condenar a la humanidad, se “entrego a Si mismo como ofrenda de expiación” (Isaías 53:10, énfasis añadido). A través de Él la misericordia triunfó sobre el juicio (Santiago 2:13). 

El don de las heridas



Por Francis Frangipane
(English)

El mundo y todo lo que contiene fue creado con un solo propósito: ser una vitrina para exponer la grandeza del Hijo de Dios. En Jesús, la naturaleza de Dios se revela en perfección y magnificencia. Él es la “imagen misma” de Dios (Hebreos 1:3). No obstante, mirarle a Cristo es también ver el modelo de Dios para el hombre. Al buscar ser como Él, descubrimos que nuestra necesidad fue creada para ser suplida por el Todo Suficiente Dios. También vemos que, cuando empieza a triunfar la naturaleza redentora de Cristo en nuestras vidas, la misericordia empieza a triunfar en el mundo que nos rodea.
|
¿Cómo sabremos que el avivamiento ha llegado? Mira, este es el despertar que buscamos: hombres y mujeres, jóvenes y viejos, todos conformados a Jesús. ¿Cuándo comenzará el avivamiento? Comienza en el momento en que decimos “sí” a ser como Él; se transmite a otros a medida que Cristo es revelado a través de nosotros.

Las heridas de un guerrero de oración


Por Francis Frangipane
(English)

Los intercesores viven en la frontera del cambio. Estamos posicionados para pararnos entre las necesidades del hombre y la provisión de Dios. Debido a que somos agentes de la redención, Satanás usará una variedad de métodos para ofender, desalentar, golpear o robar la fortaleza de nuestras oraciones. Las heridas que recibimos deben ser interpretadas a la luz de la promesa de Dios de revertir los efectos de estos ataques y de hacerlos realmente trabajar para nuestro bien (Romanos 8:28). Dado que los ataques espirituales son inevitables, debemos descubrir cómo Dios usa nuestras heridas como el medio para un mayor poder. Exactamente así fue cómo Cristo trajo la redención al mundo, porque fue por Sus heridas que fuimos sanados (1 Pedro 2:24).

Jesús sabía que mantener el amor y el perdón en medio del sufrimiento era la clave que desataba el poder de la redención. Isaías 53:11 nos dice: " Por su conocimiento, el Justo, mi Siervo, justificará a muchos, y cargará las iniquidades de ellos.” 

¿En qué se está convirtiendo?



Por Francis Frangipane
(English)

Es para mí revelador  que cuando Lucas enumera los doce apóstoles, al llegar a Judas Iscariote, lo identifica como el apóstol "que se convirtió en un traidor" (Lucas 6:16).

Permítanme comenzar con una pregunta, una pregunta sincera que puede ser la pregunta más importante que usted pueda preguntarse: ¿En qué se está convirtiendo? Judas Iscariote fue un apóstol “quien luego se convertiría en un traidor”. Este era un hombre que había sido usado por el Señor poderosamente para "sanar a los enfermos, resucitar a los muertos, limpiar a los  leprosos [y] echar fuera demonios" (Mateo 10: 8.). Judas conoció la emoción, la alegría y el poder de caminar personalmente con Jesús. Vio milagros, señales y maravillas.

Donde hay respuesta a cada oración



Por Francis Frangipane
(English)

No debemos suponer que simplemente porque somos cristianos hemos aprendido el secreto de permanecer en Cristo. Jesús dijo: "Si permanecéis en Mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queráis y os será hecho" (Juan 15: 7). Permanecer en Él es vivir en incesante fusión con Sus pasiones. Es haber encontrado la morada de Dios donde no existe ninguna barrera o sombra entre nuestra debilidad y Su suficiencia, o entre nuestro anhelo y Su cumplimiento.

Considerando la magnitud de las promesas de Dios, en realidad es una desgracia que la mayoría de nosotros no tenemos más que unos minutos de devoción cada día y uno o dos servicios de iglesia cada semana.

Al abrigo del Altísimo - Introducción


Por Francis Frangipane
(English)

La Biblia advierte del tiempo antes del regreso de Cristo cuando Satanás será arrojado a la tierra. El diablo, en furor cada vez mayor, vendrá ",
con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo" (Apocalipsis 12:12). Mientras muchos buscan conocer el momento específico de este evento, una cosa es obvia: en el mundo de hoy, el mal se ha vuelto más agresivo que nunca.

Por lo tanto, es imperativo que nosotros, que hemos establecido nuestros corazones en Cristo, aprendamos a permanecer en la presencia viva de Dios. Porque sólo en Él encontramos el lugar a salvo de la creciente oscuridad.

A su tiempo lo apresuraré

Gracias por su interés en los mensajes en español del Pastor Francis.

La versión en español estará aquí en breve.

Gracias por acompañarnos en oración mientras trabajamos en la traducción.

Esperamos verle regresar pronto para la lectura.

Muchas gracias