De Pie después de la Tormenta

" Si fueren destruidos los fundamentos, ¿Qué ha de hacer el justo?" (Salmo 11:3)

Así como hay fundamentos que son cavados y puestos para edificios, así hay fundamentos espirituales sobre los cuales podemos edificar una vida espiritual estable. Si nuestros fundamentos son destruidos , o si intentamos edificar nuestras vidas sobre un fundamento incompleto, al punto que comprometemos nuestra habilidad de estar de pie durante las tormentas de la vida.

He conocido muchas personas que podían profetizar u orar por los enfermos o cantar bellamente en la iglesia ,pero interiormente sus vidas espirituales eran inestables. Enseguida que aparecieron dificultades, cayeron. ¿Porque? Tan “intactos” como parecían tenían algo fallando en su fundamento interior. Ellos se derrumbaron durante la tormenta.

Jesús lo puso de esta manera:

" Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante. Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca” (Lucas 6: 47- 48).

La pregunta no es “si” la tormenta esta viniendo, sino cuando. Las tormentas son parte de la vida. Cada uno las experimentara. La vida tiene una manera de pasar de tranquila y en paz a de pronto volverse turbulenta y adversa. De la única manera que una casa puede permanecer durante estos tiempos es si esta bien edificada.

Jesús esta diciendo que nuestra “casa” representa nuestra vida espiritual , y en el edificar esta vida, los cimientos son la parte mas importante de la estructura. Todo lo demás que edificamos , sea el ministerio o dones o llamados, es edificado sobre el fundamento interior, oculto puesto por Cristo. El problema es complejo porque usted no puede edificar su casa en una tormenta. Su casa debe ser edificada antes que venga la tormenta . De esta manera, Jesús concluye Su advertencia,

" Mas el que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; contra la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó, y fue grande la ruina de aquella casa. (Lucas 6:49).

Me estremezco cuando recuerdo a mucha gente – gente buena, como usted – cuyas casas “colapsaron” en la tormenta de la tentación o adversidad. Cuan verdad son las palabras del Salvador: " y fue grande la ruina de aquella [su] casa."

Vienen tormentas
Como padre espiritual, estoy preocupado por la iglesia. En América hoy se ha hecho casi una broma cuan disfuncional nos hemos convertido. La gente esta orgullosa de que sus vidas no tengan estructura, como si “indisciplina” fuera sinónimo de “humildad”. ¿Puedo hablar sinceramente? Pienso que Dios define "indisciplinado", no como una forma de humildad, mas como una forma de desobediencia.

No estoy siendo legalista; nos estoy llamando a la obediencia. Jesús dijo en Su Gran Comisión a la iglesia que debíamos hacer discípulos “ que obedecieran todo” lo que Jesús “mando” a los primeros discípulos. (Mateo 28:20 ). Si, hay un tiempo cuando las personas necesitan ser amadas y sanadas. Sin embargo, hay otro tiempo cuando necesitamos responder al amor de Dios. De hecho, es Su amor que quiere reedificar nuestras vidas sobre un fundamento que pueda resistir las batallas y ser victoriosos!

¿Que, específicamente quiero decir cuando hablo de fundamentos espirituales? Las viejas actitudes deben ser excavadas de nuestras almas y las actitudes a semejanza de Cristo, estructuradas. El confiar en nosotros mismos debe desaparecer; la confianza completa en Cristo debe ser establecida. El orgullo debe ser arrancado desde la raíz; la verdadera humildad establecida. Preocupación, temor y pecado deben irse y oración debe ser establecida. Vea, Dios nos llama a caminar como redentores, modelando nuestras vidas detrás del ejemplo de Cristo. Sobre estos rasgos podemos unirnos con otros cristianos en nuestras ciudades hasta que , funcionalmente, nos convertimos en una morada de Dios en el Espíritu” (Efesios 2:22).

Estoy hablando de mas que tener las doctrinas correctas. Estoy hablando de actitudes correctas, visión bíblicamente correcta y fe teológicamente certera, así realmente revelamos la vida de Cristo al inconverso mundo alrededor de nosotros.

La visión de la Semejanza a Cristo debe ser el foco tanto del liderazgo como de congregaciones. Este ha sido el propósito del Padre desde el comienzo de los tiempos y permanece siendo Su objetivo incambiado al final de la era. (Ver Génesis 1:26-27 y Romanos 8:28-29). Si edificamos sobre los fundamentos de Cristo, seguramente seremos encontrados de pie después de la tormenta.


Francis Frangipane Derechos de Autor 2007
Todos los Derechos Reservados


ICIT En Español - Escuela en Línea
http://www.frangipanehispano.org/



No hay comentarios.:

Publicar un comentario