Entrad por sus Puertas con Acción de Gracias

En varios de los últimos mensajes, el Espíritu Santo nos ha urgido a tratar con asuntos del Corazón. Nos hemos enfocado en cosas como el amor frio, enojo, queja y traición. Ahora, me gustaría compartir lo que creo es un medio para el descubrimiento de la vida de Dios. Estoy hablando de poseer un Corazón agradecido. Es verdaderamente un lugar de inmunidad de tormentas demoniacas y carnales que vienen a nuestro camino en la vida.

Por supuesto, hay algunas personas que prueban no solamente nuestro carácter sino también nuestra santidad. Yo recuerdo visitar una iglesia y ver un anuncio sobre la puerta de la oficina del pastor. Decía, “Todos los que atraviesan esta puerta me ponen contento: algunos cuando entran y otros cuando salen.”

Bueno, esta es una forma de mantener nuestros espíritus en alto, pero no es necesariamente lo que quiero decir. Yo estoy diciendo que podemos estar agradecidos de que Dios esta con nosotros no importando quien atraviese la puerta. De hecho, la Biblia nos dice: “Estad siempre gozosos… (y) Dad gracias en todo.” (1 Tesalonicenses 5: 16, 18). La palabra no dice agradece a Dios por todo, mas agradécele en todo. En cada batalla hay un lugar donde podemos encontrar a Dios. En cada conflicto existe allí un medio espiritual para ascender a la presencia de Dios, donde podemos capear el temporal”.

Un espíritu agradecido nos sostiene cuando de otra forma desmayaríamos. Mantiene viva la conciencia de la proximidad de Dios. La verdad es, no importa en que prueba estemos, Dios esta allí con nosotros. Un espíritu agradecido Lo reconoce, identificando Sus bendiciones y apropiándose de Sus dones; la gratitud nos escolta hacia la presencia de Dios.


Aun quienes causan Problemas
 El valor de la gratitud va más allá de transformar nuestros corazones. Puede también transformar a las personas que están cerca de nosotros. Ciertamente, podemos ver lo que esta equivocado con la gente, pero ¿hemos realmente agradecido a Dios por ellos, aun por quienes causan problemas? Vea, sin ellos, nunca maduraríamos espiritualmente! Nos ponen fuera de nosotros mismos, haciéndonos confiar totalmente en la ayuda de Dios.

Aun mas, la gratitud es verdaderamente una forma de guerra espiritual, especialmente cuando se trata de sanar relaciones humanas. En verdad, hay veces que, por varias razones, las personas no se abren a nosotros y rehúsan nuestras iniciativas de paz o reconciliación. Sin embargo, creo que si fuéramos más genuinamente atentos con ellos, en su tiempo, ellos podrían bajar su guardia y abrirse.

Vea, no solamente Jerusalén esta rodeada por muros y puertas, nuestras almas están también protegidas por barreras; nosotros también tenemos muros y puertas rodeando nuestras vidas. Tenemos “ojos – puertas” y “oídos –puertas” que permiten influencias en nuestra alma. Pero no estamos abiertos a todos. Hemos aprendido a protegernos instintivamente de personas emocionalmente dañinas. Por otro lado, las palabras de personas cariñosas y que nos valoran nos inspiran para dejar caer nuestra guardia y dejarlos entrar.

Así como Dios requiere que entremos por Sus puertas con acción de gracias, así es con la naturaleza humana, porque somos creados a imagen de Dios. Si esperamos que otros se abran a nosotros, es importante que expresemos nuestra gratitud por lo bueno que vemos en ellos.

Por supuesto, la gente no tiene que ser perfecta para que valoremos elementos divinos en sus caracteres o personalidades. Cuando expreso mi gratitud por una cualidad o virtud especifica que veo en otro, afirmo y fortalezco esa virtud. Al hacerlo, también gano su confianza...

Por ejemplo, si usted no esta agradecido por sus adolecentes, su desilusión sobre ellos los empujara lejos de usted. La Biblia dice que “La balanza falsa es abominación al Señor" (Prov. 11:1). A veces podemos estar tan enfocados en lo negativo de nuestros hijos que los ahuyentamos. Hablamos con enojo y disgusto, cansados de la batalla que hemos estado teniendo con ellos. Aun así, si tomamos tiempo y sinceramente les decimos las cosas que valoramos acerca de ellos (y esas cosas están ahí. Usted debe encontrarlas), sus adolecentes bajaran su guardia.

Padres, como un experimento, disminuya por varias semanas las criticas obligatorias que expresa habitualmente cuando usted y sus hijos están juntos. En cambio, diganles las cosas que valoran sobre ellos. Vea, cada uno de nosotros necesita saber que somos valorados al menos por algo. Aun Dios responde positivamente a la alabanza. ! Tal afirmación, fortalece nuestros deseos de hacer lo correcto y aumenta nuestro propio sentido de dignidad y valor.

Aceptación: Oxigeno para el Alma
Dado que Dios nos ha diseñado para ser criaturas sociales, todos llegamos al mundo con un deseo innato de aceptación. Al valorar a nuestros seres queridos, afirmamos y ayudamos a establecer su búsqueda de aceptación, sin lo cual de otra forma los forzaríamos hacia asociaciones impías. Así como una propiedad apreciada aumenta su valor, así cuando valoramos a nuestros seres queridos, las tendencias destructivas creadas por el auto repudio y temor al rechazo, disminuyen proporcionalmente. Valorando lo que vemos como correcto en las personas, sus almas se alimentan en la vida del amor y la aceptación.

Hay algo como un radar dentro del Corazón humano que percibe el desagrado de otros. Desagrado e ingratitud son como repelentes para las relaciones humanas. Las personas piensan, si usted no puede valorarme – si usted no puede ver algo bueno en mi – iré a donde la gente me acepte como soy. Acción de gracias acerca hacia nosotros a nuestros seres queridos en vez de alejarlos.

Al mismo tiempo, conozco matrimonios que, cada vez que están juntos, terminan discutiendo sobre lo que esta mal con su relación. ¿Porque no tomar unas pocas semanas y cambiar el foco valorando lo que esta bien en cada uno?

Algunos de nosotros hemos sido desagradecidos, chismosos y refunfuñadores. Por tanto, a estos en particular, los estoy llamando a un ayuno de treinta días. ¿De que? Ayunemos de ingratitud. Por los próximos treinta días, cada vez que se fuera a quejar, refunfuñar o ser ingrato sobre algo o alguien, enfóquese en cambio en las cosas por las que esta agradecido. Haga una lista de al menos siete personas en su entorno que conozca bastante bien y escriba siete cosas en sus vidas por las cuales esta agradecido. En las próximas dos o tres semanas, dígales cuanto valora esta o aquella cualidad que ha observado en ellos. Finalmente, veamos si la mayoría de estas personas no comienzan automáticamente a abrirse y acercarse; veamos si no puede entrar por sus puertas con acción de gracias.


Francis Frangipane Derechos de Autor 2007
Todos los Derechos Reservados


ICIT En Español - Escuela en Línea
http://www.frangipanehispano.org/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario