A Liberar a los Cautivos

Durante las ultimas horas de esta era un gran ejército se levantara; consistirá de muchos que fueron cojos antes y oprimidos espiritualmente. Sin dudas, una multitud que ahora son los último , serán los primeros en entrar a Su Gloria.

Cuando consideramos las menguantes horas de esta era --- los tiempos de juicio, gloria y terror --- debemos mantener nuestros ojos en la gracia y los propósitos de Dios. Las Escrituras nos dicen que Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos (Heb. 13:8). Cristo no deja nunca de ser el Redentor de la humanidad, aun durante tiempos de juicio divino.

Debemos preguntarnos, ¿No viene El con gran ira? Si. Pero el “León”, quien solamente es digno de “abrir el libro” también está siempre en pie como “un Cordero como inmolado” (Apocalipsis 5:5-6). Cristo no dejara de ser el Redentor, aun durante los días de la ira, El se acuerda de misericordia (Habacuc 3:1-2).

En verdad, muchos que repetidamente le han fallado al Señor durante los pasados años descubrirán una nueva gracia en los días por venir. Los días venideros, para muchos, serán días de restauración y sanidad.

“En aquel día, dice Jehová, juntaré la que cojea, y recogeré la descarriada, y a la que afligí ;”( Miqueas 4:6).

Nosotros pensamos, y tememos, que la justicia de Dios requiere que El reparta castigo a aquellos que han caído en esclavitud; desde luego el pecado en si mismo tiene dolorosas consecuencias. Sin embargo; la misericordia del Señor triunfa sobre el juicio (Santiago 2:13). Dios ve todas las cosas a través de la lente de la restauración y la redención.

El dice, “ He aquí, en aquel tiempo yo apremiaré a todos tus opresores; y salvaré a la que cojea, y recogeré la descarriada; y os pondré por alabanza y por renombre en toda la tierra” (Sofonías 3:19).

Vea, Dios trata no solamente con nuestro pecado, sino El también hace frente a nuestros opresores. Nosotros no somos los enemigos de Dios, el diablo lo es. Nosotros podemos, sin embargo, ¡ser un campo primordial de batalla en la guerra entre el cielo y el infierno! Si; cuando pecamos debemos ser responsables de arrepentirnos, pero es el diablo que buscar robarnos del Señor; y es el Señor quien desea rescatarnos del diablo. En última instancia, la guerra realmente es entre ellos; debemos elegir de que lado estamos.

Considere: Jesús comenzó Su ministerio con una profecía que vino a través del profeta Isaías. El texto citado define perfectamente tanto Su misión como Su naturaleza: “ El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí,” dijo El, “porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová” (Isaías 61:1-2).

Dios, el Padre Eterno, envió a Su Hijo a la tierra, Lo ungió con poder para que Jesús pudiera proclamar libertad a los cautivos y traer liberación a los prisioneros. Cuando alguien es encarcelado por el pecado, esta trancado en una prisión no hecha de concreto y acero, mas consistente de acusaciones, temor, vergüenza, remordimiento y adicción al pecado mismo. Gobernando sobre esta prisión hay un demoniaco “hombre fuerte” (ver Lucas 11:21). Cuando Jesús viene, El domina sobre este hombre fuerte. Cristo paga nuestras “multas” y nos hace libre.

Note también, que Jesús finaliza esta profecía en Isaías en medio de una oración. La promesa de Isaías continua mientras describe el completo propósito de Dios en Cristo. Dice, “ a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová y el día de venganza del Dios nuestro;” (Isaías 61:2). Me encanta que Cristo proclama un año favorable, pero solo un día de venganza. Tal es el balance en el Corazón de Cristo: La Ira dura por la noche, Su misericordia es para siempre.

Aún así, hay una dimensión de la venganza de Dios que es realmente nacida de misericordia. Sin lugar a dudas, para las victimas de la injusticia o del ataque espiritual , la venganza de Dios es a menudo un tiempo cuando los cautivos son puestos en libertad. Considere: es específicamente durante el “día de la venganza” que Cristo viene para consolar a todos los enlutados …a darles glo ria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado.” Es también un tiempo en el que nuestro potencial espiritual es lanzado y el destino acelerado, cuando aquellos que fueron oprimidos se convierten en árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya” (Isaías 61:2-3).

¡La ira de Dios viene a destruir aquello que nos ha estado destruyendo a nosotros! La lucha de muchos Cristianos no ha sido simplemente con el pecado, sino con el demoníaco afianzamiento del pecado. El enemigo nos roba el gozo, la fuerza y la salud, dejándonos mas vulnerables a la depresión y al pecado. Cristo consuela nuestro luto desarmando el lado demoníaco de nuestra lucha.

El Señor nos libera para que podamos liberar a otros. De aquellos que el ha confortado, El dice, “ Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones” (Isaías 61:4).

No escribo como un teórico, sino como uno que, el mismo fue una “anterior devastación” a quien Dios libero. Hoy, soy parte de ese ejército que Dios está usando para reconstruir espiritualmente las ruinas antiguas y ayudar a reparar las ciudades arruinadas.

Por eso, le digo: No se rinda sobre sus seres queridos. En los días venideros, adicciones de todo tipo se convertirán en algunos de los testigos mas eficaces de gracia divina; mucho miembros de pandillas y homosexuales atravesarán la regeneradora obra del Espíritu Santo y, como nuevas criaturas en Cristo, serán usados poderosamente por Dios en los días por venir.

Sea que la victima de opresión sea un ser querido, un amigo o aun usted mismo, el Señor está aquí para vendar a los quebrantados de corazón, y para publicar libertad a los cautivos. El ha venido, no ha condenar, sino a liberar a los cautivos.


Francis Frangipane Derechos de Autor 2008
Todos los Derechos Reservados


ICIT En Español - Escuela en Línea
http://www.frangipanehispano.org/


No hay comentarios.:

Publicar un comentario