Siendo Preparados para Dios

El último, gran mover del Espíritu Santo se caracterizara por hombres y mujeres quienes han sido preparados por Dios para Dios.
 

Nosotros nos hemos entregado a la oración por avivamiento; hemos estudiado y descubierto el Corazón del Señor por los perdidos.  Sin comprometer las verdades básicas del evangelio, la gracia nos ha ensenado a hacer el mensaje de Cristo apropiado a nuestro tiempo y necesidades. Sin embargo, a pesar de toda nuestra preparación, todavía tenemos que preparar nuestros corazones para Dios mismo.



Anhelamos ser enviados por el Todopoderoso a alguna tarea grande – un milagro que lleve una ciudad entera hacia el arrepentimiento o alguno acto de servicio significativo. No obstante, la mayor tarea que le espera a la iglesia no es ser enviada por Dios sino en realidad venir a El.



En realidad, hemos asumido un extraño rol: Creemos que somos los guardaespaldas del Señor. Armados con las doctrinas de nuestra fe, nos programamos para defender a Cristo contra la blasfemia, la herejía o la información equivocada.  Más aun, al buscar hacer frente y confrontar las herejías de nuestro tiempo, nos hemos posicionado de espaldas al Omnipotente. Si nos volviésemos y fijáramos nuestra mirada en El, veríamos que El no necesita la protección del hombre, ni jamás el hombre ha sido una amenaza para el Altísimo.  Ciertamente, si dejáramos de esforzarnos, incluso por un momento, nos daríamos cuenta que Su mirada nunca nos ha dejado. El espera nuestro amor sin división.



Por más que nuestros deseos de avivamiento y despertar espiritual han llegado a nosotros de parte de Dios, estas pasiones no son sino el comienzo de una mente renovada, no el final. Al final de los tiempos, la estación de preparación no es para la cosecha, a pesar de lo importante que la cosecha es; nuestra preparación es para el Señor.  El volverse de nuestros corazones a El debe trascender épocas momentáneas de necesidad e incluso nuestra programado tiempo de oración.  Es tiempo de entrar al lugar de devoción sin distracción. Porque es la constante mirada de la iglesia lo que atrae mayor placer de Dios y suelta la mayor cosecha.



Un Simplificado Enfoque
“Porque celoso estoy de vosotros con celo de Dios; pues os desposé a un esposo para presentaros como virgen pura a Cristo. Pero temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestras mentes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo" (2 Cor. 11:2‑3).



Con los años hemos desarrollado una serie de programas, proyectos y ministerios todos ellos diseñados para llevar gente a la iglesia y hacer de ellos mejores cristianos. Unos cuantos de estos esfuerzos, el Señor ha bendecido, y ha dado cabida a algunos y hace uso de ellos, mientras que otros, en verdad, Él simplemente ha ignorado.



Sin embargo, cuanto más nos acercamos al final de la era, menos la iglesia podrá depender de algo más que Cristo mismo. Incluso ahora, la unción sobre nuestras múltiples actividades y programas silenciosamente va disminuyendo. A pesar de la multiplicidad de nuestras ideas, antes de que Jesús regrese la iglesia sabrá simple y de forma inequívoca: no hay sustituto para Dios.



Pronto se hará evidente que no necesitamos más libros o manuales, lo que necesitamos es a Emmanuel.



A medida que el día del Señor se acerca, el Espíritu Santo afinara nuestro enfoque mas y mas y elevara  nuestra atención a nuestro mayor objetivo: la revelación de Cristo dentro de nosotros. Es aquí, en sincronización con la manifestación de Cristo a través de la iglesia, que está programada la gran cosecha al final de la era.



~~~~~~~~~~~~~~



Siéntase en libertad de re enviar este mensaje; el reconocimiento de nuestro sitio en la red será grandemente apreciado.


Acuerdo de Reimpresión
Su interés en duplicar y re enviar este material es un gozo para nosotros. Solo le pedimos que provea la información del sitio en la red de los Ministerios Francis Frangipane. Como única excepción si el artículo es en realidad un extracto de un libro publicado por otra editorial, en ese caso ellos nos han pedido ser nombrados como referencia. Finalmente, cualquier pregunta sobre las enseñanzas de Francis Frangipane puede ser enviada a mensajes@frangipanehispano.org.



Traducción y Edición: Gabriela Rabellino


www.frangipanehispano.org



No hay comentarios.:

Publicar un comentario