Así en la tierra como en el cielo

Lo hemos recitado en privado y también orado públicamente al unísono con otros; lo hemos aun cantado con reverencia en especiales de Domingos. Ha sido una oración conocida en lúgubres eventos culturales. Aun así me pregunto si realmente alcanzamos a comprender lo que hubo en el Corazón de Jesús cuando dijo a Sus discípulos las palabras “la Oración del Señor.”

Recuerde, ellos le habían pedido, “Señor, ensénanos a orar” (Lucas 11:1). Contrariamente a sus costumbres más típicas el Señor no les dio a Sus discípulos una oración para ayudarlos a sobrellevar. Lo que les dio fue casi militante en naturaleza; fue vibrante, no pasivo.

Durante muchos siglos las santas realidades de esta oración han sido oscurecidas por tradiciones de incredulidad religiosa; su potencial fue trasladado estrictamente para la eternidad, y así excluido de afectar las condiciones en la tierra. En anos recientes, su verdad esta nuevamente llenando las palabras de este himno celestial: ¡Venga tu Reino! ¡Hágase tu voluntad!

Estas son declaraciones enfáticas. Deberían ser puntualizadas con signos de exclamación. Esta oración es la Promesa de Lealtad del cielo.

Esta no es una oración limitada al Milenio. Es un decreto de que la voluntad de Dios, a través de nuestra unión viva con Cristo, debe ser alcanzada hoy en la tierra. ¿Donde hay lugar a transigencia en esas palabras? Jesús esta diciendo que, con poder milagroso, abundante gozo e inquebrantable misericordia, ¡la voluntad de Dios esta destinada a ser cumplida en la tierra, así “como en el cielo”!

Nosotros la llamamos La Oración del Señor, pero mas apropiadamente, debería ser llamada La Oración de los Discípulos o La Oración del Reino, porque es algo que Jesús dio para encender el fuego en el corazón de Sus seguidores. Sin duda, esta oración es revolucionaria. Es el tipo de oración que un extremista espiritual oraría.

Palabras de Combate Nosotros hemos sido muy educados con Dios. No quiero decir que debemos ser irrespetuosos o irreverentes; estoy diciendo que la Oración del Señor no es una débil, suplicante oración. Si , hay un tiempo de suplicar a Dios, pero esta es una oración profética. No hay ningún “por favor” en ella. Jesús enseño a Sus discípulos a orar con poder, no simplemente a suplicar.

Nosotros ya sabemos que le “ha placido al Padre” darnos Su reino (Lucas 12:32). Jesús no nos esta instruyendo a rogar por una bendición o dos; nos esta ordenando clamar para que el reino de Dios gobierne la tierra. Esta es una oración de autoridad. El Hijo de Dios quiere que oremos como fuimos creados para traer el cielo a la tierra. Nuestra oración simplemente nos alinea con lo que ya le ha placido a Dios, darnos.

Por supuesto, es vital que abracemos arrepentimiento tanto por nuestros pecados como por los pecados de nuestros antepasados. Pero hay otro tipo de oración que construye sobre el arrepentimiento. ¡Es la oración de aquellos comprometidos con la visión de Dios! Encarna la extensión de lo que Jesús vino a establecer. A pesar que hombres y mujeres, están llamados ambos a proclamar las palabras de este decreto, esta es decididamente una oración masculina. Estas son palabras de combate.

Recuerde, este tipo de oración no es mi idea, es la idea de Cristo. El le dijo a vacilantes, torpes, con frecuencia pecaminosos discípulos que oraran como si fueran victoriosos guerreros maduros. El no dijo esta oración debe ser hecha solamente una vez que se hayan vuelto perfectos. No. El estaba diciendo así es como debemos orar ahora mismo, aun mientras somos imperfectos. Si, nos humillamos; si, confesamos nuestros pecados. Pero todavía, debemos aprender a orar con desenvainada autoridad espiritual, con heroica fe, y con el fuego de posibilidades divinas ardiendo en nuestras almas.

Amados, un tiempo viene en el que el pueblo de Dios habrá alcanzado la profundidad de su arrepentimiento. Rodillas dobladas y cargando el peso de prolongados tiempos en esa posición lentamente estarán en una situación difícil. Las cabezas se levantaran, y luego las manos. Como el rugir de un volcán ya no más dormido, el clamor Venga tu Reino comenzara a juntarse y a elevarse luego desde dentro del espíritu interior del redimido.

Si, incluso ahora, los ejércitos de Dios en el cielo están comenzando a unirse con los ejércitos de Dios en la tierra. Alegría, como poder esta comenzando a llenar la espina dorsal del redimido. De cada nación, un pueblo santo estará de pie delante del Altísimo. En sus labios estarán las palabras enseñadas por el Hijo de Dios mismo: ¡Venga tu Reino! ¡Ellos serán hechos en la tierra como en el cielo!

www.frangipanehispano.org

Su tiempo señalado aun le espera


(English)
Tiempos Señalados
A pesar de la creciente conmoción en nuestro mundo, un último, gran derramamiento de misericordia durante los tiempos finales permanece (ver Mateo 24:14; Hechos 2:17). Esta estación sobrenatural de gracia ha sido predeterminada. Es un “tiempo señalado” del Señor. 

Para aquellos que no son conscientes, un tiempo señalado es, en verdad, un abierto despliegue de la soberanía y poder de Dios. En el descubrimos con absoluta certeza que nada es imposible para Dios. Porque esta es una estación donde Dios cumple Su voluntad en la tierra, llevando a realización en el proceso Sus promesas, y las esperanzas y sueños de Su pueblo.

El Salmista escribió, “Mas tú, Jehová, permanecerás para siempre, Y tu memoria de generación en generación.  Te levantarás y tendrás misericordia de Sion, Porque es tiempo de tener misericordia de ella, porque el plazo ha llegado” (Salmo 102:12-13).

Hay un tiempo señalado que viene para Israel, y un tiempo señalado para usted y para mí. Si el Señor lo ha prometido, ciertamente El lo hará ocurrir.

Recuerde: Abraham y Sarah habían esperado en fe durante un cuarto de siglo por la promesa de Dios. Finalmente, al llegar casi a sus cien años de edad, el Señor le dijo a Abraham, “Al tiempo señalado volveré a ti, y... Sara tendrá un hijo” (Gen .18:14). Un año más tarde, “en el tiempo que Dios le había dicho” (Gen. 21:2), ¡Isaac nació a la vejez de sus padres!

Mientras que ciertamente hay, tiempos señalados de juicios (ver Marcos 13:33), la frase en la mayoría de los casos representa un tiempo, preestablecido por Dios, cuando El revela “maravillas, designios concebidos desde tiempos antiguos [que se despliegan] con toda fidelidad” (Isaías 25:1).

Los demonios pueden pararse contra el Señor; las naciones pueden alinearse para pelear con El. No importa. El que se sienta en los cielos ríe. Porque El hace que  “todas las cosas le sirven” (Salmo 119:91).Incluso los planes de Sus enemigos son revertidos y puestos al servicio de los propósitos de Dios (ver Gen. 50:20; Rom. 8:28; Hechos 2:22-23).

Si Dios le dio una visión, una esperanza espiritual o sueño para su futuro, habrá un tiempo señalado donde aquello que Dios habló ocurrirá. Así el Señor nos asegura, “Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará” (Hab. 2:2-3).

Si usted tiene una visión o promesa de parte de Dios, esa visión tiene asimismo un tiempo de cumplimiento. Escríbala y póngala donde pueda verla cada día. Aunque se tarde, espérela. Porque ciertamente ocurrirá en el tiempo señalado.

Designados Siervos de Dios
Cuando el Señor se manifiesta a si mismo abiertamente en el tiempo señalado, en realidad El se mueve a través de una red de poder que El estableció en lo oculto durante un tiempo de preparación. Su obra aparece de pronto, pero su preparación puede haber tomado muchos años. Como sea, un tiempo señalado fluye a través de personas designadas. El predestina el tiempo de sus irrumpimientos de antemano, incluso mientras El trabaja silenciosamente dentro de sus corazones preparándolos.

Considere la palabra del Señor a Sus discípulos: “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca” (Juan 15:16).

Cada discípulo siente que, en algún momento, él o ella eligieron a Cristo. Más aun, la verdad más profunda es que Dios nos eligió a nosotros antes de la fundación del mundo y ha estado trabajando en nosotros. Al tiempo señalado elegimos a Cristo, pero solo después que El nos eligió a nosotros (ver Efesios 1:3-5).  No podríamos ni aun venir a Cristo si el Padre no nos trajere (ver Juan 6:44).

Aun así, El que nos eligió asimismo nos designó para dar mucho fruto. El mismo poder que obró en nosotros la entrega y luego inspiro nuestra fe continúa obrando en nuestros corazones a través de nuestros días, designándonos para dar fruto. La idea de que nos podemos sentar silenciosamente en la iglesia es un engaño. Puede que usted de una mirada a su vida y se sienta improductivo. Pero Dios todavía no ha terminado con usted. ¿Cree que Dios lo ha elegido? Entonces crea también que El lo ha designado para que dé fruto.

La Obra del Enemigo
Alguien puede argumentar, “Pero yo conozco personas que eran buenos Cristianos que han desaparecido.”  Sí, pero en muchos casos hallara que, en algún momento, ellos cayeron en profunda desilusión respecto a alguna fracasada expectativa espiritual. La desilusión no es simplemente un triste, emocional estado de la mente, la desilusión profunda puede en realidad apartar nuestros corazones de la fe. Es la obra del enemigo. La desilusión demoníacamente manipulada realmente puede “des”  “señalar” a una persona del destino de Dios para su vida.


He conocido a muchos quienes iban bien, avanzando hacia su destino señalado. El futuro que Dios tenía para ellos parecía casi tan cercano como para saborearlo. Entonces fueron desilusionados respecto a alguien o algo. Al aceptar en sus almas esta desilusión diabólicamente manipulada, su fe se adormeció; un amargo invierno tomo control de sus almas. Es aquí, incluso en la agonía de la desilusión, que el justo aprende a vivir por fe (ver Hab. 2:1-4).

Nosotros todos enfrentamos tiempos de desilusión. Yo transite por un tiempo cuando la promesa de Dios parecía casi como una tonta fantasía espiritual. Durante casi tres años no estuve involucrado en el ministerio pastoral. Ninguna puerta se abría. Dios estaba trabajando en mi alama haciéndome confiar en El, pero yo me sentí abandonado y arrancado de mi llamado. En un momento de miserable honestidad, ore, “Señor, Tu prometiste que aquellos quienes confiaran en Ti no serian avergonzados. Maestro, Tú conoces todas las cosas. Mira mi corazón. Estoy lleno de desilusión.” 

El Señor simplemente respondió, “Tu vida no ha terminado.”

Por supuesto, yo sabía eso. Era un saludable hombre de no más de cuarenta años. Aun así, el maleficio de la desilusión había inundado mi alma con tinieblas, haciéndome erróneamente concluir que Dios había terminado conmigo.

Escuche bien mi amigo: Satanás puede detener nuestro destino si aceptamos el poder de la desilusión en nuestras vidas. Una vez que aceptamos el peso de una profunda des-ilusión, con frecuencia el volvernos atrás no está lejano. Vea, la des-ilusión nos separa de nuestra visión, y sin visión el pueblo perece.

¿Carga usted desilusión en su corazón? Renúncielo. Perdone a aquellos quienes lo han defraudado. ¿Ha fallado usted personal o moralmente? Arrepiéntase profundamente y regrese al Redentor. Espíritu Santo, te pido que ¡remuevas del corazón de mi hermano y hermana el paralizador aguijón de la desilusión!

Amado, el Espíritu de Dios ha venido a hacerlo libre del efecto de la des-ilusión. Él le recuerda, la cita con su destino aun está programada.


~ ~ ~ ~ ~ ~ ~
 
 







 El mensaje precedente fue adaptado de una capitulo en el libro de Francis, "Alístese junto al Señor de los Ejércitos” publicado en español por editorial Peniel.  





~ ~ ~ ~ ~ ~ ~




Acuerdo de Reimpresión
Su interés en duplicar y re enviar este material es un gozo para nosotros. Solo le pedimos que provea la información del sitio en la red de los Ministerios Francis Frangipane. Como única excepción si el artículo es en realidad un extracto de un libro publicado por otra editorial. En este caso ellos nos han pedido ser nombrados como referencia. Finalmente, cualquier pregunta sobre las enseñanzas de Francis Frangipane puede ser enviada a mensajes@frangipanehispano.org.

Francis Frangipane Derechos de Autor 2012
Todos los Derechos Reservados

ICIT En Español - Escuela en Línea
www.frangipanehispano.org

Pídeme


La Gran Rebelión
Como si Jesús estuviera leyendo un resúmen de noticias de años recientes, Sus profecías de hace dos mil años describen claramente nuestros tiempos .Por lo tanto, estamos en la obligación de discernir de una manera certera el significado de los tiempos en los cuales vivimos. De hecho, de todas las profecías cumplidas en nuestros tiempos, una profecía en particular tiene implicaciones inmediatas, la “apostasía”.

 

Pablo nos advirtió” Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición.
                                                                             (2 Tesalonicenses 2:3)

 

La apostasía se describe tradicionalmente como un tiempo en el cual muchos se desviarán silenciosamente de su verdadera fé en Cristo. Dependiendo de su punto de vista específico, en algún momento antes o después de la apostasía se producirá el rapto. Sin embargo, el concepto de apostasía simplemente como desviarse es incompleto. La palabra original en griego para apostasía cuando se utiliza en la literatura griega significa “una rebelión política “. De esto, podemos entender que la apostasía al final de los tiempos no es solamente un tiempo de un compromiso moral profundo; es un tiempo de desafío, agresión como de guerra, una insurrección política contra las leyes de Dios.

 

La interpretación de apostasía, no es un punto de vista aislado. Las diferentes versiones de la biblia NIV, RSV, TEV, Phillips y NEB describen todas ellas a la apostasía como “la rebelión”. La versión LB interpreta la apostasía como la gran rebelión, mientras que la versión JB le asigna el nombre de “La Gran Tribulación” .Así como vemos el cumplimiento de muchas otras profecías, observemos cuidadosamente lo siguiente; La humanidad ha entrado en una era de sublevación categóricamente abierta, una rebelión y apostasía contra los estándares morales de Dios.

 

Actualmente, estamos viendo una rebelión a gran escala contra los valores morales. De hecho, ésta descarada situación tiene su nombre desde 1960: la revolución sexual. Y, al decir revolución, es exactamente eso. Nuestros estándares morales no tan solo han sido desafiados, sino que han sido reemplazados por un a-estándar, un estándar que busca promover cada pecado desde la obscenidad hasta la homosexualidad y la brujería.

 

Todos aquellos atrapados en éste amotinamiento contra la moralidad, desafían audazmente el dominio de Dios sobre nuestra nación. Ellos argumentan que el único estándar que los Americanos tienen es el estándar de la libertad individual. Desde su punto de vista, la libertad misma es el “dios” que reina en América, con la auto- indulgencia sentada a la mano derecha de la libertad.

 

Aun así, Jesús quiere a ésta nación. Aunque la apostasía ciertamente se intensificará, debemos recordar que es solo una de muchas profecías la que se está revelando en nuestros tiempos. La misma Palabra Divina que nos previene acerca de la gran tribulación también determina que el reino de Dios desmenuzará y consumirá a todos estos reinos. (Ver Daniel 2:44)

 

Todavía la maldad madurara hasta una rebelión total, pero lo bueno también está madurando tornándose hacia la semejanza de Cristo (ver Mateo 13:40-43; Juan 17:22-23) La apostasía revelará la naturaleza de Satanás, pero la iglesia verdadera pondrá de manifiesto la verdadera naturaleza de Cristo! Jesús no solamente vendrá en los cielos, en aquel día viene para ser glorificado en Sus santos, y ser admirado entre todos los que han creído. (2 Tesalonicenses 1:10) Lo que parece ser la hora de Satanás, llena de obscuridad y rebelión, es simplemente la oportunidad para que la gracia abunde en la iglesia para la gloria de Dios!

 

¡Sentado con Cristo! 
El salmo dos, tal vez más que cualquier otro texto en la Biblia, refleja de una manera muy certera el espíritu de nuestro tiempo. De hecho, también describe nuestra respuesta correcta al audaz avance de Satanás .A pesar de que fue citado por la iglesia primitiva (ver Hechos 4:25-26), Dios ha programado su cumplimiento total para el fin de ésta era.

 

¿“Porqué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan cosas vanas? Se levantarán los reyes de la tierra, Y príncipes consultarán unidos Contra Jehová y contra su ungido, diciendo: Rompamos sus ligaduras, Y echemos de nosotros cuerdas. (Salmo 2:1-3)

 

Aunque la “rebelión se manifiesta a si misma de muchas maneras en todo el mundo, ciertamente muchos de nuestros líderes en América, de manera conjunta, han estado consultando unidos “en contra del Señor “en sus recientes decisiones. Lo vemos en la protección legal otorgada al movimiento homosexual y en la protección que se dió a la música de rock satánica. Otra vez, nuestras leyes contra censura, como armadura blindada, toman su lugar en contra del Señor dirigiendo la perversidad de nuestra industria del entretenimiento .El grito de aquellos en rebelión golpea implacablemente sobre las cadenas de limitaciones morales!

 

Esta rebelión contra Dios no ha pasado desapercibida en el cielo. Está El Todopoderoso confundido? Acaso el temor por los eventos recientes ha comprimido el corazón del Señor? No. El salmo continúa, “El que mora en los cielos se reirá; El Señor se burlará de ellos .Luego hablará a ellos en su furor, Y los turbará con su ira “. (Salmo 2:4-5).

 

El Señor se ríe de la insensatez de aquellos en rebelión, de que ellos imaginen que el juicio de Dios no los va a alcanzar. Usted se pregunta, entonces porqué, detiene el Señor el juicio final? El Señor espera por nosotros, Su iglesia. Ya que mientras que el mundo demanda y recibe al reino de las tinieblas, el objetivo de la iglesia que ora debe ser el reino de los cielos .Ya ve, todas las profecías serán cumplidas, aquellas concernientes al mal y aquellas concernientes al bien. El Señor se ha propuesto tener una “novia sin mancha o arrugas “y un reino de trigo sin cizaña. La transformación de la iglesia se cumplirá tan ciertamente como el incremento de la ciencia, el regreso de Israel y la apostasía misma.

 

Así que, con gran temblor y temor santo, debemos revisar lo que Dios nos ha prometido! Recordemos que el Señor no está solo en los cielos .De acuerdo a su palabra estamos sentados a su lado en los lugares celestiales. (Ver Efesios 2:6).Es tiempo de que nuestra identidad como cristianos cambie. Nuestras nacionalidades solo definen nuestro estatus de embajadores; nuestra verdadera nacionalidad está en los cielos (ver Filipenses 3:20) Y si Dios está riéndose de la burla de aquellos que se amotinan en rebelión, nosotros también, como suyos que somos, compartamos su confianza!

 

Así, El nos manda que estemos junto a El durante el cumplimiento de su propósito. El requiere de nosotros no tan solo que vivamos sin miedo sino también que permanezcamos en oración por todas esas naciones que lo están desafiando. Escuchen de nuevo a este Segundo Salmo, porque en el mismo contexto de la rebelión mundial contra El, deja sentado el más extraordinario discurso.

 

“Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra “(Salmo 2:8). Esta petición tiene poco que ver con la bondad de la iglesia, pero todo que ver con la virtud de Cristo y el amor del Padre hacia El. Observa a tú alrededor: Cuando yo apenas vine a Cristo en 1970, las iglesias en América estaban profundamente divididas o mejor dicho frías en la oración organizada. Actualmente, los líderes de las diferentes denominaciones están trabajando juntos, más de un cuarto de millón de iglesias Americanas están caminando hacia una unidad más profunda y una oración mayor por ésta nación. Jesús le ha pedido al Padre por los Estados Unidos, y como respuesta a ello es que el movimiento de oración ha nacido.

 

Como la Iglesia de Cristo, no merecemos un avivamiento nacional, pero Jesús sí! Como Sus representantes, en Su nombre pedimos al Padre por ésta nación ¡Más que una expresión de fé, nuestra oración es un acto de obediencia: Se nos ha ordenado pedirle a Dios por las naciones.

 

Por consiguiente, mientras que el maligno se esfuerza hacia un rechazo total a Dios, cuando sus palabras de burla llenan el aire con maldiciones , la promesa que no cambia de Dios a su Hijo , y a su Iglesia como el cuerpo de Cristo es, “ Pídeme , y te daré las naciones “! Mientras la violencia, las religiones de la Nueva Era, y la brujería florecen en las escuelas, pídele a Dios por ésta nación .Mientras todos los controles son quitados de la industria del entretenimiento, pídele a Dios por ésta nación! Mientras que la perversidad se viste de normalidad, pídele a Dios por América ¡Mientras que el aborto total y parcial y las pastillas para abortar permanezcan protegidos por las leyes, pídele a Dios con confianza, con audacia, con fe por nuestra tierra.

 

El que mora en los cielos, ríe. Así que, pongamos a un lado el desaliento, arrepintámonos de nuestras preocupaciones. Mientras más aceptemos nuestro papel en el plan divino, más nos reiremos de los planes de los enemigos. La fé que implacablemente pide a Dios, complace a Dios.

 

Ahora, mientras la plenitud de los tiempos se revela, mientras el mundo a nuestro alrededor se viste a si mismo en cumplimientos proféticos, dejemos de lado la incredulidad; arrepintámonos de habernos dado por vencidos. Porque éste es el tiempo de pedir audazmente a Dios. El nos ha prometido que El nos dará las naciones como una herencia a Cristo!

 

Oremos:
Señor Jesús, cuan bendecidos somos de que mientras el mal madura hacia una completa rebelión, Tu iglesia madura hacia la plenitud de la imagen de Cristo. Enséñame a orar por mi herencia, mi nación .Úsame para pararme en la brecha mientras mi gente se vuelve Tu gente.

 




~~~~~~~~~~~~~~

 

Acuerdo de Reimpresión
Su interés en duplicar y re enviar este material es un gozo para nosotros. Solo le pedimos que provea la información del sitio en la red de los Ministerios Francis Frangipane. Como única excepción si el artículo es en realidad un extracto de un libro publicado por otra editorial. En este caso ellos nos han pedido ser nombrados como referencia. Finalmente, cualquier pregunta sobre las enseñanzas de Francis Frangipane puede ser enviada a mensajes@frangipanehispano.org.

Francis Frangipane Derechos de Autor 2012
Todos los Derechos Reservados

ICIT En Español - Escuela en Línea
www.frangipanehispano.org