El propósito de Dios


"Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados" (Rom. 8:28).

Incluso antes de venir a Cristo, la frase, "todo ayuda para bien," era un conocido mecanismo de defensa para los males de la vida. Sin embargo, este pensamiento no es una promesa para todos. Lo que quiero decir es que hay muchas cosas en la vida -  cosas horribles - que no están obrando para bien: Millones mueren que no van al cielo. Otros languidecen en prolongada agonía, sufriendo de enfermedades innombrables o trauma físico. ¿Qué del aborto, el tráfico humano y  la adicción a las drogas? ¿Obran estos para bien?

Vea usted,  Romanos 8:28 no es una promesa dirigida a todos. Incluso para los cristianos la promesa no se torna  completamente funcional hasta que aprendamos, en medio de todas las cosas, a "amar a Dios", y en amarlo, abrazamos la vocación de vivir "conforme a Su propósito." Y, en concreto, que es ese  propósito de desciende a los desafíos de nuestra vida, revirtiendo los efectos del mal y obrando bien en cada circunstancia? El próximo versículo en Romanos  explica:

“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos" (v. 29).

Amado, no diluya  este versículo, porque contiene la razón misma de nuestra existencia. El propósito de Nuestro Padre es que “muchos hermanos” alcancen la “imagen de Su Hijo”. Vea, poseer la semejanza a Cristo es la razón de nuestra existencia.

A través de los años he visto un gran número de cristianos flotando por la vida, caminando sonámbulos, sin prestar atención a la visión de la semejanza a Cristo. Están cautivos a  malos hábitos, al pecado y el engaño. En respuesta a esta pasividad, condición, y bajo la inspiración del Espíritu Santo, hemos construido nuestra escuela en línea, Centro de formación a imagen de Cristo. Creo que este programa  es como el arco de un arquero,  que le lanzara a un nuevo nivel en la consecución de su propósito en la vida. Sin embargo, la flecha que determina qué tan lejos y qué tan alto volará,  será su visión y firmeza en el Espíritu Santo.

Por último, el mundo necesita ver y experimentar  cristianos que se manifiesten a la naturaleza de Cristo y demuestren Su poder. Imagínese a Cristo manifiesto a través de nosotros, en nuestras ciudades, en Washington DC, o  en su iglesia local y  comunidad. Creo que en esta misma hora de tinieblas el Espíritu Santo busca llevar muchos hijos a la gloria, y así cumplir el propósito de Dios.


~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

Programa de Formación a Imagen de Cristo

Le invitamos a unírsenos en el comienzo del próximo periodo de clases el 3 de enero. www.frangipanehispano.org. Las inscripciones cierran el 30 de diciembre.

El Programa de Formación a Imagen de Cristo es un curso en línea de seis meses desarrollado por el Pastor Frangipane. Está basado en 40 años de buscar a Dios, estudio y revelación. Estas son verdades que rompen cadenas y nos conducen a un poderoso caminar cristiano.

Para aquellos actualmente limitados en sus recursos, la versión de texto completa está disponible en forma gratuita. Elija la opción Plan Gratuito al completar el formulario de inscripción.

 
Pasos a seguir para la inscripción:   

1.       Vaya a www.frangipanehispano.org.  Elija en la barra superior del
          menú Escuela en línea y lea la página de Nivel I y la página de
          matriculas.

2.       Elija el plan en el cual desea inscribirse.

3.       Complete el formulario de inscripción.

4.       Envíe en línea la inscripción – al oprimir enviar en el formulario una
          vez completado – antes del 30 de diciembre. Las clases comienzan el 3 de
          enero de 2014.
 

Para más información: www.frangipanehispano.org
(elija Escuela en línea en la barra superior)

 

 

 

Cuando lo inmundo se vuelve puro


(English)
Hay misterios insondables sobre la llegada del Mesías a nuestro mundo, realidades que están más allá de nuestra capacidad de comprender: Su concepción divina, la manifestación de los ángeles, la estrella milagrosa que guió a los sabios, etc. Más todavía, hay una realidad que me golpea más profundamente: de entre todos los lugares donde el Hijo de Dios podría haber nacido, Su nacimiento tuvo lugar en la inmundicia de un establo.

 Con millares de ángeles a las ordenes del Todopoderoso, podríamos asumir que el creador del mundo hubiese orquestado un mejor lugar, quizá la casa de un hombre rico o mejor aún, la casa de un rey. Y aun, el escenario del nacimiento de Cristo fue profético respecto a su vida y propósito. Ciertamente, cuando contemplo el mensaje enviado a través del lugar de nacimiento de Cristo, me doy cuenta que Aquel que nació en la inmundicia de un establo no se ofende o siente repugnancia de la inmundicia en mi o en usted.

La Unión de lo Puro con lo Inmundo
Como telón de fondo sobre el tema del lugar de nacimiento de Cristo, tenga en cuenta: el Antiguo Testamento contiene más de 250 referencias a cosas puras e inmundas. En todos los casos el principio es el mismo: cuando algo (o alguien) puro es tocado por algo inmundo, aquello que es puro es contaminado por lo inmundo. El hecho es que, la limpieza estaba directamente relacionada con la santidad de Dios de acuerdo a los versículos en el libro de Levítico.


 Ciertas condiciones de salud podrían hacer que una persona se volviese inmunda, tales como enfermedades de la piel o el flujo de sangre. Cuando alguien era inmundo se les pedía permanecer lejos de sus comunidades hasta que su condición cambiase y la restauración de su salud fuese verificada por un sacerdote.  Los leprosos y con otras enfermedades contagiosas de la piel no eran solo categóricamente impuros sino que en público se les requería que sonaran un timbre mientras a gran vos proclamaban, “¡Inmundo! ¡Inmundo!”  para advertir a otros. (Lev. 13:45).

Sin embargo, cuando Cristo vino a los leprosos, no se retiro; antes bien, ¡los tocó y los sanó! ¡Lo inmundo se volvió puro! ¡Amado, con el Mesías, todo el principio de lo inmundo y lo puro se invierte!, Jesus, quien es puro, no se vuelve inmundo al tocarnos; ¡nosotros nos tornamos puros al tocarle a El! Tal como el Señor le dijo a Pedro,  " Lo que Dios ha limpiado, no lo llames tú impuro" (Hechos 10:15).

Muchas personas no reciben a Cristo simplemente porque están demasiado conscientes de su inmundicia interior. Más aun una vez que aceptamos a Cristo, la morada de Cristo no solamente nos limpia, sino que Su Presencia nos santifica.  ¿Lo ve? Nosotros somos Santos porque Él es santo. Somos limpios porque Su sangre y Su palabra nos limpian. No podemos nunca ser limpios hasta que Cristo more en nuestros espiritus. El dice, “Si no te lavare, no tendrás parte conmigo (Juan 13:8).

En esta estación, independientemente de la suciedad interior que sienta, abra su Corazón a Cristo. Deje entrar al Redentor. Aquel que llego a nuestro mundo en un establo no se ofenderá por su necesidad. Deje que Su pureza lo limpie y sane aquello inmundo en usted.

~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

 

Viendo al Invisible

(English)
Hay momentos cuando, para guiarnos hacia una mayor autoridad y bendición, Dios debe liberarnos del recipiente de nuestras experiencias anteriores. Considere el encuentro de Elias con el Altísimo en el monte de Horeb. Tres señales naturales tuvieron lugar. Pero el Señor no estaba en el viento, el terremoto o el fuego—los cuales eran símbolos conocidos para Elias. El Señor quien causó estas tres poderosas manifestaciones, no estaba en ellas.

Para Elias, las manifestaciones poderosas habían sido señal de la aprobación de Dios. Pero algo nuevo estaba próximo que requería una sumisión fresca al Dios vivo. ¡Una doble porción de poder venia!  Las distintivas características de esta nueva unción no solo se verían en manifestaciones sobrenaturales sino también en mayor sabiduría y compasión.

Un hombre


(English)
La respuesta de Dios a la intercesión misericordiosa

Cuando Abraham fue confrontado con la posibilidad de la destrucción de Sodoma, él no se subió inmediatamente al  vagón en el tren de la " Destrucción de Sodoma", en cambio,  fue delante del Señor y oró por misericordia sobre la ciudad. La oración de Abraham es un asombroso estudio del efecto que tiene en el corazón de Dios un intercesor motivado por misericordia. De hecho, mi objetivo aquí es mirar más allá de este evento y mantener la mirada dentro del corazón de Dios, el cual es revelado en el discurso entre el Señor y Abraham.


Cuando miramos la oración de Abraham, descubrimos el increíble poder que se nos ha concedido en la intercesión.  ¿Y qué es esto? Dios está buscando una razón de misericordia que justifique retrasar o cancelar la ira. No debemos tener en poco este principio, porque en el hay gran esperanza para nuestra tierra también. La razón de misericordia para la dilación se encuentra en la compasiva oración de un intercesor.

Mide a aquellos que adoran


(English)
Al  final de los tiempos  habrá dos tipos de cristianos: aquellos quienes alaban en el atrio interior y aquellos fuera del lugar de intimidad.

“Entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él. Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses.”
—Apocalipsis  11:1-2


En última instancia este versículo está diciendo que  ahora mismo el Espíritu de Dios está midiendo a los adoradores. El está estudiando a aquellos individuos cuyo tesoro esta en el cielo y  quienes permanecen en el atrio interior del templo de Dios.

Para que los sueños se hagan realidad


(English)
Hace unos años atrás el Señor me habló a través de un sueño. Vi un templo en un campo abierto. Yo lo veía de costado desde una distancia aproximada de doscientas yardas. No podía ver su frente, aun así debía estar completamente abierto ya que una gran luz se proyectaba hacia afuera desde su interior. Palpitaba como un relámpago, y aun era solida como la luz del sol. Yo sabía que esta luz era la gloria de Dios.

 

El templo estaba tan cerca, que yo supe que con un pequeño esfuerzo podía entrar a la gloria de Dios. Su santa presencia estaba claramente a mi alcance. Había asimismo otros enfrente de mí que reconocí como personas de la iglesia. Todos parecían muy ocupados. Y mientras el templo y su luz eran visibles y completamente accesibles a todos, cada cabeza estaba inclinada hacia abajo y dados vuelta lejos de la luz; cada uno ocupado con otras cosas.

La fortaleza de la semejanza a Cristo - Parte 2

(English)
El más alto propósito de Dios
La mayoría de los cristianos solo se comprometen en la batalla espiritual con la esperanza de aliviar sus problemas del momento, o para alcanzar existencias "normales". Sin embargo, el propósito de todos los aspectos de la espiritualidad, inclusive el de la batalla, es llevarnos a la imagen de Cristo. Nada, ni la alaban­za, ni la guerra, ni el amor, ni la liberación, se obtienen en verdad, si fallamos en ese objetivo singular de nuestra fe: la semejanza con Cristo.
 
Recordemos que Dios libero a los antiguos hebreos y los sacó de Egipto para poder llevarlos a la tierra prometida. De manera similar, El nos libero y nos salvo del pecado, no para permitirnos vivir para nosotros mismos, sino para que pudiéramos llegar a la seme­janza con Jesus. Lo que llamamos “salvación” es la primera fase del ser conformados a Cristo. Si fracasamos en ver esto, fácilmente nos  encontraremos metidos en los mismos pecados que nos oprimieron en primer lugar.

La fortaleza de la semejanza a Cristo - Parte 1


(English)
La victoria comienza con el nombre de Jesus en nuestros labios. Se consuma por Ia naturaleza de Jesus en nuestro corazón.

Hay una época, cuando el Señor nos llama a derribar las fortalezas del infierno sobre nuestras iglesias y sobre nuestras comunidades. Sin embargo, también hay otra época cuando comprometernos en mucha batalla es una distracción de nuestra obediencia a Dios. Jesus derroto a Satanás en Getsemaní y en la cruz, no al atacarlo directamente, sino al cumplir el destino para el que había sido llamado al Calvario. La más grande de las batallas que nunca jamás se haya ganado, se realizo con la muerte aparente del vencedor, sin siquiera una palabra de reprensión contra su adversario. Al príncipe de este mundo se le juzgo, y a sus potestades y principados se les desarmo, no al enfrentarlos en batalla directa, sino mediante la rendición de Jesucristo en la cruz.

¡Domina en medio de tus enemigos!


La verdadera paz es el fruto de tener confianza en el amor de Dios; nace de la revelación de que, a pesar de la batalla, “mayor es el que están en nosotros que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4).  No se trata de la confianza en usted, sino de la confianza en Dios.
 
El Dios de paz aplastará a Satanás
Para sostener una lucha espiritual efectiva, debemos entender y hacer uso de la autoridad espiritual. Sin embargo, la autoridad espiritual, no consiste en imponer a la fuerza nuestra voluntad sobre otra persona.  Cuando usted tiene autoridad espiritual, usted ha establecido la paz de Dios en un área que alguna vez estuvo llena de conflicto y opresión. Por lo tanto, para poder verdaderamente movernos en autoridad, debemos primero tener paz.

Cuidado:¡Es fácil falsificar el cristianismo!



(English)
Nuestra experiencia del cristianismo tiene que ir más allá de ser otra interpretación de la Biblia; tiene que expandirse hasta que nuestra fe en Jesús y nuestro amor por él se conviertan en un pararrayos de Su presencia.

 

Poder en la santidad
“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres... que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella” (2 Timoteo 3: 1, 6). La santidad tiene poder. ¿Ha conocido alguna vez a un hombre o una mujer verdaderamente santo? Hay poder en su piedad. Pero para quien no ha conocido nunca a una persona que es semejante a Cristo, resulta sencillo falsificar el cristianismo. Recuerde siempre esto: la falsedad resulta ser algo natural en el corazón humano, y es solo con esfuerzo que logramos ser veraces y auténticos. A menos que estemos procurando alcanzar la madurez espiritual, La percepción que tengamos de Dios, será moldeada por nuestra inmadurez. Señalamos al todopoderoso y decimos: “Él ya no demanda que seamos piadosos”, cuando en realidad somos nosotros quienes hemos abandonado las normas de Su reino. Tenga por cierto que en el momento en que dejamos de obedecer a Dios, comenzamos a falsificar el Cristianismo.

El valle de la fertilidad - Parte 2


(English)
"
¡Cuán bienaventurado es el hombre cuyo poder está en ti, en cuyo corazón están los caminos a Sion! Pasando por el valle de Baca lo convierten en manantial¨ (Salmo 84:5-6).

¿Lo ha aislado el enemigo, haciéndolo dudar del amor de Dios?  No se olvide, mientras aun éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. Incluso sus cabellos están contados. A El le importa. Es Su amor por nosotros que redime nuestras dificultades, el no solamente trae algo bueno de lo que se propuso para mal sino que asimismo nos capacita para librar a otros.

El valle de la fertilidad - Parte 1


(English)
Las batallas que enfrentamos con frecuencia son intensos tiempos de debilidad, aflicción y confusión.  Si se hicieran graficas de los eventos en nuestras vidas, estos serian los puntos más bajos. Más aun así Dios no es menos con nosotros durante las dificultades que en otro tiempo. De hecho, estos valles a menudo son tan parte del plan de Dios como nuestras experiencias en lo alto del monte.

Hay una historia en la Biblia que claramente habla de esta verdad. Israel acababa de ser derrotada por los arameos en una batalla en el monte. En 1 Reyes, capitulo 20, leemos:

 “Vino luego el profeta al rey de Israel y le dijo: Ve, fortalécete, y considera y mira lo que hagas; porque pasado un año, el rey de Siria vendrá contra ti.  Y los siervos del rey de Siria le dijeron: Sus dioses son dioses de los montes, por eso nos han vencido; mas si peleáremos con ellos en la llanura, se verá si no los vencemos.

En el umbral de la gloria - Parte 2

 
(English)
El Dios de gloria

Casi todos los cristianos que conozco creen hoy que vivimos en los tiempos finales de esta era. Qué tan cerca está el fin, nadie lo sabe; y cuándo regresará Jesús, nadie puede adivinarlo. Si nuestra esperanza realmente viene del cielo, la iglesia de Jesucristo, hambrienta y dedicada a la oración, estará a punto de entrar en un período de extraordinarias manifestaciones de la gloria de Dios. Estamos por entrar en lo que los eruditos bíblicos llaman un accionar «dispensacional» del Espíritu de Dios. Durante tales tiempos, el Señor siempre se ha manifestado en gloria.
 
Es cierto que nadie vio la gloria del Padre, pero Dios Hijo se manifestó en gloria en numerosas ocasiones en el pasado. Abraham vio la gloria de Cristo mientras estaba en Mesopotamia. Ezequías la vio el año en que murió el Rey Uzías. Ezequiel se postró en presencia del Viviente a orillas del río Quebar. Daniel, David, Habacuc, Salomón, Zacarías y Hageo, todos vieron la gloria del Señor. ¡En realidad, la Biblia fue escrita por personas que vieron la gloria de Dios!

En el umbral de la gloria - Parte 1


Antes de que Jesús regrese para ser glorificado en la tierra, vendrá para ser glorificado en la iglesia.

Nuestra salvación nos garantiza algo más que membresía en la iglesia y una perspectiva conserva- dora. En realidad, seremos uno con Cristo. El Señor Jesús es la cabeza, nosotros, su cuerpo; Él es nuestro esposo, nosotros, su esposa; Él es la vid de la cual nosotros, sus ramas, extraemos la vida y virtud. Estas metáforas y muchas más hablan de manera abierta y apasionada de nuestra unión eterna con el Hijo de Dios.

No obstante, en un plano personal, solamente vimos un destello de su infinito poder al obrar en nosotros. Oramos, pedimos, nos esforzamos, «pero dimos a luz tan sólo viento» (Isaías 26:18). La mayoría de nuestros enfermos reciben justamente la gracia suficiente para soportar el sufrimiento, pero no son sanados. A escala nacional, sólo en los momentos cumbre de los avivamientos o despertamientos espirituales vio la iglesia realmente el brazo del Señor revelado y la sociedad transformada significativamente.

Dos cosas; tan solo dos cosas

Existen tantas cosas que ocupan nuestras mentes, tantos libros, tantos ejemplos, y tantas buenas enseñanzas que merecen nuestra atención, que dicen: “Aquí hay una verdad.” Pero mientras he servido al Señor en estos años pasados el me ha guiado a buscar dos cosas, tan solo dos cosas: Conocer el Corazón de Dios en Cristo, y conocer mi propio Corazón a la luz de Cristo.

Conociendo el Corazón de Dios
He estado procurando conocer a Dios, escudriñando para conocerlo y conocer la profundidad de su amor hacia su pueblo. Yo quiero conocer el Corazón de Cristo y la compasión que lo motiva. Las Escrituras lo dicen claramente: Jesús amaba a la gente. El evangelio de Marcos nos cuenta que después de que enseno y sano a multitud de enfermos, la gente tuvo hambre. Cristo en su compasión la vio como “ovejas que no tenían pastor” (Mateo 6:34). Para el no fue suficiente ensenarles y sanarlos. Se hizo personalmente cargo de las necesidades de cada uno. Tanto el bienestar físico, como su alimento eran importantes para Él.

Un chico con cinco panes y dos peces proveyó lo suficiente para que Jesús obrara otro milagro, pero este milagro tenia que ser realizado por el cuerpo dispuesto cansado de Cristo. Considere: Cristo había llevado a Sus discípulos a un lugar aparte a descansar; “Porque eran muchos los que iban y venían, de manera que ni aun tenían tiempo para comer” (Marcos 6:31).

La fortaleza del justo: La humildad


(English)
La fortaleza del justo: la humildad
Satanás teme a la virtud. Le aterroriza la humildad y la aborrece. Ve a una persona humilde y siente escalofríos por la espalda. Se le paran los pelos cuando los cristianos se arrodillan, porque la humildad es rendir el alma a Dios. Satanás tiembla ante el manso, pues en las mismas áreas donde una vez tuvo acceso ahora se levanta el Señor y él se aterra de Jesucristo.
 

¿Realmente contra quién luchamos?
Se recordará que, en la caída del hombre en el huerto del Edén, el juicio de Dios contra el demonio fue que él “comería polvo.” Recordemos también que del hombre Dios dijo: “Eres polvo” (Génesis 3:14-19). La esencia de nuestra naturaleza carnal – de todo lo que sea carnal en la naturaleza – es polvo. Es necesario ver la conexión aquí: Satanás come nuestra naturaleza carnal, terrenal, hecha de “polvo.” Satanás cena sobre aquello que rehusamos a Dios.
 

Un ejército de adoradores


Cuando las escrituras se refieren a los “huestes celestiales”, generalmente pensamos en un “coro de ángeles”. La palabra “hueste” en la Biblia, significo “ejercito” (Josué 5: 13-14) Es una verdad importante: las huestes del cielo son ejércitos adoradores. Sin lugar a dudas, ninguno que no sea primero un adorador de Dios, puede hacer guerra espiritual.

El asunto central en la tribulación: la adoración
Uno no tiene que ir profundo dentro de la revelación de Juan en Apocalipsis para descubrir que tanto Dios como el diablo están buscando adoradores. (Ver Apocalipsis 7:11; 13:4; 14:7,11). Vez tras vez, nuevamente la línea se traza entre aquellos que “adoran a la bestia y a su imagen “y aquellos que adoran a Dios.

En la última gran batalla previa al regreso de Jesús, el resultado de la vida de cada hombre será medido de acuerdo al grado de adoración: en medio de la batalla espiritual y las luchas ¿ante quién me inclinare, Dios o Satanás?

Una palabra para las mujeres de Dios

(English)
Antes de comenzar este mensaje, permítame hacer un breve descargo: a pesar de que yo aliento a las mujeres a moverse libremente en medio del orden provisto por Dios en sus Iglesias locales, mi objetivo es exaltar y celebrar  una gracia especial que Dios ha específicamente colocado en las mujeres, la cual Dios ha usado en tiempos pasados para soltar avivamiento.

Las características distintivas en el Génesis
Cuando el Señor creo a la humanidad, puso dones únicos en el hombre y otros, pero igualmente únicos, en la mujer. Le dijo a Adán que pusiera nombre a todas las especies que estaban sobre la Tierra y “todo lo que Adán llamo a los animales vivientes, ese es su nombre” (Génesis 2:19). Este acto de poner nombre a las criaturas, era mucho más que llamar al perro “Pichicho”. Adán fue creado con una capacidad organizativa y administrativa que le permitía identificar y definir el mundo que lo rodeaba. Al ponerles nombre a los seres vivientes, Adán no solo los reconocía, sino que también introducía orden y estructura a la experiencia humana. En efecto, definía la realidad.

Volviéndonos en un pueblo de misericordia


A lo largo de Su vida, Jesús se extendió hacia aquellos rechazados por otros. Amaba a los marginados, aquellos despreciados y excluidos.  Sin embargo, su práctica de comer con conocidos  malhechores  ofendió a los fariseos, y ellos enfrentaron a los discípulos de Jesús con esta pregunta: "¿Por qué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores?" (Mateo 9:11).

 

Cuando Jesús escucho sus preguntas, respondió, ¨ Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores” (Mat. 9:12–13).

 

Cuidado con la fortaleza del amor frío




¿Esta  tu amor aumentando y volviéndose más tierno, más atrevido y más visible? ¿O se ha vuelto más discriminador, más calculador, menos vulnerable y menos disponible? Este es un asunto muy importante, pues nuestro cristianismo solamente es tan verdadero como lo sea nuestro amor. Una notable disminución en nuestra capacidad de amar evidencia que estamos desarrollando una fortaleza de amor frio en nosotros.

 

Jesús nos advirtió acerca de nuestro tiempo. Él dijo: “Muchos tropezaran entonces, y se entregaran unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantaran, y engañaran a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriara" (Mateo 24: 10-12). Por lo tanto, pidámosle honestamente al Señor que nos examine: ¿Es nuestro amor frio o caliente? La falta de consideración de otra persona puede habernos herido profundamente, pero en vez de perdonar la herida o acercarnos a ellos y discutirlo de acuerdo a Mateo 18, vamos a otros con nuestra queja. Entonces la herida comienza a germinar una raíz de amargura, y muchos están siendo engañados (Heb 12:15). Lo que está creciendo en nosotros no es amor sino amargura, la cual es una venganza sin realización.

Los tres campos de la lucha espiritual - Introducción

(English)
Entre las muchas cosas a aprender acerca del reino de Dios, debemos  aprender también principios de guerra espiritual: como pelear y como ganar. Sin embargo, primero, tengo dos preocupaciones. La primera es nuestra necesidad de sabiduría. Hay un antiguo proverbio europeo que es digno de atención. Dice: “La edad y la perfidia siempre derrotarán a la juventud y al celo.” Antes de comprometernos en la guerra espiritual, deberíamos saber esto sobre Satanás: es un enemigo viejo y extremadamente pérfido. Por otra parte, la fuerza de casi todos los cristianos está sobre todo en el idealismo y en un fervor que no se han puesto a prueba. No es necesario que pase mucho tiempo, por lo general de cinco a diez años en el ministerio, y casi todo el celo se habrá desvanecido. Imperceptiblemente, el llamado ministerial se ha deteriorado pasando de un caminar con visión a un mero oficio.

Todo el que busca encuentra

(English)
No es difícil reconocer que alguien ha pasado mucho tiempo en un quiosco: su conversación desborda con el drama de la actualidad. Y tampoco es difícil discernir cuando una persona ha estado en un evento deportivo, ya que su expresión revela el resultado del partido. Del mismo modo, la gente puede darse cuenta cuando una persona ha pasado tiempo prolongado en la búsqueda de Dios. Una imperturbable calma guarda su corazón, y su rostro está lleno de luz, como con el rocío del cielo. 


Amado, buscar y encontrar a Dios lo es todo.

La Huella Eterna
Es una vergüenza que, en nuestra era, los servicios de Iglesias no se enfoquen mas en realmente buscar a Dios. Si, honramos a Dios y le damos gracias por lo que El ha hecho. Cantamos y escuchamos un sermón y, quizás, disfrutamos un tiempo de confraternidad con otros. Más aun raramente dejamos un servicio con el fuego de la eternidad reflejándose en nuestros rostros. Por el contrario, nos llenamos de información sobre Dios sin realmente acercarnos a El. La mayoría de nosotros estamos todavía en gran parte inconscientes de la presencia de Dios

Un corazón desprotegido

 (English)
Sé que unos pocos no prestarán atención a las siguientes observaciones como provenientes de un extremismo. Otros tomaran lo que les estoy presentando y lo exagerarán mas allá de limites legítimos. Pero quiero enfocarme en una razón por la cual algunos líderes sufren serios fracasos morales.  Quiero ofrecer una percepción de cómo todos nosotros, como cristianos, podemos protegernos de un fracaso similar.

La idea de que un líder a quien hemos conocido y amado pueda ser de pronto expuesto en un devastador escándalo, parece incomprensible. Ciertamente estos quienes han enseñado a otros podrían enseñarse a sí mismos.  ¿No hay en ellos conocimiento que los hubiese protegido de sus pasiones mundanas? 

Cuando el fruto está ,maduro

(English)
Por cierto, el periodo anterior al regreso de Cristo será difícil y peligroso. Las Escrituras nos advierten que la voz de Dios hará temblar todas las cosas, cosas en los cielos y cosas en la tierra. Todo lo que pueda ser conmovido, lo será y removido (Heb 12:27).

Aun así, en el calendario de Dios hay más que simplemente juicios en aumento y el rapto.  Habrá asimismo un avance y un significativo aunque parcial re establecimiento del reino de Dios (Dan 2:44;Mat 24:14; Mat 13). Un pueblo espiritualmente maduro servirá como vanguardia de Su reino.  Antes de que el Señor sea glorificado en la tierra, El será glorificado en la iglesia (ver Isaías 60:1-3; Efesios 5:27).  Ciertamente, el alcanzar una madurez semejante a Cristo en aquellos que van en pos del Señor no será algo secundario en el panorama general de los eventos de tiempo final; será la atracción principal.

 Escuche con atención lo que Jesús enseñó. Dijo:

Su tiempo señalado le espera

(English)
Tiempos señalados
A pesar de la creciente conmoción en nuestro mundo, un ultimo, gran derramamiento de misericordia durante los tiempos finales permanece (ver Mateo 24:14; Hechos 2:17). Esta estación sobrenatural de gracia no es algo por lo cual debemos implorar a Dios. No, su venida ha sido predeterminada. Es un “tiempo señalado” del Señor. 

Un tiempo “señalado” o “arreglado” es un abierto despliegue de la soberanía y el poder de Dios, sea llamando a una persona o llamando a una nación. Es la estación en la que Dios cumple las esperanzas y sueños de Su pueblo.
Como está escrito,

 

Goliat tenía un hermano

(English)
Goliat tenía un hermano

He aquí la escena: Usted se encuentra en una pelea contra la enfermedad, la opresión o algún tipo de lucha similar. Busca a Dios, y de alguna manera, la gracia de Dios toca su vida.  Su victoria puede haberse obtenido a través de una palabra u oración u otro tipo de aliento, pero usted sabe con certeza que el Señor le ha libertado. Haciendo uso de las cinco piedras lisas de gracia divina, usted derrotó a su Goliat.


Pero, unas pocas semanas o meses o quizá años más tarde, de pronto, todos los síntomas regresan con una venganza. Si usted había peleado con una enfermedad, ahora se manifiesta peor que nunca; si su batalla era acerca de una relación, parece como que todo el progreso logrado se perdió y usted se encuentra a fojas cero.

Ámame donde estas



He descubierto que, al buscar a Dios, nuestr0s periodos más difíciles pueden transformarse en maravillosos irrumpimientos hacia el amor de Dios. Para mí, una de esas estaciones ocurrió durante los años 1979 a 1981. La asociación de Iglesias con la cual yo estaba alineado había caído bajo engaño espiritual. No solamente sus doctrinas medulares estaban más y más sembradas con influencias de la Nueva Era, sino que la inmoralidad había entrado sigilosamente, y líderes claves comenzaron a dejar a sus esposas por otras mujeres. No pude mas quedarme callado. Como resultado, en 1979 deje mi congregación en Detroit, Michigan, donde había pastoreado y viaje a las oficinas regionales de la organización en Iowa. Yo vine a suplicar por arrepentimiento, sin embargo, luego de reunirme con los líderes principales, se me pidió que abandonara al grupo.




Asique aquí estábamos - habíamos dejado nuestra iglesia, no teníamos dinero, con cuatro chicos pequeños y no podíamos afrontar ni siquiera un alquiler básico. Desesperados por algo, finalmente encontramos una vieja granja en la zona rural de Washington, Iowa. La casa tenía más de cien años, pero en realidad parecía más vieja. Luego de negociar con el propietario, nos dieron un año libre de alquiler a condición de que yo hiciera reparaciones básicas a la casa, tales como limpieza y pintura.

Justo juicio




En mis diversos escritos y mensajes públicos, he instado a la iglesia a resistir las tendencias de la ira y el amargo cinismo que existe en nuestro mundo. En su lugar, busquemos poseer los “más altos... pensamientos” de Cristo (Isa. 55:9). 

En verdad, nuestro llamamiento es a servir a Dios como embajadores de Cristo. (Ef. 6:20). Un embajador no solamente está comprometido a representar a su líder; el embajador es alguien que sabe lo que el gobernante piensa en realidad y lo que diría.  El tiene comunicación regular con ese líder y esta al día con los objetivos del líder tanto a corto como a largo plazo del líder.  Si el embajador no conoce el punto de vista del gobernante, el ha sido entrenado para no dar su opinión, debe esperar hasta que escuche de parte de aquel a quien representa. El mundo no quiere saber lo que pensamos. Hay cerca de siete billones de opiniones hoy en día en el mundo; lo que las naciones necesitan no es escuchar nuestra opinión, sino escuchar a Aquel que representamos: nuestro Rey Jesucristo.

Ame sólo a uno



El llamamiento
Es triste, pero muchos cristianos como empantanados esperan nada mejor que una breve reprimenda por sus pecados y la auto condenación. ¿Debe, la vulgaridad de nuestro pecaminoso estado tener poder sobre la grandeza de las promesas de Dios?
 ¡De ninguna manera!  Porque la escritura nos asegura que nuestro llamamiento, aun con lo poco que nos sentimos a veces, es una escalada que se basa en la fe en la capacidad de Dios y la redención de Cristo. No estamos encadenados a nuestros defectos y debilidades; antes bien, ¡estamos unidos espíritu a espíritu al poder de la resurrección del Cielo! Nuestro llamado no es solamente a ir a la iglesia sino a caminar con Dios, cuya meta eterna nos ha predestinado a ser “hechos conforme a la imagen de Su hijo” (Rom.8:29).

Sí, arrepintámonos profundamente de nuestros pecados y aprendamos a caminar humildemente con nuestro Dios, pero no asumamos que la fe debe irse para que surja la humildad. No, nuestra adopción como hijos e hijas nos ha hecho coherederos con Cristo. Vea, todo lo concerniente a nuestra salvación y los dones de Dios en nuestras vidas nos llega no como algo que obtenemos por obras sino como una herencia que recibimos por fe.

“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo” (Rom. 8:16–17).

Por lo tanto, pongamos nuestra esperanza en las promesas de Dios. Aunque caigamos, el Señor nos levantara (Prov.24:16; Miqueas 7:7–8). La gracia de Dios no se marchitara porque seamos débiles. Más y más el obrara en nosotros la conformidad a Cristo el Redentor. Mantengamos la fe: Dios nos ayudara.

La voz del amor
Permítame llevar nuestras declaraciones de fe más lejos y hacer de nuestra búsqueda de discernimiento lo mas practica posible.  Si buscamos conocer los motivos de Cristo muy pronto percibiremos Sus pensamientos, porque los pensamientos existen para cumplir los motivos. La razón de Cristo de venir al mundo es revelar el amor del Padre. Si obtenemos Su motivo, cada vez mas escucharemos a Sus pensamientos.

Así, mientras buscamos verdadero discernimiento, tomemos pasos prácticos volviendo nuestro enfoque hacia el amor de Cristo.  De hecho, la palabra de Dios nos dice que “la fe obra por amor” (Gal. 5:6). Nuestro discernimiento se vuelve más seguro cuando apoyamos nuestra cabeza en el pecho de Cristo y escuchamos a Su corazón.

Sin embargo, asimismo reconozco que, para algunos, amar como Cristo nos ha amado permanece como un ideal demasiado lejano de alcanzar. Por lo tanto comencemos de a poco y llevemos esta tarea cerca de nuestra casa. En lugar de intentar amar a todos, vamos a reducir el reto y determinémonos a amar a una sola persona. Ahora, no quiero decir que deje de amar a la familia o a aquellos que ya ama. Me refiero a añadir a una sola persona y amar a ese individuo de una manera mayor.

Esta persona puede ser un vecino, o un amigo descarriado; podría ser un conocido o un anciano enfermo de la iglesia o un niño que sufre.  El Señor le guiara y lo ayudara a reducir su objetivo de amar genuinamente solo a un alma.

Tome el experimento sin buscar cambiarlos, a menos que ellos mismos pidan consejo. Ore cada día por ese individuo. Y mientras usted escucha a la voz del amor de Dios, algo dentro de usted florecerá y naturalmente se abrirá hacia superiores niveles de discernimiento.  Inspirados por Dios, impulsos e ideas nacidas del amor también aumentaran en su relación con otros, y el conocimiento y revelación que ganara por amar solamente a uno se volverá en una parte natural de su personalidad en amar a muchos.

Sí, el discernimiento crecerá mientras usted ama solo a uno.

~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

 
Adaptado de un capitulo en el libro de Francis Frangipane Spiritual Discernment and the Mind of Christ  (aun no disponible en español)
A la venta en
www.Arrowbookstore.com



~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~


Por favor siéntase en libertad de reenviar este mensaje a otros. Agradecemos el reconocimiento de nuestro sitio en la red. 


Acuerdo de Reimpresión
Se permite la duplicación y re transmisión de estos escritos con la condición de que la fuente completa y la información del sitio en internet del Ministerio Francis Frangipane sean incluidas; a menos que articulo sea un extracto de un libro de otro editor. De ser así, por favor póngase en contacto con el citado editor para obtener el permiso de reimpresión. De igual manera las publicaciones que son puestas a la venta necesitan permiso escrito. Finalmente, de ninguna manera el material puede ser tomado fuera de contexto para calumnia o para difamar este ministerio.
 www.frangipanehispano.org

 


Derechos de Autor 2013 Francis Frangipane
Todos los derechos reservados

 Traducción y Edición Gabriela Rabellino