De pie tras nuestra pared - Parte 2



Encontrando a nuestro amado
A pesar que las Sagradas Escrituras nos dicen que somos uno con Cristo, la sensación de distancia que a menudo sentimos entre Jesucristo y nosotros subsiste.  Quizá usted le dijo en oración, “Señor tu dijiste que estarías con nosotros por siempre pero yo me siento separado de Ti.

Así, la pregunta no puede ignorarse: Si Cristo esta dentro de nosotros, ¿Cómo podemos encontrar la llama viva de Su Presencia? En el Cantar de los Cantares, a esta búsqueda por encontrar el lugar secreto de Su presencia, se le da una maravillosa expresión. La novia dice, “¡La voz de mi amado! He aquí él viene. Saltando sobre los montes, Brincando sobre los collados. Mi amado es semejante al corzo,  O al cervatillo.” (Cantares. 2:8-9 RVR-60).

Este es nuestro Señor, ¡lleno de vitalidad! El “salta sobre los montes, y brinca sobre los collados”. Verlo sobre las montañas es contemplarlo de lejos. El está todavía distante. ¿Cómo vivimos en el sentir de Su presencia morando en nosotros momento a momento? Y todavía preguntamos, “¿Donde dentro de mí, estas Señor?”

La novia continúa,

" Helo aquí, está tras nuestra pared, Mirando por las ventanas, Atisbando por las celosías”.  (Cantar de los Cantares 2:9).

Podemos estar seguros que Cristo mora en nosotros; pero Él está de pie detrás de nuestras “paredes”.  ­­ ¿Que paredes? Las paredes que levantamos son consecuencia de nuestras mentes no renovadas y corazones endurecidos --- las paredes que nuestros temores edifican y las barricadas de nuestras actitudes carnales, pecados y distracciones mundanas.

Pero aun así estas barreras pueden ser eliminadas. De acuerdo al grado en que son quitadas, poseemos la unidad funcional con Cristo; experimentamos verdadero progreso espiritual.

Removiendo las Paredes
Ahora mismo, comencemos a quitar esas barreras.  Imagínese que, aun mientras usted está leyendo, el Señor mismo silenciosamente entró a una habitación contigua. Usted mira, y de pronto la habitación se vuelve viva y vibrante, brillando con ondas de luz. Sus sentidos espirituales son inundados con temor santo, luz viva penetra en usted y desciende a su corazón, iluminando la verdadera condición de su alma. Mi pregunta es: Sabiendo que el Hijo de Dios está en la habitación, ¿entraría usted a ella?

Si no pudiera usted ir hacia la habitación, ¿Cuál sería la razón? Es porque siente que le ha fallado al Señor demasiadas veces, así la vergüenza se ha convertido en una “pared” entre usted y Cristo. Si el temor lo mantiene alejado, entonces el temor es la barrera entre Dios y usted. Si un corazón no arrepentido esta impidiéndole su intimidad con Cristo, entonces el pecado en su corazón es la causa de su aislamiento.

Recuerde, los puros de corazón ven a Dios (Ver Mateo 5:8). Si nos arrepentimos de nuestras actitudes equivocadas y pecados; si, en lugar de vergüenza y temor, nos vestimos con los mantos de alabanza y salvación, las barreras entre nosotros y el Señor serán eliminadas.

Pero permítame hacerle una segunda pregunta: ¿Cómo entraría a usted a la presencia de Cristo?

Es mi opinión que no tomaremos nuestros panderos y danzaremos en Su Gloria. No. Cuando los más grandes apóstoles y profetas Le contemplaron, Su presencia hizo que cada uno cayera como hombre muerto delante de Él. Para mí, sería con gran temblor que me acercaría a la habitación de Su presencia. Postrado sobre mi rostro, me abriría camino poco a poco.

¿Cómo podemos romper la sensación de distancia entre Cristo y nosotros?  De la misma manera que nos arrepentimos del pecado y la vergüenza antes de entrar a la habitación, volvamos nuestra mirada hacia Su Gloria viva. En reverente obediencia, entremos al fuego de Su presencia. En verdad, Él está más cerca que en el cuarto contiguo.

Ahora mismo, Él está de pie tras nuestra pared.

Señor Jesús, Quito la pared creada por mis temores, pecado y vergüenza. Maestro, con todo mi corazón deseo entrar a Tu Gloria, permanecer en Tu presencia y amarte. Recíbeme ahora mientras me postro ante Tu Gloria.

El mensaje que antecede fue adaptado de un capitulo en el Libro de Francis, Me buscarán y Me hallarán, publicado en español por Editorial Desafío-. Disponible a la venta en Arrow Publications Inc.


~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

Acuerdo de Reimpresión
Su interés en duplicar y re enviar este material es un gozo para nosotros. Solo le pedimos que provea la información del sitio en la red de los Ministerios Francis Frangipane. Como única excepción si el artículo es en realidad un extracto de un libro publicado por otra editorial. En este caso ellos nos han pedido ser nombrados como referencia. Finalmente, cualquier pregunta sobre las enseñanzas de Francis Frangipane puede ser enviada a mensajes@frangipanehispano.org.

Francis Frangipane Derechos de Autor 2013
Todos los Derechos Reservados

ICIT En Español - Escuela en Línea
www.frangipanehispano.org


No hay comentarios.:

Publicar un comentario