Indulto para un pueblo impenitente

(English)
Moisés envió doce espías a Canaán a traer un informe sobre la tierra. Al regresar, diez dijeron que, a pesar de que la tierra era buena, Israel seguramente sería derrotado por sus habitantes. Aunque Josué y Caleb argumentaron que ciertamente Israel podía expulsar a sus enemigos, el pueblo gimió, se quejó, y se rebeló, aún buscando apedrear a Josué y Caleb y volver con nuevos líderes a Egipto. La ira del Señor se encendió contra ellos y amenazó con traer juicio (Núm. 13-14).


Fielmente, una vez más Moisés intercedió:

“Ahora, pues, yo te ruego que sea magnificado el poder del Señor, como lo hablaste, diciendo: “Jehová, tardo para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable; que visita la maldad de los padres sobre los hijos hasta los terceros y hasta los cuartos” (Núm. 14:17-18).

Tal como había orado Abraham siglos atrás, Moisés se enfocó en dos cosas: la integridad del Señor y Su gran misericordia. Cuando la escritura dice que Dios “de ningún modo tendrá por inocente al culpable (v. 18), habla de aquellos que pecan pero no se arrepienten.  Sin embargo, incluso en tales circunstancias, el Señor es capaz de ser persuadido.

Recuerde, los Israelitas se habían rebelado; ni siquiera eran conscientes de que su pecado los había colocado en el umbral de la ira de Dios. Por un lado, el Señor miró a una nación impenitente, pecaminosa, y por el otro lado, Él vio a un hombre, Moisés, orando. A pesar de que el profeta reconoció que el Señor no “tendría por inocente al culpable”, aun Moisés oró que Dios perdonara a Israel: " Perdona ahora la iniquidad de este pueblo según la grandeza de tu misericordia, y como has perdonado a este pueblo desde Egipto hasta aquí” (Núm. 14:19).

Observemos con admiración la respuesta del Señor a la oración por misericordia de Moisés. Él dijo: "Yo les he perdonado conforme a tu palabra" (v. 20). ¡Increíble!

Tres millones de israelitas no se habían arrepentido, ni rasgado sus corazones, ni confesado sus pecados a Dios o los unos a los otros. Ni uno solo de los que habían pecado poseía un espíritu quebrantado y contrito. Sin embargo, el Señor dijo: "Yo les he perdonado". Esta respuesta es absolutamente increíble para mí. El Señor concedió el perdón a Israel, “conforme a la palabra de Moisés”. ¡Estremecedor!

Un hombre con el favor de Dios trajo misericordia a tres millones de personas quienes no se habían arrepentido.

Pero después, en caso de que podamos pensar que este es un tipo de gracia fácil, el Señor reafirmó Su propósito para todas las naciones, comenzando con Israel. El dijo, “pero ciertamente, vivo yo, que toda la tierra será llena de la gloria del Señor” (v. 21).

La integridad del Señor no es negociable. El dijo, en efecto, “Aunque perdone, no voy a cambiar Mis planes. El mundo será lleno con Mi gloria.”

 Cuando le pedimos a Dios por misericordia, no estamos pidiéndole que comprometa Sus intenciones o Sus normas. Pedimos solamente que Él perdone los pecados del pueblo, mostrando Su misericordia hasta que pueda cumplir su propósito. En verdad, estamos en total acuerdo con Sus justos juicios. Anhelamos profundamente que Su gloria cubra a América del Norte, del Sur y Central; que corra a través de Europa, África y Asia; que reviva a Israel y toque al Medio Oriente, Australia, y al resto del mundo. Gritamos un rotundo “¡Sí!” al propósito de Dios. “¡Llena la tierra con Tu gloria, Señor!”

Pero también oramos, “Hasta que Tus propósitos sean perfeccionados, revela Tu misericordia. Perdona, Oh Dios, los pecados de Tu pueblo”

¿Necesita una visión del destino final de Dios para su nación? La voz del Señor ha prometido: "Vivo yo, que toda la tierra será llena de [Mi] gloria" (Núm.14:21).  Su nación, formando parte de la tierra, está incluida en el corazón de Dios. Él oirá nuestras oraciones por misericordia, mientras nos extendemos con Él, hacia Su objetivo final.
~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

Este mensaje fue adaptado de un capitulo en el libro del Pastor Frangipane, The Power of One Christlike Life  (El poder de una vida semejante a Cristo) publicado por Arrow Publications, Inc. (No publicado en español)

~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~
 
Acuerdo de Reimpresión
Su interés en duplicar y re enviar este material es un gozo para nosotros. Solo le pedimos que provea la información del sitio en la red de los Ministerios Francis Frangipane. Como única excepción si el artículo es en realidad un extracto de un libro publicado por otra editorial. En este caso ellos nos han pedido ser nombrados como referencia. Finalmente, cualquier pregunta sobre las enseñanzas de Francis Frangipane puede ser enviada a mensajes@frangipanehispano.org.

Francis Frangipane Derechos de Autor 2013
Todos los Derechos Reservados

ICIT En Español - Escuela en Línea
www.frangipanehispano.org



1 comentario:

  1. Maravillosa ensenianza

    Bendiciones desde Uruguay!

    http://encuentroconjesus.org/

    ResponderEliminar