Si no desmayamos



El profeta Daniel advierte sobre un tiempo en el cual Satanás “quebrantara a los santos del Altísimo” (Dan. 7:25). Como ocurrirá esto en las últimas horas de esta era, está por verse, pero esta batalla ya está ocurriendo hoy en día. El efecto final de lo que parecen ser retrasos sin fin es que los creyentes son agotados.

¿Conoce a alguien que está agotado de su batalla? ¿Usted mismo está agotado?  Yo conozco a muchos que parecen atrapados en situaciones que deberían haberse solucionado meses e incluso años atrás, pero la batalla contra ellos continúa. Situaciones y personas, con frecuencia impulsadas por resistencia demoníaca, se paran oponiéndose al progreso del pueblo de Dios. Como resultado de la constante oposición demoniaca, muchos cristianos gradualmente aceptan una silenciosa, mas pesada, opresión sobre sus almas.

 Esta batalla para agotar a los santos puede tener sus raíces en conflictos con hijos o cónyuges, quizá sea algún asunto sin resolver o de división dentro de su iglesia. Puede tratarse de un conflicto en el trabajo o una batalla en el área de la salud, que continúa y se prolonga vez tras vez. Como un ladrón hábil y magistral, el enemigo roba todos los días la alegría, fuerza y pasión de los cristianos, y muchos ni siquiera se dan cuenta de que o cuánto han perdido.

La dimensión en realidad es más grande que nuestros problemas personales. Tenga en cuenta los diversos conflictos en el mundo. Algunos han continuado durante generaciones. Podemos entender por qué, incluso en medio de una gran adoración y alabanza por parte de los redimidos, hay un lugar bajo el altar en el cielo donde los santos siguen preguntando, "¿Hasta cuándo, Señor?" (Apocalipsis 6:10). Cincuenta y ocho veces en la Biblia, de principio a fin, la frase hasta cuando surge desde aquellos que se cansaron de esperar.

A veces las demoras son ordenadas por Dios a fin de perfeccionar la fe y el carácter. Por otro lado, hay también ocasiones cuando Satanás busca resistir el cumplimiento de los planes de Dios hasta que desmayamos y renunciamos. Satanás es el dragón cuyo objetivo es continuar arrastrando la batalla con agotadores retrasos y que drenan. Él persiste hasta que nos desgastamos, nos rendimos y dejamos de orar.

Además, cuando las situaciones van más allá de conclusiones razonablemente previsibles, el cansancio del alma también puede exacerbar la situación original, dando lugar a reacciones carnales o simplemente a reacciones exageradas, que también necesitan resolución. Perdemos la paciencia, buscando eventualmente alivio en lugar de victoria. Esto compromete las normas de Dios y la conciencia.

Perseverancia
Hay una razón por la que el libro de Apocalipsis menciona la palabra perseverancia siete veces. Una y otra vez vemos a aquellos que perseveraron y vencieron. Una cosa es tener visión, otra tener motivos piadosos, pero ninguno de ellos nos van a llevar por si mismos hacia nuestros objetivos. Tenemos también que perseverar.


La raíz de la palabra perseverancia es la palabra severa. Debemos enfrentar el hecho de que en el camino a la victoria nuestras pruebas pueden volverse severas. Del mismo modo, es con severa fe --- constancia severa o extrema --- que heredamos las promesas de Dios (Heb. 10:36). Santiago nos dice: "Hermanos míos, tened por sumo gozo, cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna." (Santiago 1:2-4).

Resistencia. Perseverancia. Constancia. Estas son las cualidades que dan lugar al carácter, que transforman la doctrina de Cristo en una forma de vida. "Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos." La clave de la verdadera madurez, de una vida a la que "no le falta cosa alguna", es la perseverancia.

Carácter antes del Irrumpimiento
Hemos mencionado anteriormente a Daniel como un profeta que advirtió sobre la estratagema de Satanás para desgastar a los santos. Dios le dio una visión del fin del mundo. Esto es lo que escribió: "Miraba yo que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía" (Daniel 7:21). Esta es la naturaleza de la batalla. Hay momentos en que sentimos que la guerra arrecia contra nuestras almas, dominándonos. Pero el profeta dijo que la sensación abrumadora continúa solo "hasta que vino el Anciano de Días, y  juicio fue pasado a favor de los santos del Altísimo, y llegó el tiempo cuando los santos tomaron posesión del reino" (v. 22).

Hay un principio aquí que, una vez entendido, conducirá a la victoria en nuestras batallas. Inevitablemente, llegará un momento en que nos sentiremos abrumados. Sin embargo, si nos mantenemos firmes, si subimos más alto en Dios, si nos negamos a perder la confianza en Dios, llegará un momento en que el Anciano de Días, entrara en nuestras circunstancias. Mirando a nuestro nuevo desarrollado carácter, el que se ha fortalecido a través de la perseverancia, Él pasara juicio a favor de nuestra causa. Dios mira nuestro carácter, forjado en el fuego de dominantes retrasos y la batalla, y dice: "Bien, esto es lo que yo esperaba."

Sea cual sea su batalla, si usted está orando por su país o de pie por sus hijos, si su clamor es por los perdidos o por la finalización de un conflicto local o personal, recuerde: no es suficiente con sembrar las semillas adecuadas ni siquiera tener la tierra adecuada. Solamente segaremos, " si no desmayamos" (Gálatas 6:9).

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


El extracto precedente ha sido tomado del libro Alístese junto al Señor de los Ejércitos, por el Pastor Frangipane.



~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Siéntase en libertad de re enviar este mensaje; el reconocimiento de nuestro sitio en la red será grandemente apreciado.

Acuerdo de Reimpresión
Su interés en duplicar y re enviar este material es un gozo para nosotros. Solo le pedimos que provea la información del sitio en la red de los Ministerios Francis Frangipane. Como única excepción si el artículo es en realidad un extracto de un libro publicado por otra editorial. En este caso ellos nos han pedido ser nombrados como referencia. Finalmente, cualquier pregunta sobre las enseñanzas de Francis Frangipane puede ser enviada a mensajes@frangipanehispano.org.

Traduccion y edición:
Gabriela Rabellino
 



2 comentarios:

  1. Es hasta hora que tengo frente a mis ojos una clara explicacion y conceptualizacion del tema y signficado de "perseverar". Agradezco a DIOS el permitirme leer este contenido. DIOS lo siga bendiciendo abundamente. Saludos desde Guatemala

    ResponderEliminar
  2. Estimado Manuel,
    Muchas gracias por su nota y por compartir con nosotros.
    Damos gloria a Dios.
    Recibimos su bendición y oramos aun mayor sobre su vida.
    Saludos desde aquí también.
    Paz

    ResponderEliminar