Cuando el fruto está ,maduro

(English)
Por cierto, el periodo anterior al regreso de Cristo será difícil y peligroso. Las Escrituras nos advierten que la voz de Dios hará temblar todas las cosas, cosas en los cielos y cosas en la tierra. Todo lo que pueda ser conmovido, lo será y removido (Heb 12:27).

Aun así, en el calendario de Dios hay más que simplemente juicios en aumento y el rapto.  Habrá asimismo un avance y un significativo aunque parcial re establecimiento del reino de Dios (Dan 2:44;Mat 24:14; Mat 13). Un pueblo espiritualmente maduro servirá como vanguardia de Su reino.  Antes de que el Señor sea glorificado en la tierra, El será glorificado en la iglesia (ver Isaías 60:1-3; Efesios 5:27).  Ciertamente, el alcanzar una madurez semejante a Cristo en aquellos que van en pos del Señor no será algo secundario en el panorama general de los eventos de tiempo final; será la atracción principal.

 Escuche con atención lo que Jesús enseñó. Dijo:

"Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra; y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo. Porque de suyo lleva fruto la tierra, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga; y cuando el fruto está maduro, enseguida se mete la hoz, porque la siega ha llegado" (Marcos 4:26-29).

 Jesús comparaba el reino de Dios a un granjero esperando la maduración de Su cosecha. Durante la estación de cosecha, los granjeros se preocupan por dos cosas básicas: la cantidad y la calidad de la cosecha. Yo viví en el este de Iowa.  Algunos campos de maíz y de soja, que tal vez empezaron fuertes, fallan o no crecen lo suficiente, debido a inusuales temperaturas altas o bajas, o por falta de lluvia. Como resultado, los granjeros roturan sus campos porque la cosecha no llegó a la madurez. No había "grano lleno en la espiga".

 De la misma manera que un granjero no va a cosechar espigas sin que el grano esté maduro, así Dios está buscando un grano de seguidores de Cristo que hayan alcanzado la madurez espiritual.  Dios va tras la completa madurez no simplemente números. Tenga en cuenta: Jesus dijo, "cuando el fruto está maduro, enseguida se mete la hoz." El regreso de Cristo no se trata de un cierto “día u hora,” porque es la medida espiritual de la cosecha lo que impulsa el gran despliegue de los grandes acontecimientos de los últimos tiempos. Vea, Dios no está mirando Su reloj; El está mirando Su fruto.

 ¿Qué es la madurez espiritual? Recuerde las   palabras de Pablo. El escribió, "estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta" (2ª Corintios 10:6). ¿Cómo es la obediencia perfecta? Se ve cuando los creyentes están "llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo" (2ª Corintios 10:5). Nuevamente, Dios está buscando que la semejanza a Cristo madure en nosotros mientras nos acercamos al final de los tiempos. De hecho, nuestra maduración puede en realidad apresurar la venida del Señor (2ª Pedro 3:12).

 "El hombre a imagen de Dios" es una idea-semilla, en los propósitos del Todopoderoso desde antes del comienzo de los tiempos (Génesis 1:26). El soltar de la ira divina no es la prioridad del Padre. No significa en manera alguna que pensemos que somos dioses o que tomamos el lugar de Cristo; significa que Cristo verdaderamente ha tomado nuestro lugar (Gálatas 2:20). Así es como se ve el "grano lleno en la espiga": madurez a semejanza de Cristo.

 Durante demasiado tiempo hemos dado por sentado que el enfoque del Padre era únicamente el tamaño de la cosecha. Por supuesto, la cantidad de personas es clave: "la plenitud de los gentiles" tiene que entrar al reino (Romanos 11:25).  No obstante, el Todopoderoso no quiere solamente cantidad: El anhela madurez espiritual.

 Así, el Señor no está mirando el calendario pensando, "Oh, es el año 2013 (o 2020, etc.). Tengo que destruir el mundo en esa fecha." No. Un granjero no recoge la cosecha sin antes recorrer los campos, tomando muestras de grano y examinando la integridad y densidad del grano antes de empezar la cosecha. Nuevamente, la madurez del fruto determina el día de la cosecha.

 Hay tantos cristianos congelados en la inmadurez espiritual. Se ofenden fácilmente, a menudo se distraen, no oran y no tienen una disciplina espiritual. Pensamos que Dios solo quiere que estemos esperando, sin embargo Él está buscando más.  El apóstol Pablo dijo que el objetivo de Dios en la iglesia es que “todos lleguemos a la unidad de la fe y del pleno conocimiento del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13 hblh).

 Ahora mismo, hay una semejanza a Cristo en aumento teniendo lugar en la vida de los creyentes alrededor del mundo. Ellos viven en India, China, África y Sudamérica, Europa y Norte América, y aun en lugares más allá. Sí, son como un pequeño rebaño, sin embargo “a cara descubierta" está "mirando... la gloria del Señor” y está siendo "transformado de gloria en gloria en la misma imagen" (2ª Corintios 3:18). Cuando el fruto esté maduro, el Padre meterá Su hoz porque la cosecha ha llegado.

 Oremos:
Señor Jesús, mientras continuas buscando plenitud espiritual en la cosecha, ayúdame a crecer a la plena estatura, que pueda realmente representar una planta que ha crecido a Tu imagen.


~~~~~~~~~~~


Adaptado del programa de estudio del Centro de formación a imagen de Cristo. Disponible en www.frangipanehispano.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario