La fortaleza de la semejanza a Cristo - Parte 1


(English)
La victoria comienza con el nombre de Jesus en nuestros labios. Se consuma por Ia naturaleza de Jesus en nuestro corazón.

Hay una época, cuando el Señor nos llama a derribar las fortalezas del infierno sobre nuestras iglesias y sobre nuestras comunidades. Sin embargo, también hay otra época cuando comprometernos en mucha batalla es una distracción de nuestra obediencia a Dios. Jesus derroto a Satanás en Getsemaní y en la cruz, no al atacarlo directamente, sino al cumplir el destino para el que había sido llamado al Calvario. La más grande de las batallas que nunca jamás se haya ganado, se realizo con la muerte aparente del vencedor, sin siquiera una palabra de reprensión contra su adversario. Al príncipe de este mundo se le juzgo, y a sus potestades y principados se les desarmo, no al enfrentarlos en batalla directa, sino mediante la rendición de Jesucristo en la cruz.

 

Hay ocasiones en que nuestras batallas contra el diablo, no son en verdad sino distracciones frente a los más altos prop6sitos de Dios para nuestra vida. Intercesores y capitanes de batalla espiritual, tomen nota: hay un demonio cuyo objetivo es atraer nuestra mente al infierno. Su nombre es "Enfoque Erróneo". Si continuamente vemos espíritus malignos en la gente o en el mundo físico que nos rodea, en realidad, quizás estemos luchando contra este demonio. Su meta final es producir enfermedades mentales en los santos que trabajan en liberación. Escúchese  esto cuidadosamente: no somos llamados a enfocarnos sobre la batalla o sobre el diablo, excepto cuando esa batalla es un obstáculo para nuestra inmediata transformación espiritual hacia la semejanza de Cristo. Nuestro llamamiento se debe enfocar en Jesus. La obra del diablo, por otra parte, es hacer que retiremos nuestros ojos de Jesus. La primera arma de Satanás incluye distraer nuestros ojos de Cristo. Volvámonos a Jesus y casi inmediatamente terminara la batalla.

 

Una vez conocí a un hombre dueño de una compañía de discos, Además de dirigir las labores de grabado, pasaba muchas horas en la edición, mientras escuchaba la "matriz" del disco de donde se imprimirían todas las otras grabaciones. Con el curso de los años sus oídos se hicieron peritos en captar los "chasquidos y crepitaciones" que se debían eliminar del disco matriz. Un día le dije que pensaba como seria de agradable trabajar con música. Su respuesta fue muy ilustrativa, pues respondió: "Vea usted, no he escuchado música por años. Cuando en casa conecto mi estéreo, no importa que disco suene, todo lo que oigo son ruidos e imperfecciones".

 

Así como sus pensamientos se inclinaban solo a las imperfecciones musicales, del mismo modo Enfoque Erróneo hará orientar nuestros pensamientos continuamente hacia el enemigo. De pronto, todo cuanto veamos han de ser diablos y demonios. El verdadero "discernimiento de espíritus" es un don equilibrado que nos capacita para reconocer en forma clara, por lo menos, tanto los espíritus angélicos como los diabólicos. Las manifestaciones adecuadas de este don, tienen una influencia y un foco mucho más positivos que aquello que de manera tan común se disfraza con el nombre de discernimiento.

 

El ministerio de Eliseo en 2ª de Reyes da un ejemplo de equilibrio correcto en el discernimiento. El ejército sirio había rodeado una ciudad en Israel, y esto causo mucha consternación en el criado del profeta. Para calmar su temor, Eliseo pidió que los ojos de este hombre se abrieran. Con el objeto de animarlo, le dijo: "...No tengas miedo, porque mas son los que están con nosotros que los que están con ellos" (2 Reyes 6:16). Como respuesta a la oración del varón de Dios, se abrieron los ojos del criado, y este pudo ver lo que contemplaba Eliseo: "...he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo" (2 Reyes 6:17).

 

En la guerra espiritual, la batalla nunca se limita a un asunto humano de "nosotros frente a ellos". Siempre incluye "los que están con nosotros" contra "los que están con ellos". El discernimiento verdadero siempre está consciente por completo de la enorme multitud de ángeles leales a Dios, como lo está de la actividad del ámbito demoniaco. También tiene plena conciencia que las huestes angélicas de nuestro lado son mucho más fuertes y más numerosas que las enemigas. Recordemos: si fallamos en "oír la música" en nuestros momentos de batalla, nuestro discernimiento, en el mejor de los casos, es incompleto.
 

Debemos aprender que, a nivel personal, es mejor desarrollar virtudes piadosas que pasar nuestros días en oración contra el diablo. Naturalmente, el gozo del Señor echa fuera los espíritus de depresión. Es nuestra fe viviente que destruye los espíritus de incredulidad; y el amor activo expulsa el temor. La vía a la fortaleza del Todopoderoso es simple: "La victoria comienza con el nombre de Jesus en nuestros labios. Se consuma por la naturaleza de Jesus en nuestro corazón".
 

Adaptado del libro de Francis Frangipane Los tres campos de la lucha espiritual. Disponible en Arrowbookstore. 

~~~~~~~~~

 
Siéntase en libertad de re enviar este mensaje; el reconocimiento de nuestro sitio en la red será grandemente apreciado

 

Acuerdo de Reimpresión
 Su interés en duplicar y re enviar este material es un gozo para nosotros. Solo le pedimos que provea la información del sitio en la red de los Ministerios Francis Frangipane. Como única excepción si el artículo es en realidad un extracto de un libro publicado por otra editorial. En este caso ellos nos han pedido ser nombrados como referencia. Finalmente, cualquier pregunta sobre las enseñanzas de Francis Frangipane puede ser enviada a mensajes@frangipanehispano.org


 
Francis Frangipane Derechos de Autor 2013
Todos los Derechos Reservados

www.frangipanehispano.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario