Cristo: El propósito de la vida


Hay varios que han sentido que el Señor les impulsaba a inscribirse en el Programa de Formación a Imagen de Cristo, mas aun por diversas razones, no lo han hecho. Entre aquellos que han enfrentado obstáculos, algunos tienen un significativo llamado sobre sus vidas.  Y aunque ese llamado pueda no ser todavía aparente para otros, esté seguro que la intención del Espíritu Santo es usarlo de manera significativa. Este programa será parte integral de su preparación. Si su espíritu se siente identificado con lo que estoy diciendo, por favor considere en oración inscribirse para el periodo de clases que está por comenzar. Estaremos extendiendo el periodo de inscripción hasta el 1º de abril de 2013.

Que este “Domingo de Resurrección”, el día que celebramos la ascensión de nuestro Señor, marque en usted una fresca señal de resurrección hacia la conformidad con Jesucristo. 

~~~~~~~~~~~~

Programa a Imagen de Cristo

¿Qué tenía en mente Jesus para Sus discípulos cuando comenzó Su ministerio? ¿Cuál era Su objetivo sagrado? Estoy absolutamente convencido que Cristo no solamente vino a buscar y salvar al perdido, sino que en un más alto nivel vino a replicarse en nosotros. Y sea que estemos apenas comenzando nuestro viaje espiritual o que seamos probados siervos de muchos años, el verdadero cristianismo no es nada menos que la viva manifestación de Cristo en y a través de nosotros (Gal. 2:20).

Nuevas clases de nivel I comienzan el 5 de abril
Inscripciones extendidas hasta el 1º de abril de 2013
El Programa de Formación a Imagen de Cristo es un curso en línea de seis meses desarrollado por el Pastor Frangipane. Está basado en 40 años de buscar a Dios, estudio y revelación. Estas son verdades que rompen cadenas y nos conducen a un poderoso caminar cristiano.
El Programa provee enfocada formación en cuatro etapas esenciales del desarrollo espiritual:
La visión de alcanzar la semejanza a Cristo,
Poseyendo la humildad de Cristo,
Desarrollando una vida de oración poderosa
y volviéndonos uno con otros creyentes en Cristo.
El Programa de Formación a Imagen de Cristo llega directamente a su casa por correo electrónico y mensajes de audio – esto último cuando corresponda- y está diseñado para elevar su enfoque hacia la verdadera presencia de Jesucristo. El curso completo no solamente incluye 44 lecciones y 39 mensajes de audio (audios solo disponibles en ingles y por tanto a aquellos con habilidad bilingüe), sino que el estudiante con discernimiento encontrara realmente al Señor utilizando las lecciones semanales para generar oportunidades que profundicen las verdades encontradas en el programa.
 
Para aquellos actualmente limitados en sus recursos, la versión de texto completa está disponible en forma gratuita. Elija la opción Plan Gratuito al completar el formulario de inscripción.

Testimonios de otros estudiantes 

Por mas información sobre todos nuestros programas de formación comience en www.frangipanehispano.org y lea primero la pagina de Nivel I y luego la pagina de Matriculas para acceder a la lista completa de planes. 


1.       Vaya a www.frangipanehispano.org.  Elija en la barra superior del
          menú Escuela en línea y lea la página de Nivel I y la página de
          matriculas.
2.       Elija el plan en el cual desea inscribirse.
3.       Complete el formulario de inscripción.
4.       Envíe en línea la inscripción – al oprimir enviar en el formulario una
          vez completado – antes del 1º de abril. Las clases comienzan el 5 de
          abril de 2013.





Cuando se cumpla la pascua en el reino de Dios


(English)
¿"Pascua actual” o “Pascua”?

Todos sabemos que la iglesia primitiva no celebraba la Pascua con caramelos de goma, conejos de chocolate y pollitos de malvavisco. Sus hijos nunca fueron a una búsqueda de huevos de Pascua. Los cristianos primitivos celebraron el Nuevo Pacto que fue cumplido por Jesucristo en la Pascua primera.

 La palabra “Easter” (utilizada hoy día en muchos lugares) en realidad proviene del anglosajón  Eastre, la diosa de la primavera. Al expandirse el Cristianismo, se tornó en una regla de la iglesia el no deshacer feriados pagados, sino en cambio inyectar significado Cristiano a las celebraciones. Obviamente, los huevos de colores, los conejos y pollitos no eran símbolos de la resurrección sino de hecho parte de los ritos paganos de fertilidad celebrados durante la primavera.

 A pesar que la mayoría de los cristianos, incluido yo mismo, todavía nos referimos a la estación de la resurrección de Cristo como “Easter”, en mi corazón miro más allá de las tradiciones seculares y gentilmente llevo la atención de todos hacia el gran milagro: la resurrección de Cristo.

 Celebración de la Pascua por parte de la Iglesia
Si bien podemos perdonar y cubrir tradiciones no bíblicas en amor, no podemos permitir que nuestras tradiciones oscurezcan la profunda verdad de la Palabra de Dios. La iglesia primitiva tenía importantes razones por las que celebraban la fiesta de la Pascua. Esta tradición anual no era solamente conmemorativa; sino también profética en su naturaleza.  Y mientras podríamos esperar que los discípulos Judíos celebraran la Pascua, también lo hicieron los creyentes Gentiles. Vemos esto claramente en la carta de Pablo a los Corintios. El escribió, “nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada… Así que celebremos la fiesta” (1 Cor. 5:7-8). 

A estos Gentiles Corintios Pablo les instó a celebrar la Fiesta de Pascua Judía. Pero los gentiles no apegaron a los rituales del antiguo testamento como lo hicieron los judíos. Antes bien, se posicionaron frente a la fiesta desde su perspectiva espiritual, enfocándose en los “panes sin levadura de sinceridad y verdad” (v. 8). 

En realidad, la iglesia cristiana mantuvo la Pascua, no solamente en recuerdo del la liberación de Israel de Egipto, sino en conmemoración de lo que Cristo – su Pascua- cumplió en liberar a la humanidad del pecado.

El Antiguo Testamento, con todo su poderoso valor intrínseco y literal, en realidad fue una sombra de lo que Cristo cumpliría en favor de Sus seguidores.  Recuerde, las fiestas eran la sombra de algo mayor que ellos mismos. Pablo dijo “la realidad se halla en Cristo” (Col. 2:17 NVI). Así es absolutamente notable que, de todos los días en el calendario anual, Cristo, el Cordero de Dios, murió en la Pascua. Casi al mismo momento que el sumo sacerdote estaba ofreciendo un cordero por los pecados de los Judíos, ¡Dios ofrecía a Su Hijo por los pecados del mundo! En la cruz fue el Cordero de Dios quien vino a “quitar los pecados del mundo.” Es la sangre de Cristo que nos protege hoy de la misma manera que la sangre en los postes simbolizó la protección de Dios para Israel en Egipto.

El cumplimiento del reino
Mas aun, hubo más sobre la realidad del Nuevo Pacto que el Señor refirió a Sus discípulos. El dijo, “! Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca!  Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios" (Lucas 22:15-16). 

Hay otro gran cumplimiento asegurado por Cristo en la Pascua. Una época vendrá en medio de la secuencia de eventos del tiempo final cuando Cristo celebre la Pascua con nosotros en el reino de Dios.

Habrá un tiempo cuando aquellos que verdaderamente son de Cristo, quien han “comido” la carne del Cordero y participado de Su pacto de sangre, están divinamente protegidos durante la secuencia de juicios del tiempo final. Sea que usted crea en el pre o post arrebatamiento, Dios no ha destinado para nosotros la ira. La Pascua del Reino, cumplida por el Cordero de Dios, nos coloca bajo la eterna protección del Omnipotente.

De cualquier forma en que se cumplan las palabras de Jesús, exijámonos participar de todo el Cordero y no solamente mordisquear los versículos reconfortantes. Apliquemos diligentemente la sangre del Cordero sobre los postes de nuestros corazones, al igual que sobre nuestras familias y seres queridos. E incluso mientras el mundo a nuestro alrededor continua su carrera hacia el pecado y el juicio, afirmémonos mirando en cambio hacia el reino de Dios.  Porque el tiempo está viniendo cuando celebraremos la Pascua con Cristo en el reino de Dios.

~~~~~~~~~~

Siéntase en libertad de re enviar este mensaje; el reconocimiento de nuestro sitio en la red será grandemente apreciado. 

Acuerdo de Reimpresión
Su interés en duplicar y re enviar este material es un gozo para nosotros. Solo le pedimos que provea la información del sitio en la red de los Ministerios Francis Frangipane. Como única excepción si el artículo es en realidad un extracto de un libro publicado por otra editorial. En este caso ellos nos han pedido ser nombrados como referencia. Finalmente, cualquier pregunta sobre las enseñanzas de Francis Frangipane puede ser enviada a mensajes@frangipanehispano.org.

Traducción y Edición Gabriela Rabellino
www.frangipanehispano.org

Manifiesta en nuestra carne mortal

                                             
¿Que tenía en mente Jesus para Sus discípulos cuando comenzó Su ministerio? ¿Cuál era Su objetivo sagrado?  Estoy absolutamente convencido que Cristo no solamente vino a buscar y salvar al perdido, sino que en un más alto nivel vino a replicarse en nosotros. Y sea que estemos apenas comenzando nuestro viaje espiritual o que seamos probados siervos de muchos años, el verdadero cristianismo no es nada menos que la viva manifestación de Cristo en y a través de nosotros (Gal. 2:20). De hecho, nuestro destino no encuentra una base segura hasta que la real vida de Cristo emerge a través de nosotros.

Cuando hablo de Cristo, me refiero a Su mansedumbre, Su amor y Su intención redentora. Estoy hablando de Su poder y Su profunda sujeción a la voluntad del Padre, la cual produjo Su expansiva autoridad sobre todas las cosas. Y cuando hablo de Cristo en nosotros, no me estoy refiriendo solamente a la correcta ubicación de preceptos teologicos, como si la salvación fuese solamente una prueba de doctrinas.  Nuestras doctrinas son importantes en la medida en que germinan en el carácter y el poder de Cristo que vive en nosotros.

Esta transformación interior y en la semejanza a Cristo de la iglesia, fue la más elevada preocupación de Pablo. Él escribió, “Queridos hijos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto hasta que Cristo sea formado en ustedes" (Gal. 4:19).  Ustedes quienes tienen sustancial hambre espiritual, su alimento debe ser Cristo mismo, vivo en usted, conformándolo a Su imagen.

Considere asimismo las palabras de Pablo a los Corintios. El escribió, “porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal" (2 Cor. 4:11).

Amado, el cristianismo es ¡“la vida de Jesus,…manifiesta en nuestra carne mortal”! 

¿Qué significa esto? Significa que el Espíritu de Jesucristo, el amante y redentor de la humanidad, se revela a través de nosotros. Esta revelación de Cristo es lo único que satisface nuestra búsqueda por conocer la esencia de Dios. Cualquier cosa menor, o que no sea Cristo viviendo en nosotros es mera religión.

No es suficiente con condenar el pecado en el mundo; nuestro motivo debe ser redimirlo.  Jesus dijo, “Como [el Padre] me [envió] al mundo, así yo los he enviado” (Juan 17:18). Somos enviados como Él fue enviado, con la misma misión, la misma visión. Jesus quien murió por los hombres, viviendo nuevamente Su propósito y poder a través de nosotros.

Este mundo, con todo su mal, es la realidad misma que Dios ha elegido para perfeccionar nuestra conformidad a Cristo. Vea, discernir lo que está mal en el mundo requiere de poco crecimiento espiritual, pero ver a nuestras comunidades y barrios transformados requiere que crezcamos en madurez cristiana y visión.

Tenemos que pasar de la condenación del pecado a la entrega de nuestras vidas por los pecadores. Debemos aprender a como perseverar en oración, abrazar el ayuno, y tomar el compromiso de amar hasta que lo malo no sea solamente identificado sino transformado.

Sí, este mundo es perverso, más es el lugar perfecto para que Cristo se manifieste en nuestra carne mortal.


~~~~~~~~~~~




Acuerdo de Reimpresión
Su interés en duplicar y re enviar este material es un gozo para nosotros. Solo le pedimos que provea la información del sitio en la red de los Ministerios Francis Frangipane. Como única excepción si el artículo es en realidad un extracto de un libro publicado por otra editorial. En este caso ellos nos han pedido ser nombrados como referencia. Finalmente, cualquier pregunta sobre las enseñanzas de Francis Frangipane puede ser enviada a mensajes@frangipanehispano.org.

Francis Frangipane Derechos de Autor 2013
Todos los Derechos Reservados


Traducción y edición: Gabriela Rabellino

ICIT En Español - Escuela en Línea
www.frangipanehispano.org