El propósito de Dios


"Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados" (Rom. 8:28).

Incluso antes de venir a Cristo, la frase, "todo ayuda para bien," era un conocido mecanismo de defensa para los males de la vida. Sin embargo, este pensamiento no es una promesa para todos. Lo que quiero decir es que hay muchas cosas en la vida -  cosas horribles - que no están obrando para bien: Millones mueren que no van al cielo. Otros languidecen en prolongada agonía, sufriendo de enfermedades innombrables o trauma físico. ¿Qué del aborto, el tráfico humano y  la adicción a las drogas? ¿Obran estos para bien?

Vea usted,  Romanos 8:28 no es una promesa dirigida a todos. Incluso para los cristianos la promesa no se torna  completamente funcional hasta que aprendamos, en medio de todas las cosas, a "amar a Dios", y en amarlo, abrazamos la vocación de vivir "conforme a Su propósito." Y, en concreto, que es ese  propósito de desciende a los desafíos de nuestra vida, revirtiendo los efectos del mal y obrando bien en cada circunstancia? El próximo versículo en Romanos  explica:

“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos" (v. 29).

Amado, no diluya  este versículo, porque contiene la razón misma de nuestra existencia. El propósito de Nuestro Padre es que “muchos hermanos” alcancen la “imagen de Su Hijo”. Vea, poseer la semejanza a Cristo es la razón de nuestra existencia.

A través de los años he visto un gran número de cristianos flotando por la vida, caminando sonámbulos, sin prestar atención a la visión de la semejanza a Cristo. Están cautivos a  malos hábitos, al pecado y el engaño. En respuesta a esta pasividad, condición, y bajo la inspiración del Espíritu Santo, hemos construido nuestra escuela en línea, Centro de formación a imagen de Cristo. Creo que este programa  es como el arco de un arquero,  que le lanzara a un nuevo nivel en la consecución de su propósito en la vida. Sin embargo, la flecha que determina qué tan lejos y qué tan alto volará,  será su visión y firmeza en el Espíritu Santo.

Por último, el mundo necesita ver y experimentar  cristianos que se manifiesten a la naturaleza de Cristo y demuestren Su poder. Imagínese a Cristo manifiesto a través de nosotros, en nuestras ciudades, en Washington DC, o  en su iglesia local y  comunidad. Creo que en esta misma hora de tinieblas el Espíritu Santo busca llevar muchos hijos a la gloria, y así cumplir el propósito de Dios.


~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

Programa de Formación a Imagen de Cristo

Le invitamos a unírsenos en el comienzo del próximo periodo de clases el 3 de enero. www.frangipanehispano.org. Las inscripciones cierran el 30 de diciembre.

El Programa de Formación a Imagen de Cristo es un curso en línea de seis meses desarrollado por el Pastor Frangipane. Está basado en 40 años de buscar a Dios, estudio y revelación. Estas son verdades que rompen cadenas y nos conducen a un poderoso caminar cristiano.

Para aquellos actualmente limitados en sus recursos, la versión de texto completa está disponible en forma gratuita. Elija la opción Plan Gratuito al completar el formulario de inscripción.

 
Pasos a seguir para la inscripción:   

1.       Vaya a www.frangipanehispano.org.  Elija en la barra superior del
          menú Escuela en línea y lea la página de Nivel I y la página de
          matriculas.

2.       Elija el plan en el cual desea inscribirse.

3.       Complete el formulario de inscripción.

4.       Envíe en línea la inscripción – al oprimir enviar en el formulario una
          vez completado – antes del 30 de diciembre. Las clases comienzan el 3 de
          enero de 2014.
 

Para más información: www.frangipanehispano.org
(elija Escuela en línea en la barra superior)

 

 

 

Cuando lo inmundo se vuelve puro


(English)
Hay misterios insondables sobre la llegada del Mesías a nuestro mundo, realidades que están más allá de nuestra capacidad de comprender: Su concepción divina, la manifestación de los ángeles, la estrella milagrosa que guió a los sabios, etc. Más todavía, hay una realidad que me golpea más profundamente: de entre todos los lugares donde el Hijo de Dios podría haber nacido, Su nacimiento tuvo lugar en la inmundicia de un establo.

 Con millares de ángeles a las ordenes del Todopoderoso, podríamos asumir que el creador del mundo hubiese orquestado un mejor lugar, quizá la casa de un hombre rico o mejor aún, la casa de un rey. Y aun, el escenario del nacimiento de Cristo fue profético respecto a su vida y propósito. Ciertamente, cuando contemplo el mensaje enviado a través del lugar de nacimiento de Cristo, me doy cuenta que Aquel que nació en la inmundicia de un establo no se ofende o siente repugnancia de la inmundicia en mi o en usted.

La Unión de lo Puro con lo Inmundo
Como telón de fondo sobre el tema del lugar de nacimiento de Cristo, tenga en cuenta: el Antiguo Testamento contiene más de 250 referencias a cosas puras e inmundas. En todos los casos el principio es el mismo: cuando algo (o alguien) puro es tocado por algo inmundo, aquello que es puro es contaminado por lo inmundo. El hecho es que, la limpieza estaba directamente relacionada con la santidad de Dios de acuerdo a los versículos en el libro de Levítico.


 Ciertas condiciones de salud podrían hacer que una persona se volviese inmunda, tales como enfermedades de la piel o el flujo de sangre. Cuando alguien era inmundo se les pedía permanecer lejos de sus comunidades hasta que su condición cambiase y la restauración de su salud fuese verificada por un sacerdote.  Los leprosos y con otras enfermedades contagiosas de la piel no eran solo categóricamente impuros sino que en público se les requería que sonaran un timbre mientras a gran vos proclamaban, “¡Inmundo! ¡Inmundo!”  para advertir a otros. (Lev. 13:45).

Sin embargo, cuando Cristo vino a los leprosos, no se retiro; antes bien, ¡los tocó y los sanó! ¡Lo inmundo se volvió puro! ¡Amado, con el Mesías, todo el principio de lo inmundo y lo puro se invierte!, Jesus, quien es puro, no se vuelve inmundo al tocarnos; ¡nosotros nos tornamos puros al tocarle a El! Tal como el Señor le dijo a Pedro,  " Lo que Dios ha limpiado, no lo llames tú impuro" (Hechos 10:15).

Muchas personas no reciben a Cristo simplemente porque están demasiado conscientes de su inmundicia interior. Más aun una vez que aceptamos a Cristo, la morada de Cristo no solamente nos limpia, sino que Su Presencia nos santifica.  ¿Lo ve? Nosotros somos Santos porque Él es santo. Somos limpios porque Su sangre y Su palabra nos limpian. No podemos nunca ser limpios hasta que Cristo more en nuestros espiritus. El dice, “Si no te lavare, no tendrás parte conmigo (Juan 13:8).

En esta estación, independientemente de la suciedad interior que sienta, abra su Corazón a Cristo. Deje entrar al Redentor. Aquel que llego a nuestro mundo en un establo no se ofenderá por su necesidad. Deje que Su pureza lo limpie y sane aquello inmundo en usted.

~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

 

Viendo al Invisible

(English)
Hay momentos cuando, para guiarnos hacia una mayor autoridad y bendición, Dios debe liberarnos del recipiente de nuestras experiencias anteriores. Considere el encuentro de Elias con el Altísimo en el monte de Horeb. Tres señales naturales tuvieron lugar. Pero el Señor no estaba en el viento, el terremoto o el fuego—los cuales eran símbolos conocidos para Elias. El Señor quien causó estas tres poderosas manifestaciones, no estaba en ellas.

Para Elias, las manifestaciones poderosas habían sido señal de la aprobación de Dios. Pero algo nuevo estaba próximo que requería una sumisión fresca al Dios vivo. ¡Una doble porción de poder venia!  Las distintivas características de esta nueva unción no solo se verían en manifestaciones sobrenaturales sino también en mayor sabiduría y compasión.

Un hombre


(English)
La respuesta de Dios a la intercesión misericordiosa

Cuando Abraham fue confrontado con la posibilidad de la destrucción de Sodoma, él no se subió inmediatamente al  vagón en el tren de la " Destrucción de Sodoma", en cambio,  fue delante del Señor y oró por misericordia sobre la ciudad. La oración de Abraham es un asombroso estudio del efecto que tiene en el corazón de Dios un intercesor motivado por misericordia. De hecho, mi objetivo aquí es mirar más allá de este evento y mantener la mirada dentro del corazón de Dios, el cual es revelado en el discurso entre el Señor y Abraham.


Cuando miramos la oración de Abraham, descubrimos el increíble poder que se nos ha concedido en la intercesión.  ¿Y qué es esto? Dios está buscando una razón de misericordia que justifique retrasar o cancelar la ira. No debemos tener en poco este principio, porque en el hay gran esperanza para nuestra tierra también. La razón de misericordia para la dilación se encuentra en la compasiva oración de un intercesor.

Mide a aquellos que adoran


(English)
Al  final de los tiempos  habrá dos tipos de cristianos: aquellos quienes alaban en el atrio interior y aquellos fuera del lugar de intimidad.

“Entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él. Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses.”
—Apocalipsis  11:1-2


En última instancia este versículo está diciendo que  ahora mismo el Espíritu de Dios está midiendo a los adoradores. El está estudiando a aquellos individuos cuyo tesoro esta en el cielo y  quienes permanecen en el atrio interior del templo de Dios.