Tras nuestra hambre


(English)
Hoy en día demasiados cristianos han perdido su hambre por Dios. En vez de venir a la presencia de Dios hambrientos por Su plenitud, nuestros pensamientos permanecen cautivos de búsquedas mundanas y distracciones carnales. En el mejor de los casos apenas tenemos curiosidad por las realidades espirituales, pero no realmente hambrientos

Permítame compartirle una historia que describe lo que quiero decir. Nosotros tenemos una perrita llamada Sophie. A Sophie le encanta la comida. Para ella, comer la comida de la gente es el equivalente culinario a ingresar al Reino de Dios.  Le encanta nuestra comida.  Incluso tiene un versículo bíblico que reclama en fe, “pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos” (Mateo 15:27).


Cuando my esposa y yo compartimos una comida, Sophie se sienta a nuestros pies, guiñando sus ojos, y luego nos mira fijamente (ella cree que su guiñada la hace más simpática). Cualquier poquito de comida que cae al piso, instantáneamente desaparece en su boca. Sin importar cuánto de su propio alimento haya comido ya, siempre tiene hambre por la nuestra.

Nuestro hogar tiene un pequeño cerco fuera de nuestro porche donde Sophie juega. Aunque el cerco demarca el perímetro, siempre hay espacios donde los postes no tocan el suelo.  Si Sophie quiere, puede arrastrarse por debajo del cerco y salir fuera, pero en general no tiene razón alguna para hacerlo. Una vez cada tanto siente curiosidad y  se acerca a la portera, y se detiene allí mientras mira hacia el exterior, pero no sale del perímetro.  

Mas un día, mi esposa decidió darle unas migajas de pan a los pájaros que estaban en un nido del otro lado del cerco. Una hora más tarde, cuando Sophie salió al jardín inmediatamente reconoció el  olor de nuestra comida, el que ubico del otro lado de la portera. En menos de un abrir y cerrar de ojos encontró un hueco debajo del cerco, y  se lanzo al pan del otro lado. No más pan en menos de un minuto.

Mi punto es: el hambre lo llevara a donde  la simple curiosidad nunca ira.

Mi amigo, Dios está buscando personas hambrientas. Bienaventurados los que tienen hambre. Él está buscando personas que verdaderamente Le busquen. De hecho, Él tiene  pan del cielo para nosotros,  que satisface eternamente. No podemos darnos el lujo de instalarnos  en la rutina de una realidad cercada, no cuando Dios tiene alimento eterno preparado para nosotros. Vayamos entonces  tras nuestra hambre  mientras que buscamos la presencia de Dios.

 ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

 

Por favor siéntase en libertad de reenviar este mensaje a otros. Agradecemos el reconocimiento de nuestro sitio en la red.

 

Acuerdo de Reimpresión
Se permite la duplicación y re transmisión de estos escritos con la condición de que la fuente completa y la información del sitio en internet del Ministerio Francis Frangipane sean incluidas; a menos que articulo sea un extracto de un libro de otro editor. De ser así, por favor póngase en contacto con el citado editor para obtener el permiso de reimpresión. De igual manera las publicaciones que son puestas a la venta necesitan permiso escrito. Finalmente, de ninguna manera el material puede ser tomado fuera de contexto para calumnia o para difamar este ministerio.

 www.frangipanehispano.org


Traducción y Edición Gabriela Rabellino

 

Francis Frangipane Derechos de Autor © 2014
Todos los derechos reservados

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario