Amando la Verdad


(English)
“...y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha” (Apocalipsis 14: 5). Llegar a ser sin mancha es ser liberado de la falsedad, del pecado, y del engaño que lo protege.

Sin embargo, este proceso de liberación no se logra si nuestro compromiso con el Señor Jesús tan solo es casual. Tenemos que estar dedicados al camino de la verdad. De hecho cada uno de nosotros ha sido condicionado durante décadas por una forma de vida que ha fortalecido el engaño, además de la incredulidad y el temor.

Los cristianos que automáticamente presumen que son los “escogidos de Dios” se han asegurado a sí mismos que jamás podrían ser engañados. Pero el pensamiento mismo, “Yo no puedo ser engañado” ¡es un engaño en si mismo!  Permanezcamos humildes y no cometamos el error de presumir que ser llamado de Dios y los escogidos de Dios son lo mismo. “Muchos son llamados” enseno Jesus, “pero pocos escogidos” – (Mateo 22: 14). Muchas pruebas esperan a los que son llamados antes de que sean equipados por el Señor y se conviertan en Sus “escogidos”, y ser liberados del engaño no es la menor de ellas.

Vea, nuestra mente natural ha sido moldeada en un mundo en donde el concepto de honestidad tiene que ser sustentado por ley. Dentro de nuestro mundo, el sesgo o la parcialidad de nuestros medios de comunicación, intencionalmente distorsiona los hechos, la publicidad promete lo imposible, y los mundos fantásticos de las películas y las novelas mantienen hechizada a la gente. La mentira impera en todas partes y está presente, de alguna manera, en  todas las áreas de la actividad humana, y debemos aceptar la posibilidad de que aún en las cosas de las cuales estamos seguros, pueden existir elementos o factores de engaño.

No nos damos cuenta de ello, pero necesitamos revelación para conocer la verdad. Personas que parecen ser amables, encantadoras y lisonjeras, han demostrado que son déspotas, crueles y engañadoras. Y debemos admitir que a menudo procuramos parecer mejores de lo que realmente somos.

Este esfuerzo por parecer una cosa, mientras que internamente se es otra, ha creado un mundo en el que la verdad no es visible, un mundo en el cual las cosas que son visibles y claras para unos, son invisibles para otros. El engaño y la confusión lo inundan de tal modo que, a fin de discernir lo que es correcto, las Escrituras nos mandan a “busca” el “amor” y “comprar la verdad” (II Tesalonicenses 2: 10; Proverbios 2: 1-5; 23:23).

Jesús oro: “[Padre], santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17: 17). Estaba diciendo: “Padre, purifícalos de las mentiras y las ilusiones de este siglo mediante tu Palabra penetrante.” En Efesios el apóstol Pablo nos dice que Cristo santifica a la Iglesia “...purificándola en el lavamiento del agua por la palabra... a fin de... que no tenga mancha ni arruga, ni cosa semejante” (Efesios 5: 26-27). 

Entonces, este abrazar al Espíritu de Verdad y  permitir que la Palabra de verdad rompa los modelos de engaño y falsedad en nuestras vidas es el proceso a través del cual nos volvemos semejantes a Cristo –y este proceso comienza en el anhelo cuando no solo escuchamos la verdad, sino cuando la amamos.

~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

Esta enseñanza fue adaptada de un capitulo en el libro del Pastor Francis, La verdad, la santidad y la presencia de Dios. En este momento a la venta a precio promocional en editorial Arrow Publications. www.arrowbookstore.com

 

Acuerdo de Reimpresión
Su interés en duplicar y re enviar este material es un gozo para nosotros. Solo le pedimos que provea la información del sitio en la red de los Ministerios Francis Frangipane.  La única excepción es si el artículo es en realidad un extracto de un libro publicado por otra editorial. Finalmente, cualquier pregunta sobre las enseñanzas de Francis Frangipane puede ser enviada a spanishcomments@frangipane.org. Dios le bendiga mientras va en pos de Su corazón.


Edición en la adaptación del mensaje de hoy: Gabriela Rabellino
Francis Frangipane Derechos de Autor 2014
Todos los Derechos Reservados

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario