El amor como motivación para la guerra


(English)
Jesus sabía que este mundo era un reino bajo asedio satánico. El planeta tierra no es un lugar de paz, sino un reino en guerra. Desde la destrucción de Lucifer y sus ángeles del cielo, hasta la tentación en el jardín del Eden, hasta  Babilonia y la multiplicación de las naciones bajo la influencia satánica, el planeta tierra ha sido un mundo en conflicto. La idea de que, en cierto modo, nuestra era es menos acosada por el mal, es el mayor de los engaños. Debemos pelear si hemos de seguir a Cristo a la victoria.

 

No importa cuán bello parezca el mundo que nos rodea, recuerde que también hubo una serpiente acechando en el paraíso. Si Adán y Eva hubiesen poseído una mentalidad de guerra, nunca hubiesen aceptado las mentiras de Satanás tan frescamente. Asimismo hoy, debemos ser sabios y andar cuidadosamente porque “los días son malos” (Efesios 5:16). Vea usted, Jesus estaba siempre alerta al hecho que vivía en una zona de guerra. No importa lo que estuviese haciendo – si se estaba riendo con los pecadores o si estaba echando fuera demonios, si estaba sanando a los enfermos o entrenando a sus seguidores—debajo de la superficie de sus actividades externas, el interruptor en “modo de guerra” en la mente de Jesus estaba siempre activado.

 

Quiero decir unas palabras para aquellas mujeres que creen que la guerra espiritual es una actividad para “machos” exclusivamente. He escuchado a algunas mujeres decir: “Solo soy un ama de casa, una madre. Yo no tengo un modo guerra”. ¿Si su hijo se enfermase seriamente, no pelearía contra esa enfermedad con todo lo que estuviese a su alcance? Ayunaría y oraría, y lo haria con una actitud de guerra. ¿Si su matrimonio fuese atacado, no iría delante de Dios en ferviente oración? El hecho es que usted sabe como pelear. Pregúntele a su marido si el cree que usted tiene un modo guerra. Solo necesita algo que lo active, porque una vez que comience a moverse en este modo, ¡será peligrosa en el Espíritu Santo!

 

Vea usted, el modo guerra está en todos nosotros. Puede estar pegado a nuestro instinto de supervivencia, pero está más directamente conectado con nuestro amor por la gente. Yo amo a mi nación, entonces guerreo en oración a favor de ella. Debido al amor  por mi familia, yo guerreo en oración a favor de ella. Yo amo mi iglesia, mi ciudad, y si, incluso mi propia alma, así pues peleo para proteger lo que amo.

 

Si hay un instinto natural de lucha, hay también un modo espiritual de pelea. Solo necesita ser despertado, sometido a Cristo y luego soltado contra el enemigo. Si tiene un “modo de amor”, también tiene un “modo de guerra”. Dios ha creado el modo guerra para que podamos proteger a aquellos que amamos.

 

~~~~~~~~~~~~~

El extracto que antecede  ha sido adaptado del libro “Alístese junto al Señor de los ejércitos”, por Francis Frangipane. Más recursos momentáneamente a precios especiales en www.arrowbookstore.com

 

~~~~~~~~~~~~~


Siéntase en libertad de re enviar este mensaje; el reconocimiento de nuestro sitio en la red será grandemente apreciado.

 

Acuerdo de Reimpresión
Su interés en duplicar y re enviar este material es un gozo para nosotros. Solo le pedimos que provea la información del sitio en la red de los Ministerios Francis Frangipane. Como única excepción si el artículo es en realidad un extracto de un libro publicado por otra editorial. En este caso ellos nos han pedido ser nombrados como referencia. Finalmente, cualquier pregunta sobre las enseñanzas de Francis Frangipane puede ser enviada a mensajes@frangipanehispano.org.

 

Adaptación en la edición: Gabriela Rabellino



Francis Frangipane Derechos de Autor 2014
Todos los Derechos Reservados

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario