"Un mensaje"

"¡En aquel día sólo el SEÑOR será exaltado!" – Isaías 2:11

Normalmente preparo mi sermón del domingo con unos días de antelación, pero esta semana fue diferente. Durante toda la semana los cielos parecieron de bronce. Llego la mañana del sábado y todavía estaba a fojas cero. Nada parecía cobrar vida. Ahora era ya sábado a la noche y me encontraba surcando el suelo en busca de Dios.  “Señor,” pregunté, “¿Cuál es el mensaje para mañana de mañana?” “¿Que tema quieres que trate?”

Una docena de ideas cruzaron mi mente, merodeando momentáneamente en mi imaginación, y desapareciendo sin unción alguna de la misma forma en que llegaron. Me fui a la cama en oración. Al despertar el domingo a la mañana, mi oración aún estaba en mis labios.

Media hora antes de tener que salir para la iglesia, no había dejado de caminar de aquí para allá en mi dormitorio. Por undécima vez, pregunté, “Señor, ¿Cuál es el mensaje?” cuando de pronto en nuestra casa se interrumpió la electricidad, quedó a cero por un momento, y regresó. Esto causó que el contestador automático sobre mi escritorio comenzara a funcionar por sí mismo. En perfecta sincronización con mi oración pidiendo un tema para el sermón, el contestador replico con su voz computarizada; “Usted . . .tiene. . .un. . . mensaje.” 



Cuando una voz surge en el aire y dice, “Usted tiene un mensaje,”  si su mensaje no está centrado en la vida y enseñanzas del Señor Jesucristo, usted ¡ha perdido el propósito del Cristianismo! Aquella mañana prediqué a Jesús. La gente dijo que había más fuego que nunca en mi sermón.

El hecho es, la iglesia tiene solo un mensaje. La proclamación de quien es Jesús y lo que Él consiguió es el mensaje eterno de la iglesia; es el único mensaje que el Padre promete confirmar con poder. Revelar a Jesús a través de la obediencia a lo que Él nos enseñó es traer la vida de Su reino a nuestro mundo. Al regresar a la simple “pureza de la devoción a Cristo” (2 Cor. 11:3), encontraremos las más poderosas manifestaciones del Señor Jesús esperándonos. Ciertamente, al final de la era, la iglesia que Lo ama Lo manifestara. Nosotros revelaremos Su gloria.

La Respuesta: ¡Más de Cristo!
Cuando consideramos que América está  plagada con aborto, violencia, pornografía, Satanismo, drogas, deuda nacional, abuso sexual, y desmoronamiento de la estructura familiar, se hace obvio que ¡necesitamos más de la naturaleza de Cristo!

Ciertamente,  ¿cómo lidiaremos con el terror que ha invadido nuestro mundo?  ¿Debemos mudarnos a  Idaho, hacer stock de alimentos, y esperar la tribulación?  ¿Quizá debemos simplemente cerrar nuestros ojos al mundo y  esperar el rapto?

¿O debemos descubrir qué está planeando hacer Dios  y lanzar nuestras vidas en  Su propósito?

Es mi oración que Dios le de una visión de lo que Él está planeando hacer antes de que Jesús regrese por Sus elegidos. El tiempo se ha acercado cuando las obras que Jesús hizo, haremos también nosotros, y  aun mayores (Juan 14:12). Lo que está viniendo a la tierra es “el día del poder [de Dios]” (Salmo 110:3). Amado, piense en ello: grandes oportunidades están puestas delante de aquellos quienes buscan conformidad con la imagen de Cristo en este día.

Es tiempo de simplificar nuestras vidas y enfocarnos en nuestra transformación. ¡Verdaderamente nosotros tenemos un mensaje!

~~~~~

El extracto precedente fue adaptado del libro Los días de Su presencia por el Pastor Frangipane.


Traducción y edición: Gabriela Rabellino

No hay comentarios.:

Publicar un comentario