El verdadero fundamento

(English)
Cristo mismo es el plan eterno para nuestras vidas. Sólo al estudiarlo a  Él, midiéndonos nosotros mismos por  Él, crecemos de manera segura sobre el fundamento de Dios.

Amados, hemos sido creados para ser como Cristo. ¡El plan de Dios no se ha desvanecido o vuelto obsoleto! Así como  Cristo no ha cambiado, tampoco lo ha hecho el plan  de Dios para la iglesia. Nuestra transformación arde en el corazón de Dios " hasta que todos "lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo " (Ef. 4:13).

Vea usted, el enfoque tanto del liderazgo como de las  congregaciones debe ser el alcanzar una  transformación a imagen de Cristo y Su amor por la gente. Este ha sido el propósito del Padre desde el principio de los tiempos y sigue siendo Su objetivo inmutable al final de la era. (Ver Génesis 1: 26-27 y  Romanos 8:29.)

¡Tiempo de brillar!

Sabemos que estos son tiempos difíciles, sin embargo, ¡como seguidores de Cristo hemos nacido para tiempos como estos! ¡Cuando las tinieblas cubren la tierra,  es nuestra señal para levantarnos y brillar  (Is. 60)!

Para aquellos de ustedes que están orando acerca de tomar el programa de formación a  imagen de Cristo, permítanme  personalmente animarle a que no sea tímido. Avance y de un paso en fe. Dios  está extendiendo Su mano a su familia y amigos. Este es un momento importante, y su avance hacia una enfocada formación aumentara la  " potencia " espiritual de la presencia de Dios en su vida, añadiendo profundidad y brillo a su testimonio. El cumplimiento de tu destino es la razón por la que usted está vivo.

Para ayudar a cada persona que sinceramente  desea  ser más como Cristo, ofrecemos la versión de texto de nuestro programa en forma gratuita. Si bien este  Plan Gratuito no  incluirá rendición de exámenes,  mensajes de audio complementarios o expedición de diploma, pondrá  directamente en sus manos cada semana la poderosa formación del ICIT.

Si conoce a otras personas que podrían beneficiarse de este curso en línea, siéntase en libertad  de enviarles este correo electrónico. También, usted puede estar interesado en formar un pequeño grupo de cuatro o más personas. Al formar parte de un grupo, el costo es de tan solo  $ 42 (dólares estadounidenses cuarenta y dos). La interacción con otros es  también de utilidad, ya que está tomando tiempo para orar con los demás mientras  usted busca a Dios por una mayor conformidad con Cristo.

Por más información o para inscribirse en este próximo periodo de clases visite nuestro sitio en la red www.frangipanehispano.org  

El perdón y el futuro de su ciudad

Cuando miro a las condiciones de nuestro mundo - las profundas divisiones raciales y políticas,  problemas de inmigración, amenazas terroristas, deuda nacional, guerras y anarquía en nuestras ciudades - un profundo presentimiento invade mi alma. Como cristianos, todos creemos que el llamado de 2 Crónicas 7:14 ofrece esperanza, pero que ¿si no hay respuesta al llamado a humillarnos y orar? ¿Hay algo que podamos hacer para restaurar  la esperanza y la estabilidad ?

Hay una situación mencionada en la Biblia que ofrece una solución. Nabucodonosor, rey de Babilonia, " y todo su ejército, con todos los reinos de la tierra que estaban bajo su dominio y todos los pueblos, estaban luchando contra Jerusalén " (Jer. 34: 1). Debido al pecado de Israel, el Señor aparentemente se había retirado. Por cerca de cuarenta años, Jeremías suplicó al pueblo de Dios que se arrepintiese, pero ellos no quisieron. Israel era casi apóstata, y las repetidas advertencias de Jeremías estaban a punto de ocurrir.

La vara de Dios

(English)
Imagine un personal o “staff” de Iglesia donde la visión primaria de cada uno sea alcanzar la semejanza a Cristo. Imagínese trabajar con este grupo de personas: no solamente cumple cada uno sus responsabilidades sino que buscan con ahínco la humildad de Cristo. Cuando ven algo mal o defectuoso, no se tornan en acusadores. Antes bien, ellos se posicionan frente a la necesidad con el corazón redentor de Cristo, primero orando por la situación y, cuando es necesario, humildemente trayendo corrección motivada en el amor.

 ¿Puede imaginarse un equipo que este comprometido en poseer una unidad sin ofensas en sus relaciones?  ¿Tiene usted alguna duda de que con tal equipo Dios puede cambiar al mundo?

Antes que usted diga que esto es imposible, permítame decir que en realidad estoy describiendo a mi equipo pastoral durante los años anteriores a mi jubilación (y mi actual equipo ministerial). La clave principal para caminar en tal gracia ha sido su participación en el Programa de Formación a Imagen de Cristo. Mientras ninguno era perfecto (yo el primero), y aun cuando fue necesario combinar dones individuales con las necesidades ministeriales, la visión que impulsaba a cada uno era realmente volverse como Cristo.