El valle de la fertilidad - Parte 1

(English)
Las batallas que enfrentamos con frecuencia son intensos tiempos de debilidad, aflicción y confusión.  Si se hicieran graficas de los eventos en nuestras vidas, estos serian los puntos más bajos. Más aun así Dios no es menos con nosotros durante las dificultades que en otro tiempo. De hecho, estos valles a menudo son tan parte del plan de Dios como nuestras experiencias en lo alto del monte.

Hay una historia en la Biblia que claramente habla de esta verdad. Israel acababa de ser derrotada por los arameos en una batalla en el monte. En 1 Reyes, capitulo 20, leemos:

 “Vino luego el profeta al rey de Israel y le dijo: Ve, fortalécete, y considera y mira lo que hagas; porque pasado un año, el rey de Siria vendrá contra ti.  Y los siervos del rey de Siria le dijeron: Sus dioses son dioses de los montes, por eso nos han vencido; mas si peleáremos con ellos en la llanura, se verá si no los vencemos.


El enemigo dijo que el Dios de Israel era un dios de los montes, pero que si enfrentaban a los judíos en el valle los derrotarían. Leemos en el versículo 28:

“Vino entonces el varón de Dios al rey de Israel, y le habló diciendo: Así dijo Jehová: Por cuanto los sirios han dicho: Jehová es Dios de los montes, y no Dios de los valles, yo entregaré toda esta gran multitud en tu mano, para que conozcáis que yo soy Jehová. (1 Reyes 20:28).

No interesa lo que el enemigo intente decirle, Cristo es Dios de los montes y El es Dios de los valles. El no ha dejado de ser Dios porque usted se encuentre en un valle. El es el Dios de Gloria visto en Su poder y Milagros. En los valles El se revela a sí mismo como fiel, lealmente comprometido con nosotros en nuestras dificultades y aflicciones. En y a través de todas las cosas El es nuestro Dios

Cuando nos encontramos en la “cima” de nuestra experiencia Cristiana, podemos ver nuestro futuro claramente. Tenemos perspectiva y confianza. Cuando nos encontramos en uno de nuestros valles de la vida, sin embargo, nuestra visión es limitada y nuestro futuro parece escondido.  Aun así, los valles son también los lugares más fértiles de la tierra. Los valles producen fertilidad.  Espere una cosecha de virtud cuando Dios more con usted en los valles de la vida.

Esta palabra fue adaptada de un capitulo en el libro del Pastor Frangipane  El refugio de Dios.

Traducción y edición en la adaptación: Gabriela Rabellino


No hay comentarios.:

Publicar un comentario