Perfectamente débil

(English)
De acuerdo a las Escrituras Moisés había sido “enseñado en toda la sabiduría de los egipcios.” Ciertamente, como príncipe de Egipto había crecido en un hombre “poderoso en sus palabras y obras” (Hechos 7:22). Así, es difícil comparar a este elocuente y culto hombre con el pastor que, a los ochenta años de edad, se sentía tan abrumado por sus limitaciones que le pidió a Dios que escogiera a otra persona.

Considere: El Señor tomó a un confiado líder mundial y redujo la opinión de si mismo hasta que ya no tuvo confianza. Y en esta condición fue que Dios decidió usarlo.  Sabiéndose totalmente inadecuado para el liderazgo, Moisés estaba ahora calificado para liderar.

Notablemente,  el Señor se revelaría a si mismo a Moisés (y a todo Israel también)  como Jehová-rafa, “Yo Soy Jehová tu Sanador”. Si, Dios es nuestro sanador, aun así hay  veces cuando las manos de Dios hieren antes de sanar. Ciertamente, Él debe dejar inválida nuestra auto confianza antes de que podamos ser personas que verdaderamente confían en Dios. Él nos quebranta  y nos vacía de orgullo para que nosotros, que solíamos estar llenos del yo, estemos en cambio llenos de Dios.

Únetenos

(English)
Únetenos en
Facebook donde a diario publicamos oportunas citas del Pastor Francis. He aquí algunas citas recientes...

Dios no quiere que seamos críticos; Él quiere que "oremos". Cuando instintivamente vemos cosas mal con los demás, en su lugar debemos orar por ellos. Programa a imagen de Cristo


*****

La oración es una petición a Dios en base a nuestras necesidades y las necesidades de nuestro entorno. La adoración no es la articulación de nuestras necesidades; es la consumación de nuestro amor. Es lo que ofrecemos a Dios sin importar el estado de nuestras necesidades. --Programa a imagen de Cristo

Ámame donde estas

He descubierto que, al buscar a Dios, nuestros periodos más difíciles pueden transformarse en maravillosos irrumpimientos hacia el amor de Dios. Para mí, una de esas estaciones ocurrió durante los años 1979 a 1981. La asociación de Iglesias con la cual yo estaba alineado había caído bajo engaño espiritual. No solamente sus doctrinas medulares estaban más y más sembradas con influencias de la Nueva Era, sino que la inmoralidad había entrado sigilosamente, y líderes claves comenzaron a dejar a sus esposas por otras mujeres. No pude mas quedarme callado. Como resultado, en 1979 deje mi congregación en Detroit, Michigan, donde había pastoreado y viaje a las oficinas regionales de la organización en Iowa. Yo vine a suplicar por arrepentimiento, sin embargo, luego de reunirme con los líderes principales, se me pidió que abandonara al grupo.

Asique aquí estábamos - habíamos dejado nuestra iglesia, no teníamos dinero, con cuatro chicos pequeños y no podíamos afrontar ni siquiera un alquiler básico. Desesperados por algo, finalmente encontramos una vieja granja en la zona rural de Washington, Iowa. La casa tenía más de cien años, pero en realidad parecía más vieja. Luego de negociar con el propietario, nos dieron un año libre de alquiler a condición de que yo hiciera reparaciones básicas a la casa, tales como limpieza y pintura.