La unión de la fé y la humildad



(English)
No podemos avanzar espiritualmente sin fe y sin humildad. De hecho, fe sin humildad se torna inevitablemente en presunción, mientras que la humildad sin fe nunca va más allá de la opresión.

Considere: en parte, la naturaleza de la fe es poseer las promesas de Dios. El Omnipotente mando a Israel a poseer la Tierra Prometida. Las escrituras nos dicen que sin fe es imposible agradar a Dios y que lo que sea que se haga sin fe, es pecado (Heb. 11:6; Rom. 14:23). Así, la fe une el corazón humano con Dios. Como resultado, el pecador se apropia de la justicia de Dios, y aquellos que estaban muertos ganan acceso a la vida de Dios. El cristianismo sin fe es como una computadora sin electricidad; los circuitos del “conocimiento correcto” pueden estar en su lugar, pero no hay luz, ni electricidad ni funcionalidad.

Más aun, donde la fe posee, la humildad se rinde. Considere a Cristo como nuestro ejemplo. Habrá un tiempo cuando toda rodilla se doblara y toda lengua confesara que Jesus es el Señor (Fil 2:10-11); los reinos de este mundo finalmente se volverán el reino de nuestro Señor (Apoc 11:15). Sin embargo, la reacción de Cristo frente a la sujeción del mundo es entonces “entregárselo al … Padre” (1 Cor 15:24).

Poseyendo la mente del Redentor


Como cristianos gastamos mucho tiempo luchando básicas, elementales batallas; “¿Soy salvo realmente?” “¿He sido realmente perdonado?” El hecho es, Dios tiene mucho más para nosotros. El busca conformar nuestros pensamientos a los reales pensamientos de Cristo. Ciertamente, el Espíritu Santo viene, no solamente a darnos escalofríos o sensaciones corporales, sino a reestructurar nuestras actitudes y percepciones hasta que pensemos los pensamientos de Jesús.

Considere las notables revelaciones de Pablo. El escribió,

“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.” (1 Cor. 2:14-16).

Esta revelación es impresionante: nosotros tenemos la mente de Cristo. Dios quiere que tengamos el discernimiento mismo de Cristo.   


La fortaleza de la semejanza a Cristo


(English)
El más alto propósito de Dios

La mayoría de los cristianos solo se comprometen en la batalla espiritual con la esperanza de aliviar sus problemas del momento, o para alcanzar existencias "normales". Sin embargo, el propósito de todos los aspectos de la espiritualidad, inclusive el de la batalla, es llevarnos a la imagen de Cristo. Nada, ni la alaban­za, ni la guerra, ni el amor, ni la liberación, se obtienen en verdad, si fallamos en ese objetivo singular de nuestra fe: la semejanza con Cristo.

Recordemos que Dios libero a los antiguos hebreos y los sacó de Egipto para poder llevarlos a la tierra prometida. De manera similar, El nos libero y nos salvo del pecado, no para permitirnos vivir para nosotros mismos, sino para que pudiéramos llegar a la seme­janza con Jesus. Lo que llamamos “salvación” es la primera fase del ser conformados a Cristo. Si fracasamos en ver esto, fácilmente nos  encontraremos metidos en los mismos pecados que nos oprimieron en primer lugar.


El cristiano radical

Gracias por su interés en los mensajes en español del Pastor Francis.

La versión en español estará aquí en breve.

Gracias por acompañarnos en oración mientras trabajamos en la traducción.

Esperamos verle regresar pronto para la lectura.

Muchas gracias

¡Revele la plenitud de Cristo!

(English)
La virtud de cualquier institución no es tanto sus doctrinas o su estructura, sino que reside en la calidad de las personas que produce.

Una unción nueva y fresca
Algunos de ustedes han estado luchando, sin saber lo que Dios tiene para ustedes. Han  pasado por una temporada en la que el Señor ha revelado su necesidad de Él de maneras muy dramáticas. Jesús mismo ha estado cerca de usted; sin embargo, Su cercanía no ha sido  simplemente a modo de  bendiciones externas, sino a manera de la cruz. Sin embargo, usted se ha deleitado en esto, porque  el camino de la cruz se ha convertido cada vez más en el camino de su vida.

Al mismo tiempo, muchas de sus ideas y programas, que alguna vez fueron ungidos, ahora parecen débiles e ineficaces. Incluso algunos de sus temas cristianos favoritos, así como el gobierno de la iglesia en general, se han reducido a una definición más pura y simple del cristianismo. Lo que desea es simplemente conocer a Jesús. Debido a que este ha sido Dios obrando en usted, se siente inspirado.