La cosecha silenciosa



Por Francis Frangipane
(English)

En un sueño me encontré dentro de la mente de un hombre que estaba muriendo. El hombre había estado en coma durante un tiempo; su familia había estado orando, pero no sabían si el había o no aceptado a Cristo. Todo lo que ellos con seguridad sabían era que a lo largo de su vida, el había resistido los esfuerzos de ellos por guiarlo a Cristo.

En el sueño, me volví tan consciente del estado mental de este hombre que sus pensamientos, sentimientos y luchas casi parecían míos. A pesar que sus ojos estaban casi cerrados y su visión nublada, el podía ver a sus seres queridos a su lado. Vi como intentaba alcanzar a su familia, pero exteriormente su brazo nunca se movió. Al percibir sus pensamientos, lo escuche pronunciar sus nombres, pero ningún sonido salió de sus labios. Un ser querido sosteniendo su mano le dijo, “Si me podes escuchar, pellízcame.” El escucho y presiono sus dedos sobre la mano, pero no fue visto movimiento alguno; su mano permaneció claramente sin vida. El estaba consciente, podía escuchar sus oraciones, sentía el calor de sus besos en su rostro, pero era totalmente incapaz de responder. 

La cercanía de nuestro Dios


Por Francis Frangipane
(English)

E
n el Salmo 73, el salmista Asaf manifiesta una lucha que puede que todos experimentemos alguna vez. El se pregunta porque los impíos parecen prosperar mientras los justos son azotados. La idea le perturba hasta que entra al santuario de Dios. Una vez en la presencia de Dios, Asaf se da cuenta de su error. Al compararse a sí mismo con el incrédulo, ve que, separado de la influencia de Dios, no tiene nada en que jactarse. El dijo, “Cuando mi corazón se llenó de amargura, y en mi interior sentía punzadas, entonces era yo torpe y sin entendimiento; era como una bestia delante de ti” (vv. 21-22).

Finalmente, su alma se ilumina cuando considera que solamente Dios es su salvación, y su relación con Dios su fortaleza. Escribió, “Con todo, yo siempre estuve contigo; . . . Me has guiado según tu consejo, Y después me recibirás en gloria. ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. . . La roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre” (vv. 23-26).

El pensamiento sumario de la revelación de Asaf, y el punto de este capítulo, está en el versículo 28. Escribió, "Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien." 

Contemplar el rostro de Dios

Gracias por su interés en los mensajes en español del Pastor Francis.

La versión en español estará aquí en breve.

Gracias por acompañarnos en oración mientras trabajamos en la traducción.

Esperamos verle regresar pronto para la lectura.

Muchas gracias

"Dile a Francis que lo extraño"


Por Francis Frangipane
(English)

Si Satanás no puede distraerlo con la mundanalidad, procurara abrumarlo con cansancio. Ciertamente, que fácil nos es auto-agotarnos; incluso las buenas obras hechas para el Señor sin tomar tiempo para recargar nuestra energía en Dios pueden agotar nuestra vida y energía.
Daniel habla de un tiempo al final de esta era cuando el enemigo “afligirá a los santos del Altísimo” (Dan. 7:25). La intención de Dios nunca fue que hiciéramos Su voluntad sin Su presencia. El poder para alcanzar el propósito de Dios proviene de la oración y de la intimidad con Cristo. Es aquí, en estrecha relación con Dios, donde encontramos un abastecimiento continuo de virtud espiritual.

Cansados de hacer el bien
A principios de los años 70, durante el comienzo de mi ministerio, el Señor me llamo a consagrarle el tiempo desde el amanecer hasta el mediodía. Pasaba tres horas en oración, adoración y el estudio de Su Palabra. Yo adoraría a Dios durante horas, escribiéndole canciones que provenían de este maravilloso santuario de amor. La presencia del Señor era mi deleite, y yo se que el tiempo pasado con El no fue solamente bien invertido sino agradable a ambos.

No obstante, cuando mi vida comenzó a cosechar el fruto de la influencia de Cristo, el Espíritu Santo me traía personas para ministrarles. Con el tiempo, al aumentar el número de personas, me encontré recortando cuarenta y cinco minutos de mi tiempo devocional. Las horas de ministración se prolongaban hasta la noche, y deje de levantarme tan temprano como lo hacia antes.

"Esta vez alabaré al Señor"


Por Francis Frangipane
(English)

No podemos pasar a través de la vida sin ser dañados. El dolor y la desilusión en este mundo son inevitables. Pero la manera como manejamos estos reveses forman nuestro carácter y nos preparan para la eternidad. Nuestras actitudes son el factor crucial que determina el nivel de inmunidad frente a las luchas. Más allá de las dificultades que hayamos enfrentado, y a pesar de los errores que hemos cometido, el fin de nuestras vidas puede tanto ser lleno de alabanza y acción de gracias – o lleno de miseria y queja. En el análisis final, lo que hayamos experimentado en la vida, será tan rico como los deseos que hayamos alcanzado o tan doloroso como las cosas que lamentamos.

La Biblia nos dice, “La esperanza que se demora es tormento del Corazón;” (Prov. 13:12). Esas profundas desilusiones en la vida tienen una manera de nunca dejarnos; penetran en nuestros corazones como fuego y entonces se endurecen en nuestra naturaleza como lava. Los reveses pueden dejarnos cautelosos acerca de nuevas empresas y suspicaces hacia nuevos amigos.

Nuestra herida restringe nuestra franqueza. Tenemos temor de ser dañados nuevamente por nuevas relaciones. Gradualmente, a menos que aprendamos como manejar el dolor correctamente, nos volvemos amargados y cínicos resentidos. Perdemos el gozo de estar vivos. 


La fuente de realización
Son nuestros propios deseos y el grado de su cumplimiento lo que produce tanto gozo como dolor en nuestras vidas. Aun deseos básicos acerca de matrimonio o amigos pueden esclavizarnos si consumen nuestra atención. ¿Son estos malos deseos? No, pero si el tener nuestros deseos cumplidos es la razón principal por la cual vinimos a Cristo, es posible que nuestras vidas no mejoren hasta que nuestras prioridades cambien.

El perdón y el futuro de su ciudad



Por Francis Frangipane
(English)

Cuando miro a las condiciones de nuestro mundo - las profundas divisiones raciales y políticas,  problemas de inmigración, amenazas terroristas, deuda nacional, guerras y anarquía en nuestras ciudades - un profundo presentimiento invade mi alma. Como cristianos, todos creemos que el llamado de 2 Crónicas 7:14 ofrece esperanza, pero que ¿si no hay respuesta al llamado a humillarnos y orar? ¿Hay algo que podamos hacer para restaurar  la esperanza y la estabilidad ?

Hay una situación mencionada en la Biblia que ofrece una solución. Nabucodonosor, rey de Babilonia, " y todo su ejército, con todos los reinos de la tierra que estaban bajo su dominio y todos los pueblos, estaban luchando contra Jerusalén " (Jer. 34: 1). Debido al pecado de Israel, el Señor aparentemente se había retirado. Por cerca de cuarenta años, Jeremías suplicó al pueblo de Dios que se arrepintiese, pero ellos no quisieron. Israel era casi apóstata, y las repetidas advertencias de Jeremías estaban a punto de ocurrir.

El verdadero Jesús


Por Francis Frangipane
 
Una tormenta y ¿un fantasma o Jesús?
Acostúmbrese a la idea de que Dios quiere perfeccionar su fe. Planee el hecho de que probablemente El lo pondrá en situaciones imposibles para forzarlo a sacar su fe a la superficie.  Tarde o temprano el verdadero Jesús requerirá que mire a lo imposible directo a los ojos, y crea en el poder de Dios.

Considere el episodio cuando Cristo envió a sus discípulos que se le adelantaran en bote a cruzar el mar de Galilea, y El decide cruzarlo caminando sobre las aguas – vea mateo 14:22 – 23. El decide esperar hasta que la tormenta esta arr3eciando, con vientos contrarios y olas gigantes para venir sobre nosotros. Podía haber esperado un día calmo o simplemente haber llegado a la otra orilla sobrenaturalmente, sin pararse al lado de la barca, en medio del mar. No, El viene a los discípulos con algo en mente: viene a ensenarles una lección de confianza.

Los tres campos de la lucha espiritual


Por Francis Frangipane
(English)

Los tres campos de la lucha espiritual
es un libro sobre batalla espiritual. Sin embargo, antes de seguir adelante, tengo dos preocupaciones. La primera es nuestra necesidad de sabiduría. Hay un antiguo proverbio europeo que es digno de atención. Dice: “La edad y la perfidia siempre derrotarán a la juventud y al celo.” Antes de comprometernos en la guerra espiritual, deberíamos saber esto sobre Satanás: es un enemigo viejo y extremadamente pérfido. Por otra parte, la fuerza de casi todos los cristianos está sobre todo en el idealismo y en un fervor que no se han puesto a prueba. No es necesario que pase mucho tiempo, por lo general de cinco a diez años en el ministerio, y casi todo el celo se habrá desvanecido. Imperceptiblemente, el llamado ministerial se ha deteriorado pasando de un caminar con visión a un mero oficio.

Sucedió que el celo, por sí mismo, desafió la falsedad del infierno y perdió. El brillo de la visión juvenil se empañó bajo los negros nubarrones de los ataques satánicos implacables. Con el peso del desaliento y la frustración creciente, se aumentaron los términos medios y la liviandad, y con ello vino la iniquidad y la atadura espiritual.

¡Incluso Sodoma!


Por Francis Frangipane
(English)

¡Todo lo que nos falta es semejanza a Cristo!
Jesús tiene una palabra que decir, no sólo a nosotros como individuos, sino también a ciudades enteras. Lucas registra  a Jesús enfrentando a varias ciudades donde había hecho milagros. Leemos: "Entonces comenzó a denunciar a las ciudades en las cuales habían sido hechas muchas de Sus maravillas, porque no se habían arrepentido" (Mateo 11:20.).

Sé que nos imaginamos a Cristo en Su gentileza y compasión, y así deberíamos. Sin embargo, Jesús reprendió fuertemente a las ciudades de Corazín, Betsaida y Capernaum (. Vv 21, 23).
Y no deberíamos detenernos ahí pues con lágrimas en Sus ojos lloró y clamo a Jerusalén (Lucas 13:34).  ¡Si el Señor esperaba en el primer siglo que ciudades enteras se arrepintiesen, Él espera que las ciudades puedan venir a arrepentirse nuevamente hoy, como los hombres de Nínive se arrepintieron ante la predicación de Jonás!

"Venid y ved"




Por Francis Frangipane


Juan y Andrés comenzaron su compromiso espiritual con la voluntad de Dios como discípulos de Juan el Bautista. De hecho, ellos habían realmente estado de pie junto al profeta cuando Jesús pasó. Cuando el Bautista vio a Jesús, clamó, “¡He aquí el Cordero de Dios!”  (Juan 1:35-37). 

Esta ha sido una profunda narración.  Es el testimonio manuscrito de Juan sobre como el llego al Hijo de Dios. Aun así, Juan tenía verdades más profundas que revelar más allá de este histórico relato. El va asimismo a revelar que es lo que por encima de todo debemos cada uno de nosotros buscar cuando venimos a Cristo. 

Tomemos el relato. Ambos discípulos, habiendo escuchado y creído en la proclamación mesiánica de Juan acerca de Jesús, están ahora caminando, quizá apresuradamente, para alcanzar a Jesús. Su conversación se puede escuchar.

Todo el que busca encuentra

Por Francis Frangipane
(English)

No es difícil reconocer a alguien que ha pasado un tiempo prolongado en un quiosco de periódicos: su conversación desborda con el drama de la actualidad. Y, no es difícil discernir a una persona que ha venido de un evento deportivo, ya que su rostro revela el resultado del partido. Del mismo modo, la gente se da cuenta cuando un individuo ha pasado un tiempo prolongado en búsqueda de Dios. Una imperturbable calma guarda su corazón, y su semblante se muestra radiante de luz, al igual que con el rocío del cielo.

Amado, buscar a Dios y encontrarlo lo es todo.
   

Ayuno de juicio


Por Francis Frangipane
(English)

Hay muchos tipos de ayunos. Si alguna vez ha participado en un ayuno prolongado, usted sabe que puede ser una experiencia que cambie su vida. El rey de Nínive junto al pueblo de su nación ayunó de alimentos y agua. El Señor escucho la sinceridad de su arrepentimiento y  preservo  su nación, haciendo de ellos un ejemplo del poder inherente al ayuno junto a la oración, tocando el corazón de Dios  (Jonás 3; Lucas 11:32).

Un ayuno puede ser una poderosa arma que ayude a estimular avivamiento, o por el contrario, puede degradarse en un ejercicio religioso que casi no tiene significancia espiritual. Los Fariseos  ayunaban dos veces a la semana, pero lo hacían para ser vistos por los hombres.  Su ayuno se torno en un asunto de orgullo. Completamente carente de valor espiritual.

Ejemplos de ayunos verdaderos
 En su esencia, el propósito de un ayuno es ayudarnos a alcanzar nuestro destino espiritual más rápidamente,  Jesús dijo, "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados" (Mat. 5:6). El objetivo de nuestro hambre es que la justicia prevalezca, tanto en nosotros personalmente o en nuestra familia, iglesia, ciudad o nación. El ayuno nos lleva allí más rápido.  

Escuela en línea




Inscripciones extendidas
hasta el 29 de agosto de 2016

Programa a imagen de Cristo
Clases de nivel I comienzan el 2 de setiembre
Hay cualidades del corazón que realmente atraen el beneplácito de Dios. Si poseemos una fe que no se ofende en nuestra búsqueda de la semejanza a Cristo; si caminamos humildemente con nuestro Dios; si nos posicionamos en la brecha de intercesión; y si moramos en unidad Cristo céntrica con el Cuerpo de Cristo local – atraeremos la complacencia de Dios, y cuando lo hacemos, Su poder prontamente le sigue. Inscríbase hoy para nuestro próximo periodo de clases del Centro de Formación a Imagen de Cristo que comienza el 1o de julio. Inscripciones cierran el 29 de agosto. www.frangipanehispano.org


El Programa de Formación a Imagen de Cristo es un curso en línea de seis meses desarrollado por el Pastor Frangipane. Está basado en 45 años de búsqueda de Dios, estudio y revelación. Estas son comprobadas verdades que rompen cadenas y nos conducen a un poderoso caminar cristiano.

Goliat tenía un hermano


Por Francis Frangipane
(English)

He aquí la escena: Usted se encuentra en una pelea contra la enfermedad, la opresión o algún tipo de lucha similar. Busca a Dios, y de alguna manera, la gracia de Dios toca su vida.  Su victoria puede haberse obtenido a través de una palabra u oración u otro tipo de aliento, pero usted sabe con certeza que el Señor le ha libertado. Haciendo uso de las cinco piedras lisas de gracia divina, usted derrotó a su Goliat.

Pero, unas pocas semanas o meses o quizá años más tarde, de pronto, todos los síntomas regresan con una venganza. Si usted había peleado con una enfermedad, ahora se manifiesta peor que nunca; si su batalla era acerca de una relación, parece como que todo el progreso logrado se perdió y usted se encuentra a fojas cero.

¿Se ha encontrado en esta situación?  Estas experiencias negativas pueden drenar la esperanza de su corazón.  Usted pierde la expectativa y el poder de la fe, y una parálisis espiritual inmoviliza su alma. Puede que aun vaya a la iglesia, pero su fe esta inactiva.  Cuando otros testifican acerca de liberación, secretamente teme que ellos también pierdan “su sanidad”.

Cuando el fruto está maduro



Del curso A Semejanza de Cristo
Por Francis Frangipane
(English)


Por cierto, el periodo anterior al regreso de Cristo será difícil y peligroso. Las Escrituras nos advierten que la voz de Dios hará temblar todas las cosas, cosas en los cielos y cosas en la tierra. Todo lo que pueda ser conmovido, lo será y removido (Heb 12:27).

Aun así, en el calendario de Dios hay más que simplemente juicios en aumento y el rapto.  Habrá asimismo un avance y un significativo aunque parcial re establecimiento del reino de Dios (Dan 2:44; Mat 24:14; Mat 13). Un pueblo espiritualmente maduro servirá como vanguardia de Su reino.  Antes de que el Señor sea glorificado en la tierra, El será glorificado en la iglesia (ver Isaías 60:1-3; Efesios 5:27).  Ciertamente, el alcanzar una madurez semejante a Cristo en aquellos que van en pos del Señor no será algo secundario en el panorama general de los eventos de tiempo final; será la atracción principal.

 Escuche con atención lo que Jesús enseñó. Dijo:

"Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra; y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo. Porque de suyo lleva fruto la tierra, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga; y cuando el fruto está maduro, enseguida se mete la hoz, porque la siega ha llegado" (Marcos 4:26-29).

La vara de Dios

Por Francis Frangipane
(English)
 

Imagine un personal o “staff” de Iglesia donde la visión primaria de cada uno sea alcanzar la semejanza a Cristo. Imagínese trabajar con este grupo de personas: no solamente cumple cada uno sus responsabilidades sino que buscan con ahínco la humildad de Cristo. Cuando ven algo mal o defectuoso, no se tornan en acusadores. Antes bien, ellos se posicionan frente a la necesidad con el corazón redentor de Cristo, primero orando por la situación y, cuando es necesario, humildemente trayendo corrección motivada en el amor.

 ¿Puede imaginarse un equipo que este comprometido en poseer una unidad sin ofensas en sus relaciones?  ¿Tiene usted alguna duda de que con tal equipo Dios puede cambiar al mundo?

Antes que usted diga que esto es imposible, permítame decir que en realidad estoy describiendo a mi equipo pastoral durante los años anteriores a mi jubilación (y mi actual equipo ministerial). La clave principal para caminar en tal gracia ha sido su participación en el Programade Formación a Imagen de Cristo. Mientras ninguno era perfecto (yo el primero), y aun cuando fue necesario combinar dones individuales con las necesidades ministeriales, la visión que impulsaba a cada uno era realmente volverse como Cristo.

¡Domina en medio de tus enemigos!


Por Francis Frangipane
(English)

La verdadera paz el fruto de tener confianza en el amor de Dios; nace de la revelación de que, a pesar de la batalla, “mayor es el que están en nosotros que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4). No se trata de la confianza en usted, sino de la confianza en Dios.

El Dios de paz aplastará a Satanás
Para sostener una lucha espiritual efectiva, debemos entender y hacer uso de la autoridad espiritual. Sin embargo, la autoridad espiritual, no consiste en imponer a la fuerza nuestra voluntad sobre otra persona.  Cuando usted tiene autoridad espiritual, usted ha establecido la paz de Dios en un área que alguna vez estuvo llena de conflicto y opresión. Por lo tanto, para poder verdaderamente movernos en autoridad, debemos primero tener paz.

El apóstol Pablo enseñó, “el Dios de paz aplastara en breve a Satanás bajo vuestros pies” (Rom. 16:20). Mantener la paz durante la lucha es dar un golpe mortífero y aplastante a la opresión y al temor.  Nuestra victoria nunca proviene de nuestras emociones o intelecto. Nuestra victoria viene cuando nos negamos a juzgar según lo que nuestros ojos ven o nuestros oídos escuchan y en confiar que todo lo que Dios nos ha prometido, sucederá.

Se manifieste en nuestra carne mortal


                                  
Por Francis Frangipane
(English)

¿Que tenía en mente Jesus para Sus discípulos cuando comenzó Su ministerio? ¿Cuál era Su objetivo sagrado?  Estoy absolutamente convencido que Cristo no solamente vino a buscar y salvar al perdido, sino que en un nivel más alto vino a replicarse en aquellos que salvó. Y sea que estemos apenas comenzando nuestro viaje espiritual o que seamos probados siervos de muchos años, el verdadero cristianismo no es nada menos que la viva manifestación de Cristo en y a través de nosotros (Gal. 2:20).

De hecho, nuestro destino no encuentra una base segura hasta que la real vida de Cristo emerge a través de nosotros.

Cuando hablo de Cristo, me refiero a Su compasión hacia el necesitado, el enfermo, el atado, el destituido, cosas tales que trajo la manifestación de milagros, maravillas y liberaciones. Estoy hablando de Su poder y Su profunda sujeción a la voluntad del Padre, la cual produjo Su expansiva autoridad sobre todas las cosas. Y cuando hablo de Cristo en nosotros, no me estoy refiriendo solamente a la correcta ubicación de preceptos teológicos, por más importantes que son nuestras doctrinas. El objetivo de Dios es que la verdad encontrada en nuestras doctrinas germine en la vida y el poder de Cristo, manifestándose en nosotros.

¿En qué se está convirtiendo?


Por Francis Frangipane
(English)
Es para mí revelador  que cuando Lucas enumera los doce apóstoles, al llegar a Judas Iscariote, lo identificó como el apóstol "que se convirtió en un traidor" (Lucas 6:16).

Permítanme comenzar con una pregunta, una pregunta sincera que puede ser la pregunta más importante que usted pueda preguntarse: ¿En qué se está convirtiendo? Judas Iscariote fue un apóstol “quien luego se convertiría en un traidor”. Este era un hombre que había sido usado por el Señor poderosamente para "sanar a los enfermos, resucitar a los muertos, limpiar a los  leprosos [y] echar fuera demonios" (Mateo 10: 8.). Judas conoció la emoción, la alegría y el poder de caminar personalmente con Jesús. Vio milagros, señales y maravillas.

Sin embargo, Judas tenía un grave defecto de carácter, una debilidad moral. La Escritura revela que, a pesar del hecho de que Dios lo estaba usando, Judas "era un ladrón" (Juan 12: 6). Solía robar de la caja del dinero. Mi amigo, es significativo,  que Jesús permitió que un ladrón llevase la caja del dinero. A veces pensamos que el Señor nos va a desafiar en todos los temas, pero hay momentos en que Su silencio acerca de nuestro reiterado pecado es Su reprensión. Judas sabía que lo que estaba haciendo estaba mal, pero como Jesús no lo enfrentó directamente Judas minimizo la gravedad de su iniquidad. Tal vez él razonó que si robar fuese realmente malo, Dios no lo usaría todavía para obrar milagros.

Quien no se ofende - Parte 2: Falsas expectativas


Por Francis Frangipane
(English)

“Entonces muchos se ofenderán, y se traicionaran unos a otros…Y debido al aumento de la iniquidad, el amor de muchos se enfriara” (Mateo 24:10-12 Traducción literal de la versión en ingles KJV).

La secuencia que lleva a la apostasía
En nuestra última enseñanza observamos las ofensas y examinamos el efecto letal que un espíritu ofendido puede tener sobre nuestras vidas. Discutimos como la única forma de no permanecer ofendido por siempre es alcanzar el corazón que no se ofende de Jesucristo.

Alcanzar a poseer el corazón de Cristo no es un asunto menor. Recuerde, Jesus advirtió que en los últimos días “muchos” serian ofendidos.  Un espíritu herido no es lo mismo que un espíritu ofendido – una ofensa tiene lugar cuando no procesamos nuestras ofensas a la manera de Cristo.  De hecho, un espíritu ofendido, al que se deja sin prestar atención y rumiando en nuestras mentes, prontamente se manifestara como una traición, odio y amor frio. Jesus dijo que las ofensas serian la causa última que llevaría a muchos a apartarse de la fe. Escuche bien: en el versículo ut supra, Jesus conecto la real causa de la apostasía no solamente con doctrinas erróneas, sino con reacciones erróneas.

Votando por el menos malo


Por el Pr. Brad Sherman

Si usted es como yo, ha sido difícil  conseguir entusiasmarme con las próximas elecciones aquí en los EE.UU. Sin embargo, lo siguiente es de parte de un buen amigo, Pst Brad Sherman. Brad presenta algunas consideraciones que pensé valía la pena compartir. – Francis

 
“…ha llegado el momento en que los cristianos deben votar por hombres honestos y tomar consistente terreno en la política... los cristianos han sido demasiado culpables en este asunto. Pero ha llegado el tiempo en que deben actuar de manera diferente…” Charles Finney

 

Finney dice que votemos por aquellos que son " honestos”. Algunos pueden argumentar que no tenemos esa opción. Bueno, es  probable que haya un poco de latrocino operando en todos nosotros,  simplemente acabamos dándole un nombre agradable o  alguna otra cosa. Pero cuando observo  a las dos opciones que se nos han dado, la honestidad es una de las diferencias más claras. La falta de honradez en una opción, lo cual es obvio para todos menos para los que se niegan a verlo, está operando detrás de una fachada de secretos, mentiras y archivos borrados. El otro es brutalmente honesto, dice las cosas como son y lo que usted ve es lo que obtendrá. Él es tan honesto que es difícil de tragar a veces - o refrescante - dependiendo de cómo se lo mire. Lo que ve, es lo que tiene.

Quien no se ofende

Por Francis Frangipane
(English)

Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. (Ezequiel 36:26)

Dios tiene un nuevo corazón para nosotros que no se puede ofender, un corazón “inatendible.” Amados, poseer un corazón que no se ofende no es una opción o un lujo; no es una cosa pequeña. Un corazón ofendido está en peligro de tornarse en un “corazón de piedra.”

Considerad: Jesús nos advierte que, a medida que nos acerquemos al final de los tiempos, la mayoría de las personas se ofenderán de tal manera que se apartarán de la fe. Escuchad con atención su advertencia:

“Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán... y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:10-12).

Tocar el corazón de Dios


Por Francis Frangipane
(English)

Hay tres categorías básicas de cristianos. El grupo más numeroso está formado por personas que, a pesar de que tratan de evitar la oscuridad en el mundo, no tienen esperanza de que el mundo pueda ser redimido. Asumiendo que el regreso de Cristo es inminente, se apartan hacia lo que parece un refugio de apatía con respecto al mundo no cristiano que les rodea. Sin embargo, la mayoría no son en verdad apáticos. Sus almas, como la de Lot, son atormentadas por la conducta de hombres sin principios (2 Pedro 2: 7-8). Su compasión, sin embargo, aunque limitadamente está encendida. Limitado. Rara vez se extienden más allá de las necesidades de su familia inmediata y amigos más cercanos. Ellos aman al Señor, pero no saben cómo o qué hacer para cambiar la sociedad o incluso positivamente impactar sus vecindarios.

Ámame donde estas


Por Francis Frangipane
(English)
He descubierto que, al buscar a Dios, nuestros periodos más difíciles pueden transformarse en maravillosos irrumpimientos hacia el amor de Dios. Para mí, una de esas estaciones ocurrió durante los años 1979 a 1981. La asociación de Iglesias con la cual yo estaba alineado había caído bajo engaño espiritual. No solamente sus doctrinas medulares estaban más y más sembradas con influencias de la Nueva Era, sino que la inmoralidad había entrado sigilosamente, y líderes claves comenzaron a dejar a sus esposas por otras mujeres. No pude mas quedarme callado. Como resultado, en 1979 deje mi congregación en Detroit, Michigan, donde había pastoreado y viaje a las oficinas regionales de la organización en Iowa. Yo vine a suplicar por arrepentimiento, sin embargo, luego de reunirme con los líderes principales, se me pidió que abandonara al grupo.

Asique aquí estábamos - habíamos dejado nuestra iglesia, no teníamos dinero, con cuatro chicos pequeños y no podíamos afrontar ni siquiera un alquiler básico. Desesperados por algo, finalmente encontramos una vieja granja en la zona rural de Washington, Iowa. La casa tenía más de cien años, pero en realidad parecía más vieja. Luego de negociar con el propietario, nos dieron un año libre de alquiler a condición de que yo hiciera reparaciones básicas a la casa, tales como limpieza y pintura.

¡Encuentre a Dios!


Por Francis Frangipane
(English)

Hay solo una razón que impide que la mayoría de las Iglesias prosperen espiritualmente. Todavía tienen que encontrar a Dios.


La santidad procede de buscar la gloria de Dios
“¿Como podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único?” (Juan 5:44) Si desplegamos nuestra espiritualidad para impresionar a los hombres, si todavía buscamos recibir honra de los demás, o si todavía procuramos parecer justos, o especialmente “ungidos” ante la gente, ¿podemos decir con sinceridad que caminamos cerca del Dios vivo? Sabemos que tenemos una relación correcta con Dios cuando el hambre que sentimos por Su gloria hace que nos olvidemos de las alabanzas humanas.

¿No se desvanece cualquier gloria ante la luz de Su gloria? Tal como Jesús desafío la autenticidad de fe de los fariseos, así lo hace con la nuestra en la actualidad: “¿Como podes vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros?”


La humildad precede a la santidad


Por Francis Frangipane
(English)

“A medida que crezco y soy más grande en Dios, más pequeño me vuelvo.”                                                 - (Allen Bond)



Una persona santa es una persona humilde.
“... Aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón” (Mateo 11: 29). El hombre más santo y poderoso que ha existido se describió a sí mismo como “manso y humilde de corazón.” ¿Cuál es la razón para comenzar un mensaje sobre la santidad con una cita relativa a la humildad? Sencillamente porque la santidad es el producto de la gracia, y Dios sólo da gracia a los humildes.

Es de vital importancia que comprendamos que Jesús no condena a los pecadores; sino a los hipócritas. Un hipócrita es una persona que excusa su propio pecado mientras condena los pecados de los demás, no es solamente de “doble faz”, porque es alguien que se niega a admitir que a veces lo es, pretendiendo tener por lo tanto una justicia que está lejos de vivir. Al no poder reconocer faltas en sí mismo, el hipócrita no discierne su hipocresía y rara vez se detiene a pensar en la corrupción que hay en su corazón. Como no busca misericordia para sí, tampoco la tiene para otros; además, al estar siempre bajo el juicio de Dios, juicio es lo que generalmente expresa. No podemos buscar la santidad y al mismo tiempo seguir siendo hipócritas. Por lo tanto, el primer paso que realmente debemos dar en el camino hacia la santificación, es admitir que no somos tan santos como nos gustaría aparecer. Este primer paso se llama humildad.

En nuestro deseo de conocer a Dios, debemos discernir esta verdad en relación con el Todopoderoso: Él resiste al orgulloso, pero le otorga su gracia al humilde. La humildad trae la gracia que requiere nuestra necesidad, y únicamente es ésta la que puede cambiar nuestros corazones. Por lo tanto, la humildad es la estructura básica para la transformación. Ella es la esencia de todas las virtudes.

Dos cosas, tan solo dos cosas


Por Francis Frangipane
(English)

Existen tantas cosas que ocupan nuestras mentes, tantos libros, tantos ejemplos, y tantas buenas enseñanzas que merecen nuestra atención, que dicen: “Aquí hay una verdad.” Pero mientras he servido al Señor en estos años pasados el me ha guiado a buscar dos cosas, tan solo dos cosas: Conocer el Corazón de Dios en Cristo, y conocer mi propio Corazón a la luz de Cristo.


Conociendo el corazón de Dios
He estado procurando conocer a Dios, escudriñando para conocerlo y conocer la profundidad de su amor hacia su pueblo. Yo quiero conocer el Corazón de Cristo y la compasión que lo motiva. Las Escrituras lo dicen claramente: Jesús amaba a la gente. El evangelio de Marcos nos cuenta que después de que enseno y sano a multitud de enfermos, la gente tuvo hambre. Cristo en su compasión la vio como “ovejas que no tenían pastor” (Mateo 6:34). Para el no fue suficiente ensenarles y sanarlos. Se hizo personalmente cargo de las necesidades de cada uno. Tanto el bienestar físico, como su alimento eran importantes para Él.

Un chico con cinco panes y dos peces proveyó lo suficiente para que Jesús obrara otro milagro, pero este milagro tenía que ser realizado por el cuerpo dispuesto cansado de Cristo. Considere: Cristo había llevado a Sus discípulos a un lugar aparte a descansar; “Porque eran muchos los que iban y venían, de manera que ni aun tenían tiempo para comer” (Marcos 6:31).   


Pídeme


Por Francis Frangipane

(English)
 
La Gran Rebelión
Como si Jesús estuviera leyendo un resumen de noticias de años recientes, Sus profecías de hace dos mil años describen claramente nuestros tiempos .Por lo tanto, estamos en la obligación de discernir de una manera certera el significado de los tiempos en los cuales vivimos. De hecho, de todas las profecías cumplidas en nuestros tiempos, una profecía en particular tiene implicaciones inmediatas, la “apostasía”.

Pablo nos advirtió” Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición.   (2 Tesalonicenses 2:3)

 La apostasía se describe tradicionalmente como un tiempo en el cual muchos se desviarán silenciosamente de su verdadera fe en Cristo. Dependiendo de su punto de vista específico, en algún momento antes o después de la apostasía se producirá el rapto. Sin embargo, el concepto de apostasía simplemente como desviarse es incompleto. La palabra original en griego para apostasía cuando se utiliza en la literatura griega significa “una rebelión política “. De esto, podemos entender que la apostasía al final de los tiempos no es solamente un tiempo de un compromiso moral profundo; es un tiempo de desafío, agresión como de guerra, una insurrección política contra las leyes de Dios.  

El poder de apreciar

(English)
Algunos de nosotros no podemos  comunicarnos  con nuestros seres queridos. ¿Por qué? Parte de la razón es que somos desagradecidos  respecto a ellos. Vea usted, así como Dios nos requiere  " entrar por sus puertas con acción de gracias " (Salmo 100: 4), así obtenemos  acceso y el " derecho a hablar " en los corazones de nuestros seres queridos a través de valorar genuinamente  las cosas buenas que vemos en ellos. Debemos aprender a ser agradecidos por las personas que Dios nos ha dado.

Si usted no está agradecido por sus adolescentes, por ejemplo, en última instancia, su decepción con ellos, los alejara de usted. Tómese  tiempo con ellos y sinceramente hágale saber  las cosas que usted aprecia de ellos. Hay muchas cosas buenas sobre ellos que ellos necesitan escuchar que usted reconoce. No estoy diciendo que no debemos corregir a nuestros hijos, pero debemos  equilibrar la corrección con el reconocimiento y la alabanza; lo que refuerza su sentido de autoestima y valor.

Debido a que Dios nos ha creado para ser criaturas sociales,  nacemos con un deseo interno de  aceptación. De hecho, la mayoría de nosotros probablemente deseamos más aceptación que justicia.

Espíritu Santo y fuego


Por Francis Frangipane
(English)

Como cristianos, estamos fascinados por el Espíritu Santo. El enseña, guía, da dones, da fruto y, entre otras cosas, nos consuela en nuestro caminar. Sin embargo, un aspecto que rara vez se discute es el bautismo de fuego. Juan dijo que Cristo " bautizaría. . . con el Espíritu Santo y con fuego" (Mat. 3:11).

Pedro nos dice que no debemos ser " sorprendidos por el fuego de prueba. . ., que en medio de vosotros ha venido para probaros, como si alguna cosa extraña os estuviera aconteciendo " (1 Pedro 4:12). De hecho, Jesús dijo: " Todos serán salados con fuego" (Marcos 9:49).

La iglesia en los Estados Unidos de Norteamérica durante demasiado tiempo ha seguido a Casper, el fantasma amistoso, en lugar de buscar el fuego del Espíritu Santo. Nos hemos vuelto cojos al  pensar en nuestra propia cruz;  desmayamos cuando pensamos en  sufrimiento o sacrificio. Amado, es el momento de abrazar el fuego de la presencia de Dios. Es el fuego que purifica nuestro sacrificio.

Una guerra motivada en el amor


Por Francis Frangipane
(English)

Jesús sabía que este mundo era una esfera sitiada por el reino  satánico. El planeta Tierra no era un lugar de paz, sino un reino en guerra. A partir de la expulsión de Lucifer y sus ángeles del cielo, a la tentación en el Jardín del Edén, a Babilonia y la multiplicación de las naciones bajo  influencia satánica, el planeta Tierra ha sido un mundo asediado. La idea de que de alguna manera nuestra época está menos amenazada por el mal es el mayor de los engaños. Debemos pelear si es que vamos a seguir a Cristo hacia la victoria.

No importa cuán bello o incluso inocente el mundo a nuestro alrededor parezca a veces, recuerde que en el paraíso mismo había una serpiente.  Si Adán y Eva hubieran tenido una mentalidad  de guerra, jamás habrían aceptado  las mentiras de Lucifer. De la misma manera hoy en día, tenemos que ser prudentes y caminar con cuidado, ya que " los días son malos " (Efesios 5:16).

Vea usted, Jesús siempre estuvo consciente de que vivía en una zona de guerra. Sin importar  lo que estaba haciendo - si riendo con los pecadores o expulsando demonios, si sanando a los enfermos o formando a sus seguidores - por debajo de la superficie de sus actividades exteriores, el " interruptor del modo de guerra" en la mente de Jesús siempre estaba encendido.

Cuando se cumpla la pascua en el reino de Dios



Por Francis Frangipane
(English)

¿"Pascua actual” o “Pascua”?
Todos sabemos que la iglesia primitiva no celebraba la Pascua con caramelos de goma, conejos de chocolate y pollitos de malvavisco. Sus hijos nunca fueron a una búsqueda de huevos de Pascua. Los cristianos primitivos celebraron el Nuevo Pacto que fue cumplido por Jesucristo en la Pascua primera.

 La palabra “Easter” (utilizada hoy día en muchos lugares) en realidad proviene del anglosajón  Eastre, la diosa de la primavera. Al expandirse el Cristianismo, se tornó en una regla de la iglesia el no deshacer feriados pagados, sino en cambio inyectar significado Cristiano a las celebraciones. Obviamente, los huevos de colores, los conejos y pollitos no eran símbolos de la resurrección sino de hecho parte de los ritos paganos de fertilidad celebrados durante la primavera.

 A pesar que la mayoría de los cristianos, incluido yo mismo, todavía nos referimos a la estación de la resurrección de Cristo como “Easter”, en mi corazón miro más allá de las tradiciones seculares y gentilmente llevo la atención de todos hacia el gran milagro: la resurrección de Cristo. 

Cuando David capturó Jerusalén - Parte 2

Por Francis Frangipane
(English)

Desde sus años de juventud David supo que Dios lo había llamado a derrotar a los jebuseos. De hecho, las Escrituras nos dicen que cuando era todavía un jovencito, después de matar a Goliat, “tomo la cabeza del filisteo y la trajo a Jerusalén” (1 Samuel 17:54). En ese tiempo Jerusalén se llamaba Jebús y estaba ocupada por los jebuseos. Era como si David  estuviera diciendo: “Ok, solo soy un joven, pero he conquistado a este gigante filisteo. Recuérdenme, porque volveré”.

 En menos de veinte años David regreso, esta vez como rey de Israel. Tal como conquistó a Goliat, conquistó también la fortaleza de los jebuseos y fue llamada, “la ciudad de David”,  pronto conocida como Jerusalén.

Esta proeza de David no estuvo centrada en su realización personal, sino en el cumplimiento de la Palabra de Dios.  La Palabra de Dios no puede volver vacía, sin cumplir el propósito para el que fue enviada. Cuando el rey David oyó el escarnio de los jebuseos, interpreto  su estrategia a la luz de las promesas de Dios. Estaba en juego la integridad de la promesa del Señor a Abraham y su simiente: “Tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos” (Génesis 22:17). Mientras los jebuseos tenían la historia de su lado, ¡David tenia la Palabra inalterable de Dios del suyo!

Cuando David capturó Jerusalén - Parte 1

Por Francis Frangipane
(English)

Uno de los grandes errores de la Iglesia es limitar la expectativa de nuestra fe a lo que Dios hizo con las generaciones anteriores. No está mal querer lo que otros tuvieron, pero en realidad Dios tiene más para nosotros que lo ocurrido en eras pasadas. Ciertamente, muchas promesas concernientes a la iglesia deben ser cumplidas antes de que Cristo regrese. La Biblia nos dice que la iglesia experimentara no solo “tiempos peligrosos” en los últimos días (vea 2 Timoteo 3:1), sino épocas de renovación y restauración (Hechos 3:21). En consecuencia, en medio de los conflictos mundiales, el reino de Dios sobre la tierra continuara siendo renovado y restaurado ¡hasta que se amolde al reino de Dios en el cielo! Espere ver nuevas cosechas y expresiones de la gloria y el poder de Dios. ¡Deberíamos esperar ver maravillas que nuestros padres no vieron (vea Hechos 2:19 -21)! Si, y confiemos también en que las promesas que nosotros no pudimos llegar a poseer, nuestros hijos caminaran en ellas.

Podemos encontrar ánimo y guía una vez más en la vida del rey David. El nació en un tiempo similar al nuestro. Los hebreos estaban en la Tierra Prometida, pero compartían la tierra con enemigos que no habían conquistado. Cuando David se convirtió en rey, supo que Dios había prometido mas para Israel de lo que los judíos habían alcanzado. En particular, el hecho de que los jebuseos todavía ocupaban el área conocida ahora como Jerusalén. Pero si David se hubiera medido a sí mismo por el éxito de sus antecesores, nunca hubiera pensado en un ataque a los Jebuseos. Los Jebuseos eran un pueblo rudo de montana y, a pesar de estar en la lista de naciones prontas a ser desposeídas por Israel, nunca habían sido conquistados. 

Su tiempo señalado aún le espera


Por Francis Frangipane
(English)
Tiempos señalados

A pesar de la creciente conmoción en nuestro mundo, un último, gran derramamiento de misericordia durante los tiempos finales permanece (ver Mateo 24:14; Hechos 2:17). Esta estación sobrenatural de gracia no es algo por lo cual debemos implorar a Dios. No, su venida ha sido predeterminada. Es un “tiempo señalado” del Señor. 

Un tiempo “señalado” o “arreglado” es un abierto despliegue de la soberanía y el poder de Dios, sea llamando a una persona o llamando a una nación. Es la estación en la que Dios cumple las esperanzas y sueños de Su pueblo.
Como está escrito,

 “Mas tú, Jehová, permanecerás para siempre, Y tu memoria de generación en generación.  Te levantarás y tendrás misericordia de Sion, Porque es tiempo de tener misericordia de ella, porque el plazo ha llegado” (Salmo 102:12-13). 

El don de discernimiento



Por Francis Frangipane
(English)
Si  vamos a servir con verdadero discernimiento, nuestra percepción debe ser renovada hasta que veamos la vida a través de los ojos de Cristo el Redentor.

Para discernir no podemos juzgar
No poseeremos un maduro y continuo discernimiento hasta que crucifiquemos nuestros instintos de juzgar. En realidad, para la mayoría de nosotros, esto puede tomar una prolongada y enfocada estación de erradicación de antiguas maneras de pensar—actitudes que no fueron sembradas en fe y amor por la gente. En verdad, si es que nos vamos a apropiar del discernimiento nacido en la “mente de Cristo”, debemos primero encontrar el corazón de Cristo (1 Cor 2:16). El corazón y el amor de Jesus se resume en Sus propias palabras: “No he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo” ( Juan 12:47). E incluso cuando el Senor nos juzga, es para salvarnos y liberarnos.


El espíritu que da vida



Por Francis Frangipane
(Englsih)

Como cristianos nuestra fe nos dice que Cristo murió como pago por nuestros pecados. Creemos que Él realmente se levantó de la tumba como prueba de que ciertamente Él fue enviado por Dios. Sin embargo, es también muestra convicción que, en esta  resurrección, no sólo fueron expiados los pecados de la humanidad, sino que por medio de Cristo, un segundo Génesis comenzó.

Pablo explica: " El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente. El último Adán, espíritu que da vida " (1 Cor. 15:45). La palabra Adán significa "hombre " y es representativa de la "humanidad”. En la actualidad hay dos Adanes o dos especies del hombre. La primera especie de hombre es el descendiente del pecaminoso Adán. Su vida gira alrededor de sus deseos carnales o "naturales”. Cargan tanto el ADN de la naturaleza de Adán como  las consecuencias del pecado de Adán. Este hombre natural se centra en satisfacer las necesidades de su alma. Ciertamente el es un "alma viviente", pero es controlado por los miedos, las necesidades físicas, las limitaciones intelectuales, el entorno cultural y el pecado.

Todo el que busca encuentra



Por Francis Frangipane
(English)

La Huella Eterna
Es una vergüenza que, en nuestra era, los servicios de Iglesias no se enfoquen mas en realmente buscar a Dios. Si, honramos a Dios y le damos gracias por lo que El ha hecho. Cantamos y escuchamos un sermón y, quizás, disfrutamos un tiempo de confraternidad con otros. Más aun raramente abandonamos un servicio con el fuego de la eternidad reflejándose en nuestros rostros. Por el contrario, nos llenamos de información sobre Dios sin realmente acercarnos a El. La mayoría de nosotros todavía estamos en gran parte inconscientes de la presencia de Dios.

Mientras en las iglesias necesitamos programas, camaradería, y tiempos de capacitación ministerial, no debemos asumir automáticamente que el adoctrinamiento religioso es lo mismo que realmente buscar a Dios. Y mientras a menudo soy bendecido al escuchar música cristiana contemporánea, incluso el entretenimiento piadoso no es un sustituto de mi propia adoración y encuentro con Dios.

El radar del Espíritu Santo

Por Francis Frangipane
(English)



“Pues no hay nada oculto que no haya de ser manifiesto, ni secreto que no haya de ser conocido y salga a la luz.” – Lucas 8:17

La paz de Cristo no es sólo un atributo divino; también es un órgano de comunicación en el lenguaje de Dios. El Espíritu Santo usa la paz para comunicarse con nosotros. Si una situación amerita precaución, nuestra paz es alterada; si se elige una dirección correctamente, la paz lo confirma. Por lo tanto, se nos amonesta por la Palabra de Dios a que " la paz de Cristo reine en [nuestros] corazones " (Col. 3:15). La traducción literal – de la palabra en ingles – es “actuar como árbitro.”

Mientras debatimos en nuestras almas acerca de un curso de acción, la paz de Cristo actúa como un radar espiritual. Ayuda a que nuestra capacidad de discernimiento sea más eficaz.

La primera vez que nacimos de nuevo, no fue a una religión que le dimos nuestros corazones; fue a Cristo a través del Espíritu Santo. El Espíritu de Dios realmente  entró en nuestras vidas, y con El llegó Su testimonio interior de paz. Esto no es algo menor, porque  el Evangelio en realidad se llama el " evangelio de la paz " ( Ef. 6:15).

Con la mirada de tus ojos


(English)

“¿Quién es ésta que se muestra como el alba, Hermosa como la luna, Esclarecida como el sol, Imponente como ejércitos en orden?” (Cantares 6:10).

Fuimos creados para algo más que tener una religión. De hecho, en lo que respecta a la satisfacción de nuestros anhelos más profundos, llegara un tiempo  cuando nos demos cuenta de que la religión no es suficiente. No satisface ni a Cristo ni a nosotros. La Palabra de Dios revela que Cristo quiere realmente, en lo personal, conocernos. (Mat. 7: 22-23).

Usted dice, pero ¡Él ya nos conoce! En su Omnisciencia, El conoce todas las cosas. Si, pero en Su amor, El busca conocernos como seres que viven en inquebrantable unión con Él. El tiene el derecho de poseer nuestras almas, nuestros secretos, y nuestros sueños. El quiere la persona que soy cuando nadie más me mira. No obstante, El no se fuerza a sí mismo. Esa no es la forma de obrar del amor.      

"No recuerdo"


Gracias por su interés en los mensajes en español del Pastor Francis.

La versión en español estará aquí en breve.

Gracias por acompañarnos en oración mientras trabajamos en la traducción.

Esperamos verle regresar pronto para la lectura.

Muchas gracias

Estad quietos y sabed



(English)
Es tiempo de dejar nuestros temores y estresantes ansiedades que provienen del no confiar en Dios.

Un título para el Mesías es Emmanuel, que significa " Dios con nosotros. " Jesús prometió estar con nosotros " hasta el fin del mundo" (Mateo 28:20). En algún momento tenemos que aceptar la maravilla y el poder de la promesa de Cristo. ¡Él está siempre con nosotros! Desconfiar de esta promesa es rechazar el carácter mismo de la naturaleza divina. Es un pecado grave.

En los salmos, el Señor nos da una promesa para el día en que nos encontramos. El dice,

“Estad quietos, y sabed que yo soy Dios; exaltado seré entre las naciones, exaltado seré en la tierra” (Salmo 46:10).