¡Incluso Sodoma!


Por Francis Frangipane
(English)

¡Todo lo que nos falta es semejanza a Cristo!
Jesús tiene una palabra que decir, no sólo a nosotros como individuos, sino también a ciudades enteras. Lucas registra  a Jesús enfrentando a varias ciudades donde había hecho milagros. Leemos: "Entonces comenzó a denunciar a las ciudades en las cuales habían sido hechas muchas de Sus maravillas, porque no se habían arrepentido" (Mateo 11:20.).

Sé que nos imaginamos a Cristo en Su gentileza y compasión, y así deberíamos. Sin embargo, Jesús reprendió fuertemente a las ciudades de Corazín, Betsaida y Capernaum (. Vv 21, 23).
Y no deberíamos detenernos ahí pues con lágrimas en Sus ojos lloró y clamo a Jerusalén (Lucas 13:34).  ¡Si el Señor esperaba en el primer siglo que ciudades enteras se arrepintiesen, Él espera que las ciudades puedan venir a arrepentirse nuevamente hoy, como los hombres de Nínive se arrepintieron ante la predicación de Jonás!


Sin embargo, fue en este mismo contexto de reprensión a ciudades que Jesus hizo una afirmación que revelo la magnitud del poder redentor de Dios.  El dijo, “Porque si los milagros que se hicieron en vosotras se hubieran hecho en Tiro y en Sidón, hace tiempo que se hubieran arrepentido en cilicio y ceniza”. (Mateo 11:21).

Tiro y Sidón eran naciones gentiles conocidas por su libertinaje y pecado. Por lo tanto, la estrategia para ganar nuestras ciudades es que  la iglesia revele  la vida de Cristo en  poder. Sí, la revelación de Cristo en nosotros comienza por nosotros como individuos, pero  se multiplica cuando Su vida se revela corporativamente en Su cuerpo. ¡Jesús dice que incluso las peores ciudades pueden arrepentirse y encontrar a Dios!

¿Que obstaculiza el volver de los corazones de la gente? Parte de la respuesta está en la iglesia, con nuestros pecados de auto justicia, indiferencia e incredulidad. ¡Pastores, escuchen, el futuro no le pertenece al mundo; le pertenece a la iglesia transformada! Dios “quiere que todos los hombres sean salvos” (1 Tim. 2:4). El sacrificio de Cristo pago por la salvación  de todos los hombres.  El cielo espera que la iglesia actúe.

Alguien puede decir, “Pero eso fue entonces. Nuestras ciudades son peores. Están más allá de redención”. No. Jesus continuo Su reprensión a las ciudades, diciendo, “si los milagros que se hicieron en ti se hubieran hecho en Sodoma, ésta hubiera permanecido hasta hoy”. (Mateo 11:23). ¡Sorprendentemente, cuando Cristo se manifiesta en  poder, Jesús dijo que incluso Sodoma podía encontrar arrepentimiento!

¿Son Sodoma los Estados Unidos de Norteamérica? No todavía, pero parece que lo quiere ser. A pesar del abrazo a las tinieblas de los Estados Unidos, creo que todo lo que necesitamos es un auténtico mover  de Dios -  milagros reales y verdaderas vidas transformadas - y multitudes en tinieblas vendrán a la luz. De hecho, nuestras ciudades han visto el infierno, así que ahora que la  iglesia les muestre el  Cielo. La promesa de Cristo es que incluso Sodoma podría arrepentirse en la atmósfera y la revelación del amor y el poder de Cristo. ¡Si hay esperanza para Sodoma, hay esperanza para su ciudad también!

Adaptado del libro, When the Many Are One
Disponible en
 www.arrowbookstore.com.

Traducción y edición: Gabriela Rabellino

No hay comentarios.:

Publicar un comentario