Todo el que busca encuentra



Por Francis Frangipane
(English)

La Huella Eterna
Es una vergüenza que, en nuestra era, los servicios de Iglesias no se enfoquen mas en realmente buscar a Dios. Si, honramos a Dios y le damos gracias por lo que El ha hecho. Cantamos y escuchamos un sermón y, quizás, disfrutamos un tiempo de confraternidad con otros. Más aun raramente abandonamos un servicio con el fuego de la eternidad reflejándose en nuestros rostros. Por el contrario, nos llenamos de información sobre Dios sin realmente acercarnos a El. La mayoría de nosotros todavía estamos en gran parte inconscientes de la presencia de Dios.

Mientras en las iglesias necesitamos programas, camaradería, y tiempos de capacitación ministerial, no debemos asumir automáticamente que el adoctrinamiento religioso es lo mismo que realmente buscar a Dios. Y mientras a menudo soy bendecido al escuchar música cristiana contemporánea, incluso el entretenimiento piadoso no es un sustituto de mi propia adoración y encuentro con Dios.

Por lo tanto, preguntémonos: ¿Hay un lugar y un tiempo aparte en nuestra vida espiritual en el que podemos entregarnos a la búsqueda de Dios? ¿Que si el Espíritu de Dios en realidad desea manifestarse a Si mismo durante nuestro servicio? ¿El Señor tendrá que esperar hasta que terminemos con el programa que agendamos?  Yo respeto y reconozco la necesidad de orden; necesitamos los tiempos estipulados para anuncios y propósitos definidos que hoy en día ocupan nuestras mañanas de domingo, pero ¿hemos hecho lugar para Dios mismo?



 "No sabía que la piel de su rostro resplandecía"
Cuando recién nos determinamos a acercarnos a Dios, puede parecer que logramos poco con nuestros esfuerzos. Aun así, tenga la seguridad: incluso el pensamiento de buscar a Dios es un paso hacia nuestra transformación.  Y aun, con frecuencia no notamos los primeros signos de nuestro renuevo espiritual, porque mientras crecemos en nuestra conciencia de Dios, simultáneamente nos volvemos menos conscientes de nosotros mismos. Aunque puede que no nos demos cuenta de que estamos cambiando, otros ciertamente lo harán.

Considere la experiencia de Moisés. El siervo de Dios había subido al Monte Sinaí, y allí estuvo de pie delante del Dios vivo. Los ojos de Moisés fueron realmente llenos con la gloria de Dios; sus oídos en realidad escucharon el sonido audible de la voz del Señor. Más todavía, cuando Moisés regresó al pueblo, la Biblia dice que Moisés “no sabía que la piel de su rostro resplandecía” (Éxodo 34:29). Cuando los Israelitas vieron el fuego de la gloria de Dios en el rostro de Moisés, “tuvieron miedo de acercarse a él" (v. 30). Vieron que el había estado con Dios.

La iglesia necesita más personas que se hayan, como Moisés, acercado al Omnipotente, gente que se haya parado en el fuego sagrado de la Presencia de Dios. Mas por  el contrario, nos agotamos con doctrinas periféricas o estilos de música en nuestros servicios.

Tal vez haya beneficios en debatir constantemente los matices de nuestras doctrinas, pero ¿no estamos verdaderamente más sedientos por la realidad de Dios?

Nuestro objetivo es, día tras día, acercarnos más a Dios. El nos ha ordenado venir audazmente a Su trono de gracia. Para recibir la ayuda que necesitamos, debemos llegar a Su trono. Recuerde también que nuestra confianza proviene de Cristo mismo. El prometió,

“Todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” (Mateo 7:8).

Si no dejamos de buscar y llamar, vamos a descubrir grados de intimidad con Dios. Incluso ahora mismo, Él está cerca. El Señor promete: "Todo el que busca encuentra..." (Mateo 7:8).

Maestro, poseer más de Ti es el amado enfoque de mi existencia. Acércate, bendito Redentor, cumple Tu anhelo de mi cumpliendo mi anhelo por Ti


Adaptado de un capitulo en el libro de Francis,
“Me buscarán y me hallarán”. A la venta en   www.arrowbookstore.com
Traducción y edición: Gabriela Rabellino

El radar del Espíritu Santo

Por Francis Frangipane
(English)



“Pues no hay nada oculto que no haya de ser manifiesto, ni secreto que no haya de ser conocido y salga a la luz.” – Lucas 8:17

La paz de Cristo no es sólo un atributo divino; también es un órgano de comunicación en el lenguaje de Dios. El Espíritu Santo usa la paz para comunicarse con nosotros. Si una situación amerita precaución, nuestra paz es alterada; si se elige una dirección correctamente, la paz lo confirma. Por lo tanto, se nos amonesta por la Palabra de Dios a que " la paz de Cristo reine en [nuestros] corazones " (Col. 3:15). La traducción literal – de la palabra en ingles – es “actuar como árbitro.”

Mientras debatimos en nuestras almas acerca de un curso de acción, la paz de Cristo actúa como un radar espiritual. Ayuda a que nuestra capacidad de discernimiento sea más eficaz.

La primera vez que nacimos de nuevo, no fue a una religión que le dimos nuestros corazones; fue a Cristo a través del Espíritu Santo. El Espíritu de Dios realmente  entró en nuestras vidas, y con El llegó Su testimonio interior de paz. Esto no es algo menor, porque  el Evangelio en realidad se llama el " evangelio de la paz " ( Ef. 6:15).

Con la mirada de tus ojos


(English)

“¿Quién es ésta que se muestra como el alba, Hermosa como la luna, Esclarecida como el sol, Imponente como ejércitos en orden?” (Cantares 6:10).

Fuimos creados para algo más que tener una religión. De hecho, en lo que respecta a la satisfacción de nuestros anhelos más profundos, llegara un tiempo  cuando nos demos cuenta de que la religión no es suficiente. No satisface ni a Cristo ni a nosotros. La Palabra de Dios revela que Cristo quiere realmente, en lo personal, conocernos. (Mat. 7: 22-23).

Usted dice, pero ¡Él ya nos conoce! En su Omnisciencia, El conoce todas las cosas. Si, pero en Su amor, El busca conocernos como seres que viven en inquebrantable unión con Él. El tiene el derecho de poseer nuestras almas, nuestros secretos, y nuestros sueños. El quiere la persona que soy cuando nadie más me mira. No obstante, El no se fuerza a sí mismo. Esa no es la forma de obrar del amor.      

"No recuerdo"


Gracias por su interés en los mensajes en español del Pastor Francis.

La versión en español estará aquí en breve.

Gracias por acompañarnos en oración mientras trabajamos en la traducción.

Esperamos verle regresar pronto para la lectura.

Muchas gracias

Estad quietos y sabed



(English)
Es tiempo de dejar nuestros temores y estresantes ansiedades que provienen del no confiar en Dios.

Un título para el Mesías es Emmanuel, que significa " Dios con nosotros. " Jesús prometió estar con nosotros " hasta el fin del mundo" (Mateo 28:20). En algún momento tenemos que aceptar la maravilla y el poder de la promesa de Cristo. ¡Él está siempre con nosotros! Desconfiar de esta promesa es rechazar el carácter mismo de la naturaleza divina. Es un pecado grave.

En los salmos, el Señor nos da una promesa para el día en que nos encontramos. El dice,

“Estad quietos, y sabed que yo soy Dios; exaltado seré entre las naciones, exaltado seré en la tierra” (Salmo 46:10).

¡Levántense, guerreros de oración!


(English)
Jesús contó una parábola para mostrar que los hombres deben orar en todo momento, y no desmayar (Lucas 18: 1-8). En otras palabras, si usted no está orando, desfallecerá. La mayor parte de las cosas por las que yo oro tengo que orar para recibir la respuesta. Dios desea ver emerger algo más profundo de mi tiempo de oración que el obtener una respuesta a la oración. El quiere que llegue a ser como Jesús. Así que Él organiza batallas formadoras del carácter que en última instancia no solo cambiaran el mundo a mí alrededor, sino que me cambiaran primero a mí. Esto es lo que todos los verdaderos guerreros de oración han descubierto.

Cuando nos imaginamos a un guerrero de oración, normalmente imaginamos a una abuela o tía abuela. Creo que cada familia tiene una. Nunca se las encuentra mirando una bola de cristal para saber el futuro del pequeño Juan; ellas están ante el trono de Dios creando el futuro de Juan en oración. Ellas no se preguntan si María lo lograra; ellas están orando por su victoria. Ellas no tienen tiempo para lamentarse por el problema de Harry con la bebida; están tomando el cielo por asalto para verlo libre.

Los guerreros de oración son los seres más poderosos ,aterradores, perseguidores de demonios y sacudidores del mundo de toda la tierra. En verdad,  son co- creadores con Dios! Ellos miran a las predicciones astrológicas y las reprenden. Ellos nunca se preguntan acerca del futuro porque están demasiado ocupados creándolo. Los guerreros de oración son posicionados por Dios para pararse en fe por sus familias, iglesias y ciudades. La oración es más fuerte que los reyes y más poderosa que los ejércitos. ¡La oración es la fuerza más poderosa de la tierra!

~  ~  ~  ~  ~  ~  ~  ~  ~  ~  ~  ~

Adaptado del libro de Francis Frangipane, Alístese junto al Señor de los ejércitos. Disponible en wwww.arrowbookstore.com.

Traducción y edición: Gabriela Rabellino