El espíritu que da vida



Por Francis Frangipane
(Englsih)

Como cristianos nuestra fe nos dice que Cristo murió como pago por nuestros pecados. Creemos que Él realmente se levantó de la tumba como prueba de que ciertamente Él fue enviado por Dios. Sin embargo, es también muestra convicción que, en esta  resurrección, no sólo fueron expiados los pecados de la humanidad, sino que por medio de Cristo, un segundo Génesis comenzó.

Pablo explica: " El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente. El último Adán, espíritu que da vida " (1 Cor. 15:45). La palabra Adán significa "hombre " y es representativa de la "humanidad”. En la actualidad hay dos Adanes o dos especies del hombre. La primera especie de hombre es el descendiente del pecaminoso Adán. Su vida gira alrededor de sus deseos carnales o "naturales”. Cargan tanto el ADN de la naturaleza de Adán como  las consecuencias del pecado de Adán. Este hombre natural se centra en satisfacer las necesidades de su alma. Ciertamente el es un "alma viviente", pero es controlado por los miedos, las necesidades físicas, las limitaciones intelectuales, el entorno cultural y el pecado.