Pídeme


Por Francis Frangipane

(English)
 
La Gran Rebelión
Como si Jesús estuviera leyendo un resumen de noticias de años recientes, Sus profecías de hace dos mil años describen claramente nuestros tiempos .Por lo tanto, estamos en la obligación de discernir de una manera certera el significado de los tiempos en los cuales vivimos. De hecho, de todas las profecías cumplidas en nuestros tiempos, una profecía en particular tiene implicaciones inmediatas, la “apostasía”.

Pablo nos advirtió” Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición.   (2 Tesalonicenses 2:3)

 La apostasía se describe tradicionalmente como un tiempo en el cual muchos se desviarán silenciosamente de su verdadera fe en Cristo. Dependiendo de su punto de vista específico, en algún momento antes o después de la apostasía se producirá el rapto. Sin embargo, el concepto de apostasía simplemente como desviarse es incompleto. La palabra original en griego para apostasía cuando se utiliza en la literatura griega significa “una rebelión política “. De esto, podemos entender que la apostasía al final de los tiempos no es solamente un tiempo de un compromiso moral profundo; es un tiempo de desafío, agresión como de guerra, una insurrección política contra las leyes de Dios.  

El poder de apreciar

(English)
Algunos de nosotros no podemos  comunicarnos  con nuestros seres queridos. ¿Por qué? Parte de la razón es que somos desagradecidos  respecto a ellos. Vea usted, así como Dios nos requiere  " entrar por sus puertas con acción de gracias " (Salmo 100: 4), así obtenemos  acceso y el " derecho a hablar " en los corazones de nuestros seres queridos a través de valorar genuinamente  las cosas buenas que vemos en ellos. Debemos aprender a ser agradecidos por las personas que Dios nos ha dado.

Si usted no está agradecido por sus adolescentes, por ejemplo, en última instancia, su decepción con ellos, los alejara de usted. Tómese  tiempo con ellos y sinceramente hágale saber  las cosas que usted aprecia de ellos. Hay muchas cosas buenas sobre ellos que ellos necesitan escuchar que usted reconoce. No estoy diciendo que no debemos corregir a nuestros hijos, pero debemos  equilibrar la corrección con el reconocimiento y la alabanza; lo que refuerza su sentido de autoestima y valor.

Debido a que Dios nos ha creado para ser criaturas sociales,  nacemos con un deseo interno de  aceptación. De hecho, la mayoría de nosotros probablemente deseamos más aceptación que justicia.

Espíritu Santo y fuego


Por Francis Frangipane
(English)

Como cristianos, estamos fascinados por el Espíritu Santo. El enseña, guía, da dones, da fruto y, entre otras cosas, nos consuela en nuestro caminar. Sin embargo, un aspecto que rara vez se discute es el bautismo de fuego. Juan dijo que Cristo " bautizaría. . . con el Espíritu Santo y con fuego" (Mat. 3:11).

Pedro nos dice que no debemos ser " sorprendidos por el fuego de prueba. . ., que en medio de vosotros ha venido para probaros, como si alguna cosa extraña os estuviera aconteciendo " (1 Pedro 4:12). De hecho, Jesús dijo: " Todos serán salados con fuego" (Marcos 9:49).

La iglesia en los Estados Unidos de Norteamérica durante demasiado tiempo ha seguido a Casper, el fantasma amistoso, en lugar de buscar el fuego del Espíritu Santo. Nos hemos vuelto cojos al  pensar en nuestra propia cruz;  desmayamos cuando pensamos en  sufrimiento o sacrificio. Amado, es el momento de abrazar el fuego de la presencia de Dios. Es el fuego que purifica nuestro sacrificio.

Una guerra motivada en el amor


Por Francis Frangipane
(English)

Jesús sabía que este mundo era una esfera sitiada por el reino  satánico. El planeta Tierra no era un lugar de paz, sino un reino en guerra. A partir de la expulsión de Lucifer y sus ángeles del cielo, a la tentación en el Jardín del Edén, a Babilonia y la multiplicación de las naciones bajo  influencia satánica, el planeta Tierra ha sido un mundo asediado. La idea de que de alguna manera nuestra época está menos amenazada por el mal es el mayor de los engaños. Debemos pelear si es que vamos a seguir a Cristo hacia la victoria.

No importa cuán bello o incluso inocente el mundo a nuestro alrededor parezca a veces, recuerde que en el paraíso mismo había una serpiente.  Si Adán y Eva hubieran tenido una mentalidad  de guerra, jamás habrían aceptado  las mentiras de Lucifer. De la misma manera hoy en día, tenemos que ser prudentes y caminar con cuidado, ya que " los días son malos " (Efesios 5:16).

Vea usted, Jesús siempre estuvo consciente de que vivía en una zona de guerra. Sin importar  lo que estaba haciendo - si riendo con los pecadores o expulsando demonios, si sanando a los enfermos o formando a sus seguidores - por debajo de la superficie de sus actividades exteriores, el " interruptor del modo de guerra" en la mente de Jesús siempre estaba encendido.