Ayuno de juicio


Por Francis Frangipane
(English)

Hay muchos tipos de ayunos. Si alguna vez ha participado en un ayuno prolongado, usted sabe que puede ser una experiencia que cambie su vida. El rey de Nínive junto al pueblo de su nación ayunó de alimentos y agua. El Señor escucho la sinceridad de su arrepentimiento y  preservo  su nación, haciendo de ellos un ejemplo del poder inherente al ayuno junto a la oración, tocando el corazón de Dios  (Jonás 3; Lucas 11:32).

Un ayuno puede ser una poderosa arma que ayude a estimular avivamiento, o por el contrario, puede degradarse en un ejercicio religioso que casi no tiene significancia espiritual. Los Fariseos  ayunaban dos veces a la semana, pero lo hacían para ser vistos por los hombres.  Su ayuno se torno en un asunto de orgullo. Completamente carente de valor espiritual.

Ejemplos de ayunos verdaderos
 En su esencia, el propósito de un ayuno es ayudarnos a alcanzar nuestro destino espiritual más rápidamente,  Jesús dijo, "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados" (Mat. 5:6). El objetivo de nuestro hambre es que la justicia prevalezca, tanto en nosotros personalmente o en nuestra familia, iglesia, ciudad o nación. El ayuno nos lleva allí más rápido.  

Escuela en línea




Inscripciones extendidas
hasta el 29 de agosto de 2016

Programa a imagen de Cristo
Clases de nivel I comienzan el 2 de setiembre
Hay cualidades del corazón que realmente atraen el beneplácito de Dios. Si poseemos una fe que no se ofende en nuestra búsqueda de la semejanza a Cristo; si caminamos humildemente con nuestro Dios; si nos posicionamos en la brecha de intercesión; y si moramos en unidad Cristo céntrica con el Cuerpo de Cristo local – atraeremos la complacencia de Dios, y cuando lo hacemos, Su poder prontamente le sigue. Inscríbase hoy para nuestro próximo periodo de clases del Centro de Formación a Imagen de Cristo que comienza el 1o de julio. Inscripciones cierran el 29 de agosto. www.frangipanehispano.org


El Programa de Formación a Imagen de Cristo es un curso en línea de seis meses desarrollado por el Pastor Frangipane. Está basado en 45 años de búsqueda de Dios, estudio y revelación. Estas son comprobadas verdades que rompen cadenas y nos conducen a un poderoso caminar cristiano.

Goliat tenía un hermano


Por Francis Frangipane
(English)

He aquí la escena: Usted se encuentra en una pelea contra la enfermedad, la opresión o algún tipo de lucha similar. Busca a Dios, y de alguna manera, la gracia de Dios toca su vida.  Su victoria puede haberse obtenido a través de una palabra u oración u otro tipo de aliento, pero usted sabe con certeza que el Señor le ha libertado. Haciendo uso de las cinco piedras lisas de gracia divina, usted derrotó a su Goliat.

Pero, unas pocas semanas o meses o quizá años más tarde, de pronto, todos los síntomas regresan con una venganza. Si usted había peleado con una enfermedad, ahora se manifiesta peor que nunca; si su batalla era acerca de una relación, parece como que todo el progreso logrado se perdió y usted se encuentra a fojas cero.

¿Se ha encontrado en esta situación?  Estas experiencias negativas pueden drenar la esperanza de su corazón.  Usted pierde la expectativa y el poder de la fe, y una parálisis espiritual inmoviliza su alma. Puede que aun vaya a la iglesia, pero su fe esta inactiva.  Cuando otros testifican acerca de liberación, secretamente teme que ellos también pierdan “su sanidad”.

Cuando el fruto está maduro



Del curso A Semejanza de Cristo
Por Francis Frangipane
(English)


Por cierto, el periodo anterior al regreso de Cristo será difícil y peligroso. Las Escrituras nos advierten que la voz de Dios hará temblar todas las cosas, cosas en los cielos y cosas en la tierra. Todo lo que pueda ser conmovido, lo será y removido (Heb 12:27).

Aun así, en el calendario de Dios hay más que simplemente juicios en aumento y el rapto.  Habrá asimismo un avance y un significativo aunque parcial re establecimiento del reino de Dios (Dan 2:44; Mat 24:14; Mat 13). Un pueblo espiritualmente maduro servirá como vanguardia de Su reino.  Antes de que el Señor sea glorificado en la tierra, El será glorificado en la iglesia (ver Isaías 60:1-3; Efesios 5:27).  Ciertamente, el alcanzar una madurez semejante a Cristo en aquellos que van en pos del Señor no será algo secundario en el panorama general de los eventos de tiempo final; será la atracción principal.

 Escuche con atención lo que Jesús enseñó. Dijo:

"Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra; y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo. Porque de suyo lleva fruto la tierra, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga; y cuando el fruto está maduro, enseguida se mete la hoz, porque la siega ha llegado" (Marcos 4:26-29).

La vara de Dios

Por Francis Frangipane
(English)
 

Imagine un personal o “staff” de Iglesia donde la visión primaria de cada uno sea alcanzar la semejanza a Cristo. Imagínese trabajar con este grupo de personas: no solamente cumple cada uno sus responsabilidades sino que buscan con ahínco la humildad de Cristo. Cuando ven algo mal o defectuoso, no se tornan en acusadores. Antes bien, ellos se posicionan frente a la necesidad con el corazón redentor de Cristo, primero orando por la situación y, cuando es necesario, humildemente trayendo corrección motivada en el amor.

 ¿Puede imaginarse un equipo que este comprometido en poseer una unidad sin ofensas en sus relaciones?  ¿Tiene usted alguna duda de que con tal equipo Dios puede cambiar al mundo?

Antes que usted diga que esto es imposible, permítame decir que en realidad estoy describiendo a mi equipo pastoral durante los años anteriores a mi jubilación (y mi actual equipo ministerial). La clave principal para caminar en tal gracia ha sido su participación en el Programade Formación a Imagen de Cristo. Mientras ninguno era perfecto (yo el primero), y aun cuando fue necesario combinar dones individuales con las necesidades ministeriales, la visión que impulsaba a cada uno era realmente volverse como Cristo.

¡Domina en medio de tus enemigos!


Por Francis Frangipane
(English)

La verdadera paz el fruto de tener confianza en el amor de Dios; nace de la revelación de que, a pesar de la batalla, “mayor es el que están en nosotros que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4). No se trata de la confianza en usted, sino de la confianza en Dios.

El Dios de paz aplastará a Satanás
Para sostener una lucha espiritual efectiva, debemos entender y hacer uso de la autoridad espiritual. Sin embargo, la autoridad espiritual, no consiste en imponer a la fuerza nuestra voluntad sobre otra persona.  Cuando usted tiene autoridad espiritual, usted ha establecido la paz de Dios en un área que alguna vez estuvo llena de conflicto y opresión. Por lo tanto, para poder verdaderamente movernos en autoridad, debemos primero tener paz.

El apóstol Pablo enseñó, “el Dios de paz aplastara en breve a Satanás bajo vuestros pies” (Rom. 16:20). Mantener la paz durante la lucha es dar un golpe mortífero y aplastante a la opresión y al temor.  Nuestra victoria nunca proviene de nuestras emociones o intelecto. Nuestra victoria viene cuando nos negamos a juzgar según lo que nuestros ojos ven o nuestros oídos escuchan y en confiar que todo lo que Dios nos ha prometido, sucederá.