La alabanza : el propósito de la creación

Por Francis Frangipane
(English)

Nosotros fuimos creados para el deleite de Dios. No fuimos creados para vivir para nosotros mismos sino para El. Y mientras el Señor desea que disfrutemos Sus dones y Su gente, nos hará saber que fuimos creados primero para su deleite. En esos momentos finales de esta era, el Señor tendrá gente cuyo propósito de vida es agradar a Dios con sus vidas. En ellos, Dios encuentra Su propia recompensa en la creación del hombre. Ellos son Sus adoradores. Están en la tierra solamente para complacer a Dios, y cuando El se complace, ellos también son complacidos.

El Señor los lleva más lejos y a través de más dolor y conflictos que otros hombres. En apariencia, frecuentemente parecen “golpeados de Dios y abatidos” (Isaías 53:4). Aun para Dios, ellos son sus amados. Cuando son machacados, como los pétalos de una flor, emanan una adoración, cuya fragancia es tan bella y poco frecuente que los ángeles lloran en silencioso asombro ante su rendición. Ellos son el propósito de Dios en la creación.



Uno podría pensar, que Dios los protegería, guardándolos de tal forma que no fueran estropeados. En cambio, son estropeados más que otros. De hecho, el Señor parece complacerse en machacarlos, poniéndolos en dolor. Porque en el medio de su dolor físico y emocional, su lealtad a Cristo crece pura y perfecta. Y al enfrentar persecuciones, su amor y adoración hacia Dios los consume.

Estuvieran todos los siervos de Cristo tan perfectamente rendidos. Aun así Dios encuentra su deleite en todos nosotros. Pero a medida que los días del reino se acercan y la guerra espiritual al final de esta era aumenta, aquellos que han sido creados solamente para la adoración a Dios, avanzaran en el poder y gloria del Hijo. Con elevadas alabanzas a Dios en sus bocas, ejecutaran sobre Sus enemigos el juicio escrito (Ver Salmo 149). Ellos lideraran como generales en el ejército de adoradores de Dios.


Adaptado del libro del Pastor Francis Los tres campos de la lucha espiritual. Disponible en www.arrowbookstore.com.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario