Donde hay respuesta a cada oración



Por Francis Frangipane
(English)

No debemos suponer que simplemente porque somos cristianos hemos aprendido el secreto de permanecer en Cristo. Jesús dijo: "Si permanecéis en Mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queráis y os será hecho" (Juan 15: 7). Permanecer en Él es vivir en incesante fusión con Sus pasiones. Es haber encontrado la morada de Dios donde no existe ninguna barrera o sombra entre nuestra debilidad y Su suficiencia, o entre nuestro anhelo y Su cumplimiento.

Considerando la magnitud de las promesas de Dios, en realidad es una desgracia que la mayoría de nosotros no tenemos más que unos minutos de devoción cada día y uno o dos servicios de iglesia cada semana.


El refugio de Dios no es sólo un lugar para visitar a Dios, es también un lugar para morar con Él. Para aquellos que conviven con Dios, Su presencia no es meramente nuestro refugio; es una dirección permanente. Cuando estamos permaneciendo en Cristo, así como Él y el Padre son Uno, también nos volvemos en uno con Él. Su vida, Su virtud, Su sabiduría y Su Espíritu es lo que nos sostiene. Nos volvemos perfectamente débiles, incapaces de resistirle. Al igual que la relación del Hijo con el Padre,  no hacemos nada por nuestra propia iniciativa a menos que sea algo que le veamos hacer. Si Él no nos exige nada más que nuestro amor, estamos bien contentos. Jesús es nuestra primera opción, no nuestro último recurso.

Para aquellos que han entrado al lugar de habitación, nuestras preguntas no son acerca de doctrinas o acerca de pronunciar la oración correcta en el altar. Hemos encontrado a Aquel a quien nuestra alma ama. Estamos limitados y guiados por Su voz, entregados y encarcelados en Su amor.

El dice, “Paloma mía, en las grietas de la peña, en lo secreto de la senda escarpada, déjame ver tu semblante, déjame oír tu voz; porque tu voz es dulce, y precioso tu semblante” (Cantares 2:14).

Esta comunión de corazón entre Cristo y Su esposa es una fortaleza. Es el refugio de Dios para las angustias y distracciones de la vida. Aquí Él nos dice qué orar; aquí nuestras súplicas son contestadas. Sin embargo, a pesar de nuestros defectos y la debilidad de nuestras oraciones, para Él nuestra voz es dulce; a pesar de nuestra pobreza, nuestro aspecto es hermoso a Sus ojos.

En el seno de Cristo
¿Qué somos para Jesús? ¿Nos ha dado la vida solamente para probar Sus habilidades creativas? No. Existimos para el cumplimiento de Su amor.

"Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin"(Juan 13:1 LBLA).

Usted es amado por el Señor. Él le valora. Jesús murió personalmente por cada uno de nosotros; Él ora al Padre por nosotros por nuestro nombre. Usted dice: "Pero estoy lleno de temores, envuelto con fracaso".

Él dice, Padre, quiero que los que me has dado, estén también conmigo…, para que vean mi gloria” (Juan 17:24, LBLA).

Cristo nos aprecia porque somos un regalo del Padre a Él. Jesús sabe que el Padre sólo da buenas dadivas (Santiago 1:17). Sí, somos imperfectos, pero Cristo nos ve en nuestra plenitud completa. Viendo el fin desde el principio, Él nos recibe con alegría.

¿Y qué clase de regalo somos? ¿Somos una recompensa, o quizás un desafío? No. Somos Su novia. La mirada de nuestros ojos hace que su corazón lata más rápido (Cantares 4: 9). Y es aquí, en el amor que compartimos con Jesús, que estamos seguros en el refugio de Dios.

Señor, perdóname por la inconsistencia de mi compromiso contigo. Maestro, con todo lo que soy, deseo una comunión inquebrantable contigo. Incluso ahora, moldéame para encajar perfectamente en Tu presencia, para que yo viva en unidad contigo, para que viva fortalecido por el impulso de Tu voluntad.

Adaptado del libro de Francis Frangipane,
El refugio de Dios.
Disponible en Arrowbookstore.

Traducción: Gabriela Rabellino

No hay comentarios.:

Publicar un comentario