Cuando los reyes salen a la guerra


Por Francis Frangipane
(English)

Los efectos de un espíritu de pasividad
Las Escrituras contienen muchos ejemplos del valor de David. Siendo joven, por ejemplo, mientras otros temblaron, David estaba pronto y deseoso de enfrentar a Goliat. David es un ejemplo de uno a quien Dios elije, cuyas pasiones por Dios lo sostuvieron durante la mayor parte de su vida.

Aun así, David también nos proporciona un ejemplo de lo que puede ocurrirle incluso a buenas personas cuando nos rendimos a un espíritu de pasividad. Pues hubo una ocasión cuando David no fue detrás de sus enemigos, y las consecuencias fueron graves. Sucedió porque permitió que un espíritu de pasividad dominara su voluntad.

“Aconteció al año siguiente, en el tiempo que salen los reyes a la guerra, que David envió a Joab, y con él a sus siervos y a todo Israel, y destruyeron a los amonitas, y sitiaron a Rabá; pero David se quedó en Jerusalén” (2 Samuel 11:1). 


Durante un tiempo de guerra, el rey permitió que un espíritu de pasividad inmovilizara su alma. Prontamente encontramos a este gran rey guerrero casi incapaz de resistir el ataque espiritual desplegado.

“Y sucedió un día, al caer la tarde, que se levantó David de su lecho y se paseaba sobre el terrado de la casa real; y vio desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa” (2 Samuel 11:2).

La mujer fue Betsabé, la mujer de Urias. Desde el momento en que David acepto la influencia de ese espíritu de pasividad, su resistencia fue debilitada. Su conciencia se paralizo. La Escritura dice que “al caer la tarde,… se levantó David de su lecho”. Quizá era habitual descansar en la tarde, pero me suena a inconsecuente que David estuviera tomando una siesta mientras sus hombres luchaban. Es posible que esta siesta no fuera en respuesta a una necesidad de su cuerpo físico sino la expresión del adormecimiento que asió a su alma. El estuvo en la cama hasta “caer la tarde”.

Esta pesadez en el alma de David era realmente parte de un más grande y sincronizado ataque espiritual. La otra parte de esa batalla fue la silenciosa, incitación interior que movió a Betsabé a bañarse en un lugar donde David podría verla. Finalmente, incapaz de resistir, y desafiando a sus nobles cualidades, “envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella” (2 Sam. 11:4).

Querido amigo, recuerde: Este terrible fracaso moral no fue inducido por la lujuria de David o su flagrante rebelión contra Dios. ¡Un espíritu de pasividad llevo a David a su pecado! El problema simplemente fue que en el tiempo en que los reyes iban al frente a la guerra, David se quedo en casa.

Nosotros mismos estamos en tiempo de guerra. El Espíritu de Dios nos está llamando a pelear tanto por nuestras almas como por nuestras familias, ciudades y naciones. Efectivamente, la Palabra de Dios revela que “Jehová saldrá como gigante, y como hombre de guerra despertará celo; gritará, voceará, se esforzará sobre sus enemigos” (Isaías 42:13).

¿Está en usted esta lucha santa?
Jesús reprendió a la iglesia en Laodicea por ser tibia (Apocalipsis 3:16). En Mateo 25: 5, nuevamente, el Señor advirtió de una somnolencia espiritual que la iglesia tendría que vencer.

¿Hay un clamor de guerra en su espíritu? Si usted ha nacido de nuevo, ese clamor esta dentro suyo, aun cuando haya sido enmudecido por el letargo.

Vea usted, nunca tendremos éxito como vencedores sino llevamos en nuestro espíritu el grito de guerra de Dios. Debemos dejar de resistir el llamado a la oración; debemos abrazar la realidad de la guerra espiritual; y debemos pelear con las armas de guerra que Dios nos ha dado, tanto para nuestro propio progreso como también a favor de aquellos que amamos.

De lo contrario, en el momento que usted se rinda   ante un espíritu de pasividad, debe esperar que una tentación apropiada a su debilidad pronto le seguirá. Puede que no sea Betsabé; puede que sea pornografía en la Internet. O puede ser una compañera de trabajo quien comienza a parecerle atractiva en un tiempo en el cual usted y su esposa están con luchas. Cualquiera sea el área de debilidad en su vida, Satanás buscara aprovecharse de esa área. Recuerde, probablemente la primera línea de ataque no será   audaz ni obvia. El buscara primero desarmarlo con un espíritu de pasividad.  Si el enemigo tiene éxito en este ataque, usted se encontrara envuelto en algo que puede desvastarlo a usted y a sus seres queridos.

¿Amado, es primavera aquí en el hemisferio norte. Es aquella época del año cuando la seducción comienza a llamar “a los que pasan por el camino.” No nos volvamos pasivos en tiempo de guerra. Antes bien, peleemos por nuestra nación, nuestras ciudades, nuestras familias y, especialmente, por nuestras propias almas.

Señor, vivo en un mundo malvado y perverso. Sin embargo, vengo a Ti por fortaleza. Ayúdame a discernir al enemigo y a resistir sus engaños, especialmente el engaño de un espíritu pasivo. En este tiempo cuando los reyes salen a la guerra me arrepiento de ser espiritualmente pasivo. Tomo toda la armadura de Dios y desenvaino la espada del Espíritu, que es Tu palabra. Ayúdame a caminar como más que un conquistador a través de Tu amor. Amén.

Adaptado del libro del Francis Frangipane, Alístese junto al Señor de los ejércitos.
Disponible en
www.arrowbookstore.com.

Traducción: Gabriela Rabellino

No hay comentarios.:

Publicar un comentario