La palabra del día


Por Francis Frangipane
(English) 

Las siguientes citas son tomadas de algunas de las publicaciones del Pastor Francis de la semana pasada en Facebook. La mayoría provienen de sus escritos, aunque algunas son extractos de sus conferencias o de su curso en línea "Programade formación a imagen de Cristo". Si está interesado en el material del que se derivan estas citas, consulte www.frangipanehispano.org. Finalmente, para suscribirse a fin de recibir la cita diaria del pastor, vaya a MinisteriosFrancis Frangipane en Facebook y haga clic en "seguir". Puede también enviar su petición de amistad a FrancisFrangipane – Español (disponibilidad limitada).

________________________________________



Un cristiano no es tan solo una persona que va al cielo. ¿Un cristiano no debería ser también una persona que viene del cielo, con los dones, el poder

Una palabra para las mujeres de Dios

Por Francis Frangipane
(English)

Las oraciones de mi madre 
Conozco en forma personal el poder de las oraciones de una mujer: las de mi madre. Al final de la década de los sesenta, yo era un joven perdido que vivía en pecado y rebeldía. A juzgar por mi apariencia, era un caso perdido. Pero a pesar de las apariencias externas, mi amada madre católica se presentaba delante de Dios por mí. Yo me resistí, y a pesar de mi pecado, poder divino fue soltado a mi corazón a través de las oraciones de mi madre. El llamado de Dios comenzó a acorralarme. El clamor de mi madre  fue incesante e implacable; con frecuencia oraba por mí toda la noche. Estaba embarazada de oraciones por su hijo. En el año 1970 Dios finalmente le respondió, y durante el despertar del Movimiento de Jesús, vine a Cristo.

Años más tarde le pregunte al Señor por este avivamiento. Como usted sabrá, ha sido parte de mi misión ayudar a engendrar unidad y establecer movimientos de oración en las ciudades, cosas que siempre preceden a un avivamiento. Pero, hasta donde sabia, no había ninguna u oración que haya encendido el “Movimiento de Jesús”.

El lucero de la mañana


Por Francis Frangipane
(English)

El día del Señor, como la alborada de cualquier otro día del calendario, no irrumpirá abruptamente. No ocurre que esté oscuro a las seis menos un minuto y luego, repentinamente, brille la mañana al siguiente instante. El cielo nocturno gradualmente da paso a los nacientes rayos del sol. Aún antes de que el gran astro aparezca, el lucero de la mañana fielmente pregona la llegada del alba y anuncia al mundo todavía en tinieblas que la luz está por llegar.

Las Escrituras utilizan el cuadro del lucero de la mañana para representar referirse a la imagen  de la Iglesia al final de la era. Ciertamente, esta imagen bien muestra la realidad que nos espera.